Cómo hacer tarta de piña fría sin horno, lista en 20 minutos

Esta receta de tarta de piña sin horno, al contrario que la mayoría de las tartas, es muy fácil de elaborar y nada farragosa. Si quieres impresionar a tus comensales con un postre fresquito y delicioso, no te pierdas este artículo, te mostramos cómo preparar una tarta de piña fría sin horno.

Además, las tartas se pueden personalizar de cualquier manera, por lo que las variantes para preparar la tuya son muy diversas. Para un cumpleaños, una reunión familiar, una cena con los amigos…, esta tarta triunfará en cualquier ocasión. ¡Toma nota del paso a paso, comenzamos!

Receta para elaborar una tarta de piña fría

La preparación de esta tarta de piña sin horno solo te llevará 20 minutos, es muy fácil de hacer y solo aporta 367 calorías, así que anota los ingredientes para ponerte manos a la obra.

Ingredientes para 8 personas:

  • 14 bizcochos de soletilla
  • 2 botes de piña en su jugo de 450 g aproximadamente
  • 1 litro de nata para montar
  • 2 sobres de gelatina de piña
  • Guindas dulces y nata montada para decorar

Pasos a seguir:

  1. Lo primero que debemos hacer es sacar las rodajas de piña del jugo y reservar este último, más tarde lo utilizaremos.


  2. A continuación, añadimos las rodajas de piña en el vaso de la batidora, excepto 6 u 8 que las reservaremos para después, y trituramos el resto. Volcamos en un recipiente la piña triturada y reservamos también.
  3. Añade ahora al vaso de la batidora la nata y móntala.


  4. Pon a calentar la mitad del jugo de piña en un cazo y llévalo al punto de ebullición. Añade entonces la gelatina, mezcla bien con la ayuda de unas varillas y deja enfriar unos 5 o 10 minutos.


  5. La otra mitad del jugo de piña servirá para mojar los bizcochos de soletilla y colocarlos uno a uno en la base de nuestro molde que, por cierto, es preferible que sea desmontable.


  6. El siguiente paso para continuar con esta tarta de piña sin horno es coger la nata montada, la piña triturada que habíamos reservado y la gelatina derretida y lo juntamos todo en un bol hasta conseguir una mezcla homogénea.


  7. Vierte esta mezcla sobre el molde, encima de los bizcochos, y lleva la tarta a la nevera durante un día entero para que se enfríe bien y no se estropee al desmoldarla.


  8. Por último, una vez hayamos quitado el molde, podrás decorarla con unas rodajas de piña de las que habíamos reservado, unas guindas en almíbar, nata montada o lo que más te guste. ¡Puedes darle tu toque personal!

Consejos para tu tarta de piña fría

Los bizcochos de soletilla son una aproximación, si no te entran 14 en el molde pon solo 12 o los que entren, pero intenta que toda la base quede cubierta. Con respecto a la piña, mejor comprarla en su propio jugo que en almíbar, de lo contrario la tarta te quedará demasiado dulce.

En cuanto al molde, hemos empleado para esta tarta de piña sin horno uno rectangular, pues resulta más cómodo para hacer la base con los bizcochos de soletilla. Además, la forma alargada de estos permite cubrir bien toda la superficie.

Cómo hacer pastel de piña sin horno

Otra de las tartas fáciles sin horno elaboradas con piña que podrás realizar es este delicioso pastel, otra variante que no dejará indiferente a nadie. También está hecho con una fruta muy refrescante, la piña, y para este postre tampoco hace falta horno.

Además de ser un postre delicioso, versátil, fresquito y fácil de elaborar, es muy económico, por lo que no tendrás remordimientos ni por ingerir un extra de calorías ni por gastar demasiado dinero. Si te apetece preparar tartas fáciles sin horno para tu familia o amigos, esta tarta de piña sin horno es una opción excelente. ¡Presta atención!

Ingredientes para 8 personas:

  • 500 g de piña en su jugo escurrida
  • 370 g de leche condensada
  • 1 l de nata líquida para montar
  • 75 g de azúcar
  • 2 sobres de gelatina de limón
  • 6 láminas de gelatina neutra
  • Caramelo líquido

Preparación:

  1. Para empezar, colocamos la nata líquida con el azúcar en el vaso de la batidora y montamos a máxima velocidad durante 3 o 4 minutos.


  2. Después, coloca las rodajas de piña en un vaso medidor para triturarlas mientras pones en un plato hondo las láminas de gelatina neutra con un poco de agua para que se reblandezcan.


  3. A continuación, pon un cazo a fuego lento con un poco de agua y añade los 2 sobres de gelatina de limón junto a las láminas de gelatina hidratadas. Remueve hasta que todo esté disuelto e integrado y retira del fuego sin dejar que se enfríe por completo.


  4. Por otro lado, mezcla la piña triturada con la nata, añade la leche condensada y remueve hasta que quede homogéneo. Entonces, vierte el líquido de la gelatina todavía algo caliente y vuelve a mezclar muy bien.


  5. Prepara el molde colocando caramelo líquido en el fondo y unas rodajas de piña para que, al desmoldarlo, queden en la parte superior junto al caramelo. Vierte la mezcla encima y ayúdate de una paleta para que todo quede repartido de manera uniforme.


  6. Por último, introduce la tarta de piña fría en la nevera durante 8 horas como mínimo para que quede bien cuajada. Pasado ese tiempo, ya puedes desmoldarla y disfrutar de su espectacular sabor.

¿Cuál de estas tartas fáciles sin horno te ha gustado más? Pues no esperes ni un segundo para ponerte a elaborarla, como has visto necesitas muy pocos ingredientes y casi nada de tiempo. ¡Qué disfrutes de tu tarta de piña sin horno!

El Español

Por: Reporte Confidencial

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.