Hernán Eloy transcendió a la muerte: Por José Amalio Graterol Jatar

HERNAN ELOY TRASCENDIÓ A LA MUERTE


Los seres humanos terminamos nuestro ciclo de vida, a pesar de la
lucha por vivir más, que forma parte de nuestra naturaleza. Ahora le ha
tocado a nuestro querido Hernán Eloy, se fue dejando a sus seres
queridos, tras una agonía que le demostró a la muerte que trascendería
en medio de la tribulación causada por la enfermedad


Tuvimos la extraordinaria oportunidad de seguir en la distancia, paso a
paso la ruta de su encuentro con Dios. Su hijo. Hernán Jesús, dentro
de su inmenso dolor, nos comunicó a cada instante lo que acontecía
con su amado padre, a sabiendas del gigantesco amor que todos le
tenemos, compartió generosamente con nosotros, su angustia, sus
temores y su sufrimiento por la despedida. Rita con su amor de
compañera ejemplar, imbatible, discreta, buscando aliviar la carga de
su padecimiento y sus otros hijos, los morochos, en medio de esta
diáspora que nos ha tocado vivir a los venezolanos, como pueblo
separado físicamente por los tiranos, pero unidos emocional y
amorosamente. El odio que nos arrojan, divide físicamente, pero el amor
nos unifica sin importar distancias, ni tiempo.


La vida de Hernán terminó .Sin embargo venció a la muerte que lo
separó del plano terrenal, pues su vida trascendió por encima de la
desaparición física. Quedan los recuerdos gratos: el hombre generoso
que siempre estuvo dispuesto a ayudar y pongo el ejemplo de Braulio,
a quien enseñó a leer y los que siempre estábamos con él a esa edad,
no lo supimos, sino por la revelación que ha hecho Braulio.


Cumplidor de su deber a todo trance, aún recuerdo en relación con uno
de sus primeros trabajos, cuando era estudiante, tenía que supervisar
semáforos en Caracas y siempre cumplió con esa labor en la cual no lo
supervisaban con esmero. No salíamos a divertirnos, ni siquiera al
Hipódromo, si antes no había cumplido con su deber y reportado
cualquier novedad.


Unido a sus padres abuelos, hermanos tíos, primos, sobrinos fue
ejemplo de cordialidad, entrega y dedicación y sobretodo de una
empatía generosa, transmitiendo su afecto y respeto a todos.
Hoy Hernán le ganó la batalla a la muerte, pues así como yo tengo de
él, recuerdos muy alegres, que se agolpan en mi mente de tiempos y
situaciones felices, todos los que lo conocieron coinciden en afirmar
como una de sus características esenciales que fue un buen hombre.
Su tránsito por este mundo queda coloreado por esa significativa e
importantísima cualidad. Por eso trascendió a la muerte, deja el
recuerdo y el ejemplo de haber sido un buen hombre.


Me permito traer a colación la memoria de nuestra juventud que
disfrutamos Alejandro, Hernán y yo. En la cual Papantonio se sentaba
con nosotros y nos relataba sus anécdotas, que nuestros padres y tíos,
sabían siempre en que andábamos y hasta llegamos a decir que
conformábamos la Asociación de Partidazos Unidos (APAU) y
teníamos una ridícula canción: “disapeer” como símbolo.


Hoy comienza la trascendencia de Hernán, no es solo un recuerdo
gratísimo y feliz, es un ejemplo a seguir, cada vez le brindemos a alguien
una sonrisa que necesita, un abrazo solidario y al hacer las cosas
sencillas con empatía, recordaremos e imitaremos a Hernán.
El coloquio bajo la palma del poeta Andrés Eloy, que tantas veces
practicó debe ser nuestro mejor homenaje a quien hoy se separa de
nosotros: “Lo que hay que ser es mejor, y no decir ni que se es
bueno ni que se es malo, lo que hay que hacer es amar lo libre en
el ser humano.”


Hernán: Nos reencontraremos, creo en la reencarnación de la carne y
allí volveremos a vernos con nuestros seres queridos, que nos
precedieron.

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.