Actividad pesquera y la gasolina por Luis Longart Guerra

Somos un pueblo junto al mar, integrado al mar y rodeado por el mar. En consecuencia, la pesca es una tradición que nos viene de nuestros aborígenes y que se ido transmitiendo de generación en generación. El mar representa una fuente de producción y sustento para la economía insular.

Nueva Esparta es “el estado depositario de la mayor tradición pesquera de Venezuela y representa la base económica y cultural del pueblo neoespartano”, afirma el biólogo pesquero Salaya Ávila.

“El pescador artesanal es la más genuina representación de nuestra época precolombina, nuestros aborígenes fabricaban anzuelos con hueso y conchas, los pescadores utilizaban redes en cuyo uso demostraron habilidad y destreza, los guaiqueríes no conocen el cansancio en ninguno de los trabajos del mar “, sostiene Méndez Arocha, citado en el trabajo de Salaya Ávila.

El trabajo del mar conlleva muchos riesgos, sacrificios y peligros y ningún pescador sabe lo que obtendrá por calada, lo que depende de las condiciones climáticas, gasolina, motor y otras variantes.

Por la emergencia humanitaria que vivimos, la pesca artesanal representa una especie de salvavidas económico para muchos jóvenes que lamentablemente han tenido que dejar sus estudios, mientras que otros han abandonado el ejercicio de sus profesiones y oficios para dedicarse a tan noble y ruda actividad para lograr el sustento de sus familias.

Hoy, los pescadores del municipio Marcano: Juangriego, Las Piedras, Tacuantar y la Galera protestan de manera justa y pacifica porque se pretende que surtan gasolina para sus embarcaciones en Manzanillo, a 6 millas náuticas de su zona, cuando ellos lo hacen en la estación de servicio Lonjamar ubicada en la Lonja Pesquera de Juangriego. Parece, a simple vista, una decisión oficial sencilla que permita a esas más de 200 embarcaciones seguir surtiendo gasolina allí.

Los pescadores artesanales de toda la costa venezolana sufren la crisis de la escasez de la gasolina. Este es un país petrolero cuyos regímenes autocráticos han destruido esa industria, Todos deben saber que Chávez recibió un país que producía 3millones y medio de barriles de petróleo diarios y exportaba gasolina a casi todos los países del Caribe.

Hoy con Maduro la producción ha bajado a menos de 1 millón de barriles diarios y hemos tenido que comprar gasolina en Estados Unidos y traer gasolina de Irán y pagarla con lingotes de oro.

Así que, la escasez y desabastecimiento de gasolina se debe a la baja producción, y a la monumental corrupción en PDVSA, denunciada incluso por el propio Fiscal General designado por el régimen.

Amigos pescadores, seguramente antes ustedes llegarán alguno que otro “pico e, plata” del régimen diciendo que la “la culpa de esto lo tiene las sanciones de Estados Unidos”, cuando esto ocurra díganle que no mienta, que ustedes saben la verdad, que no es otra, que la mala administración, desinversión y corrupción que hay y hubo en PDVSA. Esa es la verdad verdadera.

Otra cosa, quienes detentan el gobierno, van en campaña a buscar los votos de los pescadores y les dicen que los van a acompañar en sus luchas, y luego que obtienen el cargo, se les olvida el camino por donde llegaron a pedir los votos.

Por eso, la gente pierde confianza en los políticos y dice: “Es que todos son iguales” y se sigue deteriorando la credibilidad en el ejercicio político.

Por último, es hora de enfrentarse a un régimen que ha destruido al país, que ha dividido y disgregado a la familia venezolana, no es hora de cobardías políticas, ni silencios acomodaticios y cómplices.

Es hora de ayudar y animar al pueblo a salir de esta tragedia.

Minuto de Transparencia: “El cómplice del crimen de la corrupción es genialmente nuestra propia indiferencia”, Bess Myerson.

Nueva Esparta | Transportistas interrumpieron el servicio por falta de gasolina (Videos)

Apóyanos Compartiendo :
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.