Guaidó bajo presión de aclarar si apoya Revocatorio a Maduro (Análisis parte I)

Sin que quiera darle valor estadístico, cerca de 500 personas emitieron opinión en un pulso de visiones que hice sobre el tema del referendo revocatorio presidencial, vinculando la pregunta a los resultados electorales del 9 de enero en Barinas.

Pueden constatar en la cuenta de Twitter @miguelcontigo, que un 66 por ciento de quienes interactuaron con mi pregunta cerrada (si o no), apoyó la idea de proceder con la vía revocatoria.

Al reconocido por decenas de países del mundo democrático como Presidente Interino de Venezuela, Juan Guaidó, hice este fin de semana idéntica pregunta en un programa al que me invitó EVTV Miami, y luego de un par de intentos por sacarlo de una especie de “podría ser”, terminó alineándose en el “si», pero claro que haciendo algunas observaciones que de inmediato enumero:

  1. Que el tema del referendo revocatorio no puede llevar de nuevo a los venezolanos al “falso dilema» de votar o no votar.
  2. Que si por encima de los intereses partidistas prevalece el interés de los venezolanos, esperar al 2024 para una elección presidencial sería una decisión catastrófica porque los ciudadanos necesitan cuanto antes salir de su enorme deterioro de vida.
  3. Que en todo caso el referendo revocatorio hay que verlo como una oportunidad plebiscitaria que conduzca a las elecciones presidenciales, auténticas, libres y verificables, “que se nos deben desde 2018”.
  4. Que en una movilización unitaria, no solo de los partidos políticos auténticamente opositores, se comprenda que al igual que en el caso de la elección presidencial, para el referendo revocatorio hay que priorizar la lucha en la conquista de condiciones, para evitar el camino a otra frustración como la vivida en 2016.

*Promotores del Revocatorio a Maduro asumen que lo primero a lograr son las condiciones

En efecto, Juan Guaidó reconoce que el Movimiento Venezolano por El Revocatorio (MOVER), en el que ejercen vocerías el ex gobernador César Pérez Vivas, el politólogo Nícmer Evans, y en suma van otras personalidades de los mundos académicos, gremiales, sociales y políticos; atinan perfectamente al hacer convocatorias para luchar por las condiciones para hacer viable el referendo revocatorio presidencial.

Personalidades escindidas del gobierno de Nicolás Maduro, como la ex fiscal Luisa Ortega Díaz y el ex presidente de Pdvsa Rafael Ramírez -palabras aparte de la polémica que suscita su actuación en el marco de la denominada revolución chavista- llaman a aprovechar el momento para revocar el mandato a Maduro.

Igual invitación está haciendo a los venezolanos, por ejemplo, el Partido Comunista de Venezuela -PCV- que ha terminado en una trinchera de denuncia contra la administración Maduro, también víctima de múltiples inhabilitaciones para participar en los eventos electorales; sin que esto signifique que esté alineado con la plataforma que lidera Juan Guaidó.

En todos los casos, la lección que acaba de dar el pueblo votante de Barinas, fortalece la idea de que “ si se puede» luchar por las condiciones que hagan posible celebrar el referendo revocatorio presidencial. Y mucho más, remover al autodenominado hijo de Chávez y presidente obrero.

  • Revocatorio a Maduro: ¿dentro o fuera de la Constitución?

Ahora, sería de ingenuos no tomar en cuenta al menos dos grandes obstáculos que se erigen fuertes apenas iniciado el camino de discusiones sobre el citado referendo: las interpretaciones constitucionales, y el panorama fáctico frente a nuestros ojos.

En lo constitucional, la magistrada emérita Blanca Rosa Mármol, misma que forma parte de un llamado “Bloque Constitucional» que acaba de escrutar nuevamente el artículo 233 de la Carta Magna, para decir que Juan Guaidó es el Presidente Interino hasta que se resuelva cabalmente el problema de la usurpación que encarna Nicolás Maduro; resumió en su cuenta de twitter que no puede haber un referendo presidencial, cuando aquel supuesto revocable no es presidente, sino un usurpador.

En lo fáctico, también causando no poca polémica, los gobernadores democráticos Manuel Rosales, Morell Rodríguez y hasta el mismísimo Sergio Garrido, “parido por el pueblo barinés como su nuevo gobernador, luego de sublevársele a la llamada revolución en sus distintos intentos de arrebatar ese gobierno regional», han terminado sentados frente a Maduro, bien sea pidiéndole recursos para sus estados, o haciendo presencia “institucional» en actos donde Nicolás Maduro actúa de “presidente constitucional» con sus bandas, medallas y collares, como este pasado fin de semana “presentando cuentas de su gobierno» desde los jardines del Palacio Federal Legislativo.

¿Entonces? Pregunté también sobre ese aparente callejón sin salida a Juan Guaidó; quien respondió con un llamado a recordar que en todo evento, que en todo escenario, lo de Maduro es una dictadura, que ejerce poder sobre los menguados recursos del país “aunque ceda soberanía a rusos y a otros aliados, incluyendo los narcoterroristas que asolan la frontera y otros estados puertas adentro de Venezuela», y que todo proceso – como el revocatorio – es válido, si se ejerce con fuerza, unidad que no sea solo la de los intereses de los partidos, y claros de que la lucha es por condiciones y porque todo conduzca a la elección presidencial pendiente, de la que “sin duda, como fue derrotado en Barinas, Maduro será derrotado en toda Venezuela».

Para el “redondeo» de la ecuación, precisamos más respuestas de Juan Guaidó, que iremos sometiendo a consideración de los seguidores de Caraota Digital, en próximas entregas.

Por: Caraota Digital
Autor: Miguel Ángel Rodríguez
Fecha de publicación: 2022-01-17 15:56:17
Fuente

Apóyanos Compartiendo :
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.