EE. UU. abre las puertas a cantante zuliano: «Nunca dejes de soñar»

1321809

Por Rául Arroyo Valera

Miami. El cantante Roberto González es una de las figuras de la zulianidad que se abre paso en la ciudad de Miami, Estados Unidos. Asegura que esta parte de su vida se titula “nunca dejar de soñar”. Y es que el nativo de la ciudad de Bachaquero ha hecho que el gentilicio zuliano esté más vivo que nunca al ritmo de sus canciones, las cuales son bailadas, escuchadas y gozadas en diferentes países.

Tiene en sus manos dos amuletos principales: el poder de Dios y un inquebrantable don musical heredado de su familia. Reveló que creció rodeado del ritmo, la melodía y la armonía. “Cuando acompañaba a mi papá en los servicios musicales empecé a descubrir habilidades para producir música con instrumentos de percusión como el bongó, conga, timbales, fue una experiencia inolvidable de aquella época”, recordó.

Betty Briceño influyó también en la formación de su hijo cuando le dieron la oportunidad de tocar para una agrupación conformada por familiares y amigos. Es por eso que ama, entiende y disfruta la música desde que era un jovencito cuando armaba minitecas con luces y sonidos, desfilaba con la banda show colegial tocando el timbal, o se lucía en plena tarima en el seno de la agrupación Famigaita haciendo sonar el tambor gaitero.

Amigos y conocidos admiraban su talento y a los 14 años le asignaron una dura tarea que no desaprovechó. “Un músico no pudo incorporarse a un show, ya que se le presentó una emergencia, por lo que me dieron la oportunidad para tocar el timbal, lo que hice como si fuese parte de la orquesta”, recordó.

Su talento resonó de inmediato en la sociedad musical venezolana. Asumió el rol de vocalista y percusionista para grupos musicales como Producto Zuliano, Madero’s, El Gran Caribe, Los Compadres del Éxito, VHG, Pasión Vallenata, Orquesta Fiesta Brava y Los Tremendos del Vallenato.

Asimismo, González pulió su notación musical en su ciudad natal. También su afinación, su creatividad y sus ganas de seguir adelante.

Las puertas se abren en Estados Unidos

A los 24 años, aquel muchacho de la ciudad petrolera, ganadera y pesquera impactada por la brisa del Lago de Maracaibo decide emigrar a Estados Unidos en busca del gran sueño americano. González lleva consigo no sólo un último retrato mental de sus orígenes y de sus primeros pasos en la música, sino también un talento que ha sabido cultivar con disciplina.

En Miami se le presentaron oportunidades que para él han sido extraordinarias. Allí lanzó su primer sencillo llamado 24 Horas, una composición merenguera que grabó en su primer año de residencia en la Ciudad del Sol. A partir de esa apertura musical fuera de Venezuela, el artista venezolano se codeó con cantantes, músicos y directores de orquestas.

Armó la fiesta con Nelson Arrieta, Nelson Velázquez, Diveana, Alex Manga, Jimmy León, Amin El Chichi, Cuero Trancao, Los Hermanos Rodríguez, Eric Franchesky, Betulio Medina, Luis Silva, Ignacio Rondón, Gaiteros All Star, Rafael Santos Díaz, Robert Vilera, Latino Mix y Jean Carlos Centeno, artistas que admiraba desde niño.

Su versatilidad y creatividad lo llevaron en 2020 a las redes sociales, donde con versiones de música tropical y gaitas llenó de alegría a venezolanos en EE.UU. y otros países. En septiembre de 2020, en plena pandemia del COVID-19, Roberto González le da dosis de vida a un disco que bautizó Oye lo que viene, en honor al conjunto bailable los Blanco de Venezuela.

Este 2021 se lanzó al ruedo con Bailando a lo Zuliano, un homenaje a la música tropical del occidente venezolano, en el que versionó inolvidables temas de Los Master’s, El Gran Caribe, Caribe Show, Los Casinos, El Súper Combo Los Tropicales, Madero Show y Oswaldo Montiel.

Paralelamente, interpretó un homenaje al monumental Ricardo Aguirre González, versionando temas gaiteros con Ricardo Cepeda, el Colosal. Y como buen folklorista. González sorprendió con una interpretación llanera en homenaje a Julio Miranda, el cantautor del amor, al ritmo de la agrupación Venezuela Nueva Music, de Miami.

Roberto González ha alegrado también a sus seguidores con el cortometraje Cumpleaños Feliz, cantada por Emilio Arvelo y compuesta por Luis Cruz. La nueva versión de este clásico musical se transforma en una imponente orquesta con músicos venezolanos, bajo la batuta y la voz del cantante zuliano, quien contó que la clave de su éxito se traduce en no dejar de soñar y creer en los anhelos que Dios ha puesto en el corazón.

Redacción El PitazoVista_4

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.