El incienso puede ser perjudicial para tu salud

Al empezar el mes de diciembre de cada año, entre mis compras fijas están las varitas de incienso. Con ellas encendidas, de una manera intuitiva, repaso cada lugar de mi casa como tratando de impregnar cada rincón de su aroma. En algún lugar leí que eso equilibraba la energía de los espacios y algunas otras cosas de esas que muchos hacemos, con la ilusión de que cada día sea mejor en todos los aspectos de nuestra vida.

También, para cubrir o diluir olores muy fuertes, encender un incienso es la solución más sencilla, y es que el incienso se ha usado desde la época antigua. El blog de Tierra Zen, organización especializada en este y otros temas místicos, cuenta que existen referencias al uso del incienso que datan de hace 3,500 años, en la cultura egipcia donde el incienso se relacionaba con el alma y su vuelo hacia el más allá.

Más tarde, según Plutarco, griegos y romanos usaron incienso con el objetivo de calmar las angustias y alegrar los sueños, además de que era imprescindible para acompañar celebraciones y fiestas. En Asia se relacionaba su uso con la meditación y la concentración, pues se considera útil para crear atmósferas de profundidad en los templos; y en la actualidad, en muchos lugares, incluyendo Japón, se usa para rendir honor a los antepasados.

En muchas culturas, el uso del incienso está relacionado con la calma y con la religión, de manera que está arraigado en la cotidianidad como algo positivo que alivia y equilibra. De hecho, según la misma publicación, entre las virtudes del incienso, enumeradas por primera vez por un monje zen en el siglo XVI, están mantener la mente alerta, brindar sensación de limpieza, trae paz al ajetreo diario e incluso purifica cuerpo y alma, además de contribuir con el alivio del estrés y la ansiedad, según el farmacéutico Hussain Abdeh, con sede en el Reino Unido, entrevistado por Express.

Sin embargo, cierto o no su valor místico, lo que sí se han dado a la tarea de investigar es su incidencia en la aparición de enfermedades respiratorias, incluyendo cáncer. Un estudio publicado en las Revistas de la Sociedad Americana contra el Cáncer analizó una cohorte poblacional de más de 60 mil personas de Singapur. Los participantes, en edades comprendidas entre los 45 y los 74 años se entrevistaron con los investigadores a lo largo de cinco años. Se evaluaron sus condiciones y estilo de vida, su alimentación, hábitos y se le hizo seguimiento durante siete años más.

Para llegar a esta conclusión, estudiaron durante dos años a 515 personas de unos 65 años de edad, libres de demencia y accidentes cerebrovasculares, habitantes comunitarios en China, no usuarios y usuarios regulares de incienso en el hogar semanalmente o con mayor frecuencia durante cinco años previos al reclutamiento para el estudio.

Más información en Yahoo

Por: Reporte Confidencial

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.