Fue al hospital por una tos y le terminaron amputando tres extremidades

Jayne Carpenter, una mujer galesa muy activa y aventurera, decidió ir al médico por una tos persistente en 2016. Sin embargo, a pesar de tener síntomas menores, tenía un padecimiento que terminó generando que sufriera la amputación de tres de sus extremidades.

Después que los médicos hicieran varios exámenes, le informaron a Carpenter que tenía neumonía. Pero este padecimiento solo fue la punta del iceberg; pasó dos meses en coma por una sepsis, según reseñó el diario colombiano El Tiempo.

Esta enfermedad aparece por la presencia de bacterias en la sangre, las cuales generalmente se producen por infecciones graves. Esta se caracteriza por tener una rápida respuesta que puede empeorar de forma muy rápida, llegando a generar consecuencias mortales.

Jayne Carpenter antes de su enfermedad

Producto de la sepsis, una necrosis se extendió por todo su cuerpo. Como única solución para salvar su vida, los médicos decidieron amputar las dos piernas y un brazo de Carpenter.

CARPENTER INTENTÓ RECUPERAR SU VIDA

Tras esta drástica, pero necesaria, decisión de los médicos, Carpenter logró superar la sepsis que amenazó su vida. Su esposo, Ray Carpenter, explicó a The Sun que la mujer “puso todo su esfuerzo para recuperar su vida”, de manera que “nos asombró como familia».

Además, la mujer se dedicó a defender a las personas en su misma situación, a la vez que buscaba fondos para someterse a una novedosa operación. “Ella había recaudado más de 20.000 libras esterlinas (casi 27.000 dólares) de su objetivo de 265.000 libras (355.000 dólares)”, explicó.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: AMPUTARON LA PIERNA DE UN PACIENTE POR ERROR Y AHORA EL HOSPITAL LE PIDE DISCULPAS

Jayne Carpenter durante su rehabilitación: @jclifewithnolimits

Sin embargo, desde noviembre de 2019 su salud mental comenzó a empeorar, a la vez que empezó a consumir grandes cantidades de alcohol.

“Sintió que la pandemia le impidió disfrutar de las cosas que eran importantes para ella”, explicó Ray Carpenter.

En diciembre de 2020, ella llamó a su esposo para que fuera a la casa a buscar al perro. Cuando Ray llegó a la vivienda en Merthyr Tydfil, Gales del Sur, consiguió a su esposa muerta; atentó contra su propia vida, pero no dejó una “nota de suicidio”.



Por: Caraota Digital
Autor: Carlos Ramiro Chacín
Fecha de publicación: 2021-11-13 21:37:52
Fuente

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.