Existe un acuerdo entre los delincuentes del pasado y los del presente

Obligado a asumir la candidatura a la Alcaldía del municipio Libertador tras la inhabilitación del candidato de la APR Eduardo Samán, el exsecretario general del PPT Rafael Uzcátegui acusa a «quienes desde Miraflores promueven la delincuencia electoral» de sentir «terror» ante la posibilidad de que la izquierda resurja «con la fuerza de la ética, la honradez y la decencia»


Para Rafael Uzcátegui, actual candidato de la Alianza Popular Revolucionaria (coalición de disidentes del chavismo) a la Alcaldía del municipio Libertador, enfrentar al gobierno de Nicolás Maduro es un nuevo capítulo de la lucha que le ha animado desde sus tiempos de adolescente, cuando se unió a la Juventud del Partido Comunista de Venezuela, la de combatir a los que se enriquecen a costa del sufrimiento del pueblo; convicción que le hace agrupar tanto a quienes ostentaron el poder durante la llamada cuarta república, como a la nueva burguesía «revolucionaria», a la que se refiere como «los nuevos ricos».

Rafael Uzcátegui, otrora combatiente guerrillero y exdiputado al Congreso de la República, asumió la candidatura luego que el abanderado oficial de la APR, Eduardo Samán, exdirector del Indepabis y exministro de Comercio, fuera inhabilitado.

Asegura que el gobierno trata con manos de seda a dirigentes políticos cuestionados éticamente o a partidos de dudosa trayectoria, mientras acorrala a los orientados a la izquierda del espectro político, y esto lo atribuye a que un gobierno aburguesado ha pactado con la tradicional oligarquía para entre todos disfrutar lo usufructuado a la nación.

En entrevista con TalCual, el exsecretario general del Partido Patria Para Todos (organización que le fue arrebatada mediante una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia), advierte que la jornada del próximo 21 de noviembre servirá para que la población exprese su rechazo a esa burguesía revolucionaria y demostrar que existe un nuevo cuadro político en el país.

Rafael Uzcátegui considera que inhabilitaciones son por «venganza política»

—¿Cómo califica la actitud del gobierno de inhabilitar políticamente a los candidatos de la disidencia del chavismo?

—La venganza política, el ventajismo, el usar el poder para darle ventajas a sus candidatos, no solamente es rechazable, condenable, sino que es un delito. Quienes actúan así se colocaron en el camino de la delincuencia electoral. Si el CNE hubiera mejorado como se plantea y como lo dice hoy, actuara de manera firme contra el propio Estado, porque es desde el Estado desde donde se han promovido todos los actos de delincuencia electoral. Inhabilitar sin ninguna fundamentación, legalidad o apoyo en la justicia y la Constitución, es un acto de delincuencia electoral. Son delincuentes electorales quienes los han promovido y quienes lo hacen. Y los tribunales de la república, si actuaran con autonomía, actuaran contra los delincuentes electorales.

—Se han producido más inhabilitaciones contra disidentes del chavismo que contra la oposición.

—La venganza política está en, precisamente, cercar, evitar que la izquierda sea izquierda, que se conduzca con sus valores universales; que se conduzca apoyando y sirviendo al pueblo. Ese es el gran terror de quienes desde Miraflores promueven la delincuencia electoral, el terror de que la izquierda resurja con la fuerza de la ética, la honradez y decencia, evitando que tenga candidatos y que tenga partidos. Hoy, un partido de derecha, un partido corrupto, un partido sin principios es inmediatamente legalizado, mientras que, si actúas en el camino de la ética, no tienes posibilidades de tener partido, te inhabilitan, suspenden o montan cualquier triquiñuela jurídica para impedir tu existencia.

Habrá un nuevo cuadro político, asegura Rafael Uzcátegui

—¿Qué importancia tienen las próximas elecciones regionales y locales cuando no se va a incidir en el poder nacional?

—Estas elecciones no son unas simples elecciones. Sí se está decidiendo. El 22 de noviembre habrá un nuevo cuadro político. Será la esperanza, aquella vieja esperanza del 21 de noviembre de 1957, de hace 64 años cuando se convocó a una huelga en las universidades públicas que alentó la asonada militar, la respuesta militar del 1° de enero de 1958 y el llamado de los trabajadores caraqueños al paro general del 21 de enero de 1958, fechas todas que vamos a conmemorar porque están signadas por el proceso electoral.

«Nosotros trataremos de impedir que, de nuevo, se den los resultados del 23 de enero; esos no tenemos por qué conmemorarlos porque la vieja oligarquía, los ricos, aseguraron el poder. ¿Qué se quiere el 21 de noviembre? Los nuevos ricos, esa nueva clase que define el ministro de Economía Castro Soteldo, la nueva burguesía o la llamada burguesía revolucionaria, los que se enriquecieron de manera súbita apoyándose en el poder, que algunos se fueron del país y otros están todavía aquí, quieren que voten contra ellos. Nosotros llamamos a votar contra los nuevos ricos.

—¿Qué opinión le merece que al diputado Óscar Figuera, secretario general del Partido Comunista de Venezuela, se le quite el derecho de palabra en la Asamblea Nacional o no se divulgan sus intervenciones?

—La censura contra el diputado de la Alternativa Popular Revolucionaria es contra la izquierda y sus valores. Está orientada a que el pueblo no tenga otra información que la de los acuerdos, de los pactos, sean con la «mesita» o las conversaciones en México.

«Tenemos propuestas Electorales en todo el país, estamos nadando contra la corriente; estamos enfrentando a quienes niegan la posibilidad de que la democracia y principios democráticos existan para la izquierda. Hay un acuerdo con la derecha, hay coaliciones. La conformación del Consejo Nacional Electoral, sus rectores, son expresión de un acuerdo, es pactado. La Asamblea Nacional silente, amordazada, es parte de ese acuerdo, por eso Óscar Figuera seguirá siendo la voz disonante, la que oriente y responda a los intereses de los trabajadores».

—Usted ha dicho que la esperanza del gobierno en las próximas elecciones es la manipulación tecnológica. ¿Tiene dudas sobre el sistema automatizado del CNE?

—El sistema automatizado y todo lo tecnológico no es neutro, sirve para uno u otro propósito, la técnica es así. Si tú aprendes a leer y escribir puedes orientar tu vida hacia el delito, puedes ser un estafador, o puedes ser un escritor y una persona que oriente, ejemplar. La tecnología no determina el carácter honesto, transparente de lo que ocurra allí.

«En este caso, la tecnología se ha convertido en un instrumento para impedir el ejercicio de la democracia. Cuando te niegan la posibilidad de llevar un escrito a mano, redactado en papel y te aprisionan en el hecho tecnológico de que te debes conectar por internet, eso hace ver que hay una falla en este sistema. Hay que democratizar o por lo menos abaratar el internet. La educación gratuita ha dejado de existir porque tienes que tener internet, o una tablet, computadoras de mesa o teléfonos inteligentes. El Carnet de la Patria —que nosotros insistimos que debe ser un instrumento de planificación y distribución en manos del Estado y no de un partido— está en manos del PSUV y del presidente, que decide de manera política, de manera partidista, sirviéndole a los intereses de su partido. Ahí deja el Estado de ser el Estado y se convierte en un grupo minúsculo, cada vez más pequeño, enfrentado a los intereses de la mayoría, a los trabajadores, comuneros, luchadores populares.

Gobierno neoliberal

—¿Qué se puede hacer ante las dudas ante el sistema?

—Votar. Hay que castigar a los delincuentes electorales. Yo llamo a castigarlos y votar con la conciencia del pueblo, romper el cerco del fatalismo en que quieren meternos, que la única manera es servirles a los que quieren decidir desde Miraflores cómo votar.

—La Asamblea Nacional discute una Ley Orgánica de Ciudades Comunales. El gobierno ha explicado que esto apunta al Estado comunal. Se le van a transferir competencias de gobernaciones y alcaldías a estas ciudades comunales. ¿Cómo ve esa situación?

—Las comunas y el movimiento comunal está sumergido en una severa crisis que alcanza los intersticios de la relación interna del PSUV y Miraflores. Hay comunas pro-Miraflores y anti-Miraflores, igual en los movimientos comuneros, hay quienes mantienen el sueño de una sociedad distinta expresada a través de la vida en comunal, en colectivo.

—El asunto está en que el pueblo elige un gobernador o un alcalde, pero las comunas vienen avaladas desde Miraflores.

—Yo no soy un candidato a un proyecto electoral, soy candidato a una respuesta política, la de quienes nos enfrentamos a los nuevos ricos, a quienes utilizan actos de delitos electorales para favorecer sus intereses económicos, eso es lo que está en conflicto.

—¿Qué le responde a Nicolás Maduro cuando dice que el suyo es un gobierno obrerista y socialista?

—¿Cómo va a ser un gobierno obrerista y socialista si liquidó el salario, las prestaciones sociales y nos tiene alimentados con un criterio neoliberal que es el de los bonos, algo que conocimos en el pasado con (Carlos Andrés) Pérez, (Rafael) Caldera, (Raúl) Leoni, que promovían los bonos para evitar fortalecer el salario? ¿Cómo puede ser un presidente obrero quien se ha negado a considerar y proteger las prestaciones sociales, y a Considerar el salario? Las reconversiones no son otra cosa que sacarle del bolsillo lo muy poco que tienen los salarios. Los bonos son una expresión neoliberal. Hoy comparten el mismo programa quienes están a la derecha más rancia del gobierno, que quedó sin discurso porque Maduro se apropió de las políticas neoliberales. Es un gobierno neoliberal, de nuevos ricos.

Lea también: Denuncias sobre plan para defensa democrática activan nueva alerta sobre interinato

Bases arrinconadas

—¿Qué diferencia su candidatura de la de Carmen Meléndez?

—Ella es la más clara presencia, una muestra, de lo que es una figura de la expresión neoliberal, una figura al servicio de los nuevos ricos, de la riqueza súbita, de la delincuencia electoral, es parte del entramado que le negó el derecho democrático a las bases del PSUV a expresarse libremente. Por eso es que ese PSUV arrinconado, como la izquierda arrinconada en las bases, va a castigarlos con su voto y se lo dará a los verdaderos candidatos de la lucha popular.

—¿Qué representa Eduardo Samán?

—Es una figura permanentemente acorralada, la figura emblemática de los caraqueños. Será el director general de la Alcaldía de Caracas. Mi primer acto como alcalde será nombrarlo como director general.

—¿Muchos opinan que llegamos a este laberinto por las políticas de Hugo Chávez de estar estatizando y enfrentando a los sectores productivos?

—Pero es que no es solamente eso. Hay un sector productivo que no existía. Hay una mentira de un capitalismo parasitario que se acostumbró a vivir de la renta petrolera y que fue el primero en huir y en llevarse sus capitales y colocarlo en otra parte del mundo. Estamos frente a un acto en que los delincuentes del pasado y del presente se unen para defenderse. Por eso hay acuerdos para guardar silencio. Es por eso que enjuiciados y sentenciados los habilitaron para que participaran en las elecciones y a la gente honrada y decente no se lo permitieron. A esa izquierda no le permitieron participar.

—¿Cómo quedó Caracas luego de la gestión de Érika Farías?

—Caracas es como una persona a la que se le chorreó el maquillaje. Maquillan y maquillan y no pueden resolver los problemas. El argumento del bloqueo no impide ver que la ineficiencia es la que no pueda resolver. Todo lo maquillado evidencia la ineficiencia.



959



Por: Tal Cual Digital
Fecha de publicación: 2021-11-17 09:41:18
Fuente

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.