Cómo gastar menos en calefacción sin pasar frío

 Según datos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE), el consumo de calefacción representa, de media, el 47% del consumo de energía de un hogar.

Para hacer que este gasto no suponga un quebradero de cabeza, puedes seguir estos consejos para ahorrar en calefacción. Además, responderemos a la gran incógnita: ¿qué consume menos, apagar y encender la calefacción o dejarla encendida? ¡Comenzamos!

¿Consume menos dejar la calefacción encendida?

Lo más conveniente sería apagar la calefacción por las noches y cuando no estemos en casa. Y es que en la cama bien arropados no necesitaremos calefacción, pues 15 º o 17 ºC es una temperatura ideal para dormir.

En cambio, si tu hogar está mal aislado, te recomendamos que pongas el termostato entre 15 º y 17 ºC, pero seguirá siendo preferible apagar los radiadores durante la noche. Encenderlos cuando nos levantemos es mucho más eficiente que tener la calefacción encendida toda la noche.

Es cierto que, al apagar y encender la calefacción, cuando la casa se haya enfriado después de toda la noche, el sistema tendrá que hacer un consumo mayor de energía para volver a alcanzar una temperatura agradable. Pero ese consumo será menor, de hecho, puedes ahorrar calefacción y reducir tu factura de la luz, al menos, un 10%.

Y recuerda, si notas demasiado frío por las mañanas, siempre puedes colocar un programador en el termostato para que inicie el sistema unos 15 minutos antes de la hora que sueles levantarte.

¿Apagar y encender la calefacción o dejarla a una temperatura constante?

Cuanto más alta pongas la calefacción, mayor será el consumo y, por ende, el gasto. Esto es lógico, pues ahorrarás entre el 7 y el 11% de energía por cada grado. Es decir, dejar la calefacción a 16 ºC en lugar de a 20 ºC durante la noche, reducirá un 13% el gasto total.

Por regla general, una temperatura que oscile entre 19 y 21 grados es más que suficiente para mantener una casa caliente. Sin embargo, lo ideal es poder ajustar la temperatura en cada cuarto, y para ello necesitaremos un termostato. Asegúrate de que sea programable para que se desconecte cuando no estés en casa y se conecte un poco antes de regresar.

Procura mantener una temperatura estable para ahorrar calefacción. Para hacer un uso de ella más eficiente, programa el termostato como te hemos explicado para apagar y encender la calefacción según las horas que estés en casa.

Además, nunca pongas la calefacción a tope para que tu hogar se caliente más rápido. Esta acción es poco efectiva y te saldrá cara, pues la casa se calentará muy poco antes, pero el gasto disparará tu factura.

Evita estos cambios tan bruscos de temperatura para ahorrar calefacción. Además, ten en cuenta que este gasto energético supone un alto porcentaje en la factura, por lo que podrás tener la calefacción encendida ahorrando una buena cantidad de dinero cada mes.

Trucos para ahorrar en calefacción

Estos son algunos de los consejos que te harán gastar menos en calefacción durante este invierno. ¡Toma nota!

1. Instala paneles reflectantes

Si pones paneles reflectantes detrás de los radiadores potenciarás su efecto y contribuirás a ahorrar calefacción. En concreto, el ahorro será de entre un 10 y un 20% según los cálculos de la OCU, y su precio puede oscilar entre los 10 y los 45 euros.

2. Abrígate bien

Recuerda que la calefacción encendida no supone que tengas que estar en pantalón y camiseta cortos, aunque tengas calefacción central. Tampoco decimos que haya que estar con el plumífero puesto dentro de casa, pero sí de vestir de forma acorde con la época del año.

Un truco adicional si se te quedan los pies fríos es ponerte un gorro, ya que cuando el cuerpo siente frío trata de calentar la cabeza primero, lo que disminuye el riego sanguíneo en las extremidades. Así no tendrás que subir la temperatura de la calefacción en ningún momento.

3. Ventila la casa con cuidado

Sabemos que es necesario ventilar la casa, aunque haga frío, pero no lo hagas al medio día o se irá todo el calor acumulado durante la mañana. Lo mejor será hacerlo por la mañana, aunque siempre dependerá de tus horarios y de cuándo tengas la calefacción encendida.

4. Mantenimiento de los radiadores

Después del verano, antes de volver a encender la calefacción, es necesario purgar los radiadores. Además, es una tarea muy sencilla que te garantizará un correcto funcionamiento de los radiadores y una mayor eficacia. Por lo tanto, gastarán menos energía cuando esté la calefacción encendida.

5. Utiliza persianas y cortinas

Otro truco para ahorrar calefacción es aprovechar la luz natural. Para ello, sube las persianas cuando haga sol, así los rayos calentarán los cristales y toda la casa. Además, las cortinas ayudan a aislar la vivienda del frío.

6. No tapes los radiadores

La calefacción funciona de tal manera que el radiador irradia calor y este calienta el aire, lo que calienta a su vez toda la casa. En consecuencia, si cubres los radiadores tendrán que generar más energía para calentar la vivienda, y el consumo será mayor.

7. Redecora tu hogar

El efecto de los colores cálidos, como el amarillo, el rojo o el naranja, ayudan a crear un entorno más acogedor, pero también pueden ayudarte a pasar menos frío en casa. Estos tonos contribuyen a que aumente la temperatura corporal y el ritmo cardíaco, así que poner algo de estos colores en casa te ayudará a ahorrar calefacción.

Otros trucos que requieren algún tipo de inversión, pero los resultados merecerán la pena, son instalar ventanas aislantes, cambiar la calefacción y la caldera si la instalación es muy antigua, o situar de forma estratégica los radiadores. Y recuerda apagar y encender la calefacción cuando sea oportuno.

El Español

Por: Reporte Confidencial

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.