Alcaldía de Mariño supervisa cumplimiento de normas ambientales en playa Concorde

Con el objetivo de promover y mantener saneadas los balnearios  de Porlamar, la Alcaldía de Mariño, a través de su coordinación ambiental y la Dirección de Turismo junto a las autoridades del Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo, supervisaron que se estén cumpliendo las normas de seguridad  ambiental en playa Concorde.

Desde hace varias semanas, la Alcaldía de Mariño  viene recordando a los dueños de los establecimientos comerciales lo importante de cumplir con las condiciones necesarias  para ofrecer mejores servicios a locales y turistas.

Durante  la inspección, funcionarios hicieron un llamado a los propietarios de los locales cercanos a la orilla de la playa, sobre la colocación de toldos  y el uso inadecuado de estas áreas públicas, puesto que el mar está reclamando su espacio y resulta un peligro latente para las estructuras presentes.

Atención al Cliente

El director de Turismo, Jairo Cuba, con el apoyo de la coordinación ambiental de la Alcaldía de Mariño,  informó a los prestadores de servicios sobre los cursos de Atención al Cliente y Manipulación de alimentos que se estarán realizando esta semana, ya que el objetivo, es capacitar con herramientas esenciales al personal que hace vida en este destino turístico de Porlamar.

 Fotógrafo Juan González

Apóyanos Compartiendo :
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Con la verdad dice

    Empiezan por los del hotel que esta al final del Concorde que se creen los amos dueños y señores de esa playa, no les gusta dejar pasar a las personas a ese espacio o al final de la misma, porque allí tienen esa área exclusivamente para sus huéspedes y te salen los seguridades a desalojar del área y toda la basura que recogen la acumulan al final de la playa para que nadie ingrese a esa área donde tienen las motos de agua. La quieren volver una playa privada.