#Colombia Joven cambió su vida en Centro de Diagnóstico y Derivación

Sebastián Villa Peña es un joven de 20 años de edad que transformó su vida y logro cumplir un gran sueño: trabajar en el centro de Diagnóstico y Derivación de Medellín, el lugar que le abrió sus puertas cuando todo era gris.

El joven transformó su vida y aprendió a creer en él mismo

Y es que frente a las cámaras de Minuto30, este joven se sinceró y dio a conocer su experiencia de vida, pues pasó por difíciles momentos, entró en una gran depresión, vivió en las calles de Medellín, recorrió lugares que describe como «muy peligrosos», hasta llegar al punto de no encontrarle sentido a su vida al tener muchos vacíos en su interior.

Además, el joven relató que tras una riña, fue trasladado a un hogar de paso y llegó al centro de Diagnóstico y Derivación «en donde empecé a construir al nuevo Sebastián Villa. Ese Sebastián Villa que dejó las drogas por la comida, ese Sebastián Villa que descubrió que el arte es lo que lo ayudó a creer más en él mismo», dijo.

Sebastián contó que soñó trabajar en el mismo lugar que lo recibió y así fue, pues lo llamaron, estudió pedagogía infantil, estuvo en cursos de arte y «poco a poco me dieron ese empuje (…) y me abrieron esta puerta tan hermosa», manifestó.

Ahora, Sebastián se desempeña como Agente Educativo en este centro y manifestó que es un apasionado por el arte, pues le encanta bailar, pintar y escribir.

El joven se refleja en los demás menores que se encuentran en este lugar y «me meto en el rol de ellos, son también mi espejo, de cómo era yo y ahora quién soy yo, porque es que el cambio de uno no es de un día a otro, es constante», dijo.

En cuanto a este centro, el joven le contó a Minuto30 que es un hogar de paso, los menores que han tenido algún tipo de conflicto social, de mendicidad, violencia intrafamiliar, drogadicción, etc, están por pasantía y que realizan valoraciones de parte de nutrición, de salud, de trabajo social, de psicología, de pedagogía.

Además, dijo que tienen acceso a deporte, piscina, gimnasio, artes plásticas, arte como terapia, donde hacen diferentes manualidades.

A Sebastián se le quedó en su mente una frase que un menor le dijo cuando le regaló una manilla que él mismo elaboró: «como tu crees en mí, yo creo en los demás».

El joven resaltó la importancia de estos programas y afirmó que si «estos programas no existieran, mi vida no hubiera cambiado tanto, yo creo que yo estuviera hasta muerto», dijo.

Sebastián le agradeció a la secretaría de Inclusión Social y a la Alcaldía de Medellín que «me abrieron las puertas para creer en mí mismo», dijo.

Lea también:

Para ver más noticias de Medellín, clic AQUÍ.



Por: 30 Minutos
Autor: Susana Cogua
Fecha de publicación: 2022-04-01 10:58:30
Fuente

Apóyanos Compartiendo :
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.