Cómo limpiar alfombras en casa

Fuente: Un Cómo

Cómo limpiar alfombras con bicarbonato

El bicarbonato es ideal para limpiar todo tipo de alfombras, ya que no daña los tejidos y es uno de los productos más efectivos a la hora de hacer limpieza del hogar. Además, si te preguntas cómo limpiar alfombras en seco, debes saber que el bicarbonato es uno de los productos fundamentales que necesitarás. Para optimizar su acción limpiadora y desinfectante, necesitarás:

  • 100 gramos de bicarbonato de sodio
  • 100 gramos de sal

Pasos a seguir:

  1. Mezcla cuidadosamente el bicarbonato con la sal hasta obtener una mezcla uniforme.
  2. Esparce el polvo por toda la superficie de la alfombra.
  3. Deja que la mezcla se impregne en los tejidos, al menos, durante una hora.
  4. Pasa la aspiradora sobre la alfombra, recogiendo todas las partículas de la mezcla y ya habrás aprendido cómo limpiar alfombras con bicarbonato.

El bicarbonato ayuda a liberar el tejido de polvo y bacterias, mejorando considerablemente su olor y apariencia. Si quieres descubrir otros usos del bicarbonato de sodio en el hogar, no te pierdas este otro artículo de unCOMO. ¡Podrás utilizar este increíble producto para un gran número de tareas!

Cómo limpiar alfombras en casa - Cómo limpiar alfombras con bicarbonato

Cómo limpiar alfombras con amoníaco

El amoníaco es un complemento ideal para eliminar manchas profundas en tejidos resistentes debido, principalmente, a sus increíbles propiedades limpiadores y desinfectantes. Para limpiar alfombras con amoníaco necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 100 ml de amoníaco
  • Un litro de agua tibia
  • Detergente líquido para limpiar los platos
  • Un cepillo de cerdas
  • Guantes

Si te preguntas cómo limpiar alfombras muy sucias, debes saber que el amoníaco es tu mejor aliado. Sigue el paso a paso que te presentamos a continuación:

  1. Colócate los guantes y prepara la mezcla en un lugar ventilado. El amoníaco es sumamente tóxico, por lo cual debe evitarse su inhalación y contacto con la piel.
  2. Mezcla 100 ml de amoníaco con un litro de agua tibia (no hirviendo) en un envase desechable.
  3. Prueba en un pequeño tramo de la alfombra la resistencia del tejido a la mezcla para evitar dañarla.
  4. Abre las ventanas antes de comenzar a limpiar la alfombra para que no te marees con el olor de la mezcla.
  5. Rocía la alfombra por partes. Frota cuidadosamente cada superficie humectada con un cepillo de cerdas, sin aplicar demasiada fuerza en el fregado. Al cabo de un buen rato, verás como las manchas de la alfombra desaparecen por completo.

 

Apóyanos Compartiendo :
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.