Los dinosaurios sufrían dolor de muelas, según estudio

Un Tiranosaurio rex que vagó por la Tierra hace 68 millones de años parece haber tenido una enfermedad ósea que habría causado un dolor de dientes severo, reveló un nuevo estudio que se presentó en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de América del Norte (RSNA).

Un equipo de Alemania dice que la infección grave, llamada osteomielitis tumefactiva, se originó en la médula de la mandíbula izquierda del dinosaurio.

Probablemente le habría dado al animal, a la que los científicos apodaron “Tristan Otto”, un dolor de muelas agonizante, convirtiéndola en un depredador particularmente malhumorado. Los restos fosilizados de la criatura están casi completamente intactos, lo que lo convierte en uno de los especímenes mejor conservados jamás descubiertos.

Ahora, los escáneres han identificado uno de los primeros casos conocidos de una condición dolorosa que afecta regularmente a los humanos. El autor principal, Charlie Hamm, radiólogo del Hospital Universitario Charité en Berlín, dijo que una revisión de la tomografía computarizada de este fósil reveló un engrosamiento a lo largo del dentario izquierdo y una masa en la superficie de la mandíbula que se extendía hasta la raíz de uno de los dientes de Otto.

El equipo alemán utilizó una técnica no invasiva llamada DECT (tomografía computarizada de energía dual) para hacer este descubrimiento. Los escáneres detectaron una acumulación significativa del elemento flúor, un hallazgo relacionado con huesos frágiles.

El ejemplar de T. Rex bautizado “Tristan Otto” , se encuentra en el Museo Nacional de Berlín, es el Tiranosaurio Rex más completo encontrado hasta ahora (Foto: Museo für Naturkunde)

 El Dr. Hamm agrega que la acumulación de masa y flúor respalda el diagnóstico de osteomielitis tumefactiva, una infección del hueso.

Del tamaño de un ómnibus

Los paleontólogos descubrieron el T-rex en Montana en 2010. Es uno de los pocos cráneos de T-Rex con un juego completo de sus 60 dientes letales en forma de daga. Con 4 metros de alto, 12 de largo y un peso de ocho toneladas, Otto es más grande que un colectivo de dos pisos.

Solo se han encontrado alrededor de 50 fósiles de T-Rex desde que se descubrió el primero en 1902. No se ha encontrado ninguno al 100 por ciento intacto. Con 170 huesos originales de las aproximadamente 300 partes del esqueleto, Tristan Otto se encuentra entre los mejores especímenes de los que los científicos pueden aprender. Tristan Otto estuvo en exhibición en el Museo de Historia Natural de Berlín durante cuatro años.

Los investigadores creen que fue uno de los depredadores más grandes que jamás haya caminado sobre la Tierra. La notoriedad de la criatura ha llevado a que sea apodado el “rey de los dinosaurios”.

Las enormes mandíbulas daban mordiscos tan fuertes que convirtieron a los animales blindados en un almuerzo sencillo, masticando con una fuerza de más de seis toneladas. Sin embargo, los nuevos hallazgos sugieren que este severo dolor de muelas habría convertido a Tristan Otto en un enemigo aún más enojado mientras cazaba en el actual oeste de los Estados Unidos.

Mirar sin dañar

El método de obtención de imágenes tiene importantes implicaciones en la paleontología como alternativa a los métodos de evaluación que dañan las muestras fósiles. Hamm explicó que DECT despliega rayos X en dos niveles de energía diferentes para proporcionar información sobre la composición de los tejidos y los procesos de las enfermedades.

“Presumimos que DECT podría permitir la descomposición cuantitativa de material no invasiva basada en elementos y, por lo tanto, ayudar a los paleontólogos a caracterizar fósiles únicos”, afirma Hamm

Los científicos pudieron superar las dificultades de escanear una gran parte de la mandíbula inferior de Tristan Otto. La compacidad de la pieza fue particularmente desafiante ya que la calidad de la imagen se ve afectada cuando se observan objetos muy densos.

Réplica del Tiranosaurio Rex en exhibición en el Museo de Geología y Paleontología del Lago Gutiérrez, Argentina (Foto: Diario Río Negro)

 “Necesitábamos ajustar la corriente y el voltaje del tubo del escáner CT para minimizar las interferencias y mejorar la calidad de la imagen -agrega Hamm-. Si bien este es un estudio de prueba de concepto, las imágenes DECT no invasivas que brindan información estructural y molecular sobre objetos fósiles únicos tienen el potencial de abordar una necesidad insatisfecha en paleontología, evitando la desfragmentación o destrucción”.

“El enfoque DECT es prometedor en otras aplicaciones paleontológicas, como la determinación de la edad y la diferenciación del hueso real de las réplicas -completa el paleontólogo de vertebrados del museo de Berlín, Oliver Hampe-. El diseño experimental, incluido el uso de un escáner de TC clínico, permitirá amplias aplicaciones”.

Hamm y sus colegas también colaboraron con paleontólogos de EE. UU. Para realizar un análisis de TC de “Sue”, el T-rex de fama mundial que se encuentra en el Museo Field de Chicago. “Con cada proyecto, nuestra red de colaboración creció y evolucionó hasta convertirse en un grupo verdaderamente multidisciplinario de expertos en geología, mineralogía, paleontología y radiología, enfatizando el potencial y la relevancia de los resultados para diferentes campos científicos”, concluyó Hamm.

Con información La Patilla

Por: Reporte Confidencial

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS
SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM
O Unete a nuestro grupo de Whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.