Las mejores canciones sobre póquer

El póquer y la vida del jugador siempre ha tenido un atractivo místico para los cantantes y artistas musicales, el juego permite representar metafóricamente los altibajos de las locas aventuras de la vida. A lo largo de la historia, son muchos los que han escrito canciones sobre el juego de cartas, a menudo impulsados por su propia experiencia y amor por los naipes. Canciones que han servido de inspiración para los jugadores profesionales, sitios como juegoscasinoenlinea.net y todos los aficionados al póker, ya que permiten alcanzar el estado de ánimo adecuado para tener éxito y conseguir los resultados deseados en la mesa de juego. La música indie, el rock y el heavy metal son algunos de los géneros más escuchados en el mundo del póker, pero no los únicos. 

A continuación echaremos un vistazo a las mejores canciones sobre póquer que se han escrito sobre este mítico juego que atrae a cientos de miles de personas e inunda tanto los casinos físicos como los tan populares hoy en día casinos en línea. 

AC/DC es una de las mejores bandas de rock de todos los tiempos. Los hermanos Angus Young y Malcolm Young fundaron esta banda en Sídney en 1973. Alcanzaron el éxito internacional en 1976 con High voltage, un álbum de estudio que recogía material de sus dos primeros lanzamientos en suelo australiano. En ese disco se encontraba la canción “The jack”, cuya letra está llena de referencias sobre el póker. Los aficionados a los naipes pueden identificar manos del juego de cartas como la pareja, el full o la escalera. Sin embargo, la carta que más se repite es “la jota”, que es el nombre original de la canción.

“The Gambler” es otra de las mejores canciones sobre póquer más conocidas jamás escritas y cantadas por una leyenda de la escena de la música country, Kenny Rogers, cuyo estribillo de ‘Tienes que saber cuándo mantenerlos, saber cuándo retirarlos, saber cuándo alejarse, saber cuándo correr’, se ha convertido desde entonces en el mantra de los jugadores de póquer.

Fue escrita por el compositor Don Schlitz y sumerge a los jugadores en el ambiente de las partidas que se jugaban en los salones del Lejano Oeste en el siglo XIX, uno de los periodos más importantes de la historia del juego de cartas. La canción relata un encuentro entre el cantante y un jugador a bordo de un tren hacia ninguna parte. La letra de la canción atrae a cualquier aficionado a los naipes, especialmente a la vieja escuela, ya que tiene mucha sabiduría. De hecho, el estribillo dice lo siguiente: “tienes que saber cuándo mantenerlas, saber cuándo doblarlas, saber cuándo alejarte y saber cuándo correr. Nunca cuentes tu dinero cuando estés sentado en la mesa. Ya habrá tiempo suficiente para contar cuando el trato esté hecho”. 

Aunque muchos tendrían la balada de Rogers como número uno en cualquier lista como esta, como un viejo punk y, en ocasiones, un metalero, solo puede haber una verdadera canción de póquer. La increíble introducción de bajo que salta cada vez que aparece la tarjeta en el fieltro, el as de picas, de Motorhead. Este himno de metal es un tributo al codiciado as de espadas. La letra está cargada de grandes versos relacionados con el juego. 

El líder de Motorhead, Kilmister, era un gran aficionado a los juegos de azar, por lo que tiene sentido que muchas de las canciones de la banda hagan referencia a la cultura del juego y haya conseguido realizar una de las mejores canciones sobre póquer jamás escrita. 

Esta canción sobre jugar rápido y suelto en los dados y en el amor apareció en la banda sonora de la muy querida película de apuestas de 1994 Maverick. El video musical que lo acompaña fue filmado en una ciudad temática del viejo oeste con el artista Clint Black y su banda tocando en una habitación oscura con naipes esparcidos por el suelo.

El hilarante video musical, dirigido por el mismo Black presenta imágenes de la película Maverick intercaladas con la banda de Clint Black haciendo cabriolas en un piso similar a cómo terminó tu último juego en casa cuando Gavin arrojó el mazo por todo el piso de tu cocina antes de prometer que nunca lo haría. ‘regresar a esta guarida de mierda nunca más’ al salir, dando un portazo, podría agregar. Ejem. De todos modos, la canción alcanzó el número 1 en las listas de países de EE. UU. y Canadá, y terminó en 1994 como la vigésima mejor canción country lanzada.

Nota de Prensa

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.