El Cristo del Buen Viaje se reencontró con su pueblo pampatarense

Los margariteños celebraron al Cristo del Buen Viaje luego de dos años de ausencia por la pandemia por el COVID-19. La homilía se celebró en la plaza de Armas de Pampatar donde los fieles y autoridades se reunieron para venerar al «El Viejo».

El alcalde de Maneiro, Morel David Rodríguez resaltó que hoy es un día de fe y esperanza para los maneirenses, la celebración del Cristo del Buen Viaje es la segunda más importante del estado.

«Teníamos dos años sin celebrar debido a la pandemia. Tenemos una serie de actividades luego de la misa y tendremos agrupaciones musicales. Felicito a todos los que sumaron a la realización de esta fiesta».

Morel David pidió a «El Viejo» fuerza y voluntad para seguir adelante y que lo acompañe a gobernar en circunstancias tan complejas como las que vive el país.

Por su parte, el gobernador Morel Rodríguez Ávila aseguró ser un devoto del «Cristo del Buen Viaje» que es un gran redentor del cielo y la tierra.

«Le pide a «El Viejo» fuerzas para seguir trabajando con amor, a pesar del presupuesto regimentado, pero con mucho coraje. Queremos seguir llevando amor profundo a esta tierra. Hoy celebramos con el Cristo del Buen Viaje pidiendo que se tengan los recursos para emprender obras que den su desarrollo».

La homilía fue presidida por el obispo de Margarita, Fernando Castro Aguayo junto a todo el sacerdocio neoespartano.

«Los pescadores quieren mucho al Cristo del Buen Viaje. Lo invocan y lo visitan como parte de su faena y de sus vidas. Ustedes deben estar en primera fila, porque en el corazón del Señor y muchos de sus apóstoles están los pescadores de Galilela. Quisiera que esta fiesta dejara un surco profundo en todos para pedir al Santo Cristo tener sus mismos sentimientos».

Fieles devotos a El Viejo

José Alejandro Martínez, de 27 años, considera al Cristo del Buen Viaje como el protector del municipio Maneiro y como fiel le pide la paz para Venezuela y el mundo.

Asimismo, Luis Jiménez, de 15 años, dijo que su mayor amor es el Cristo y por eso lo guía para seguir adelante. «Para mí es lo más grande que tengo».

Rafael Rodríguez, de 22 años, aseguró que El Viejo es más que un amor, es un sentimiento arraigado en el corazón. «Es un sentimiento que va más allá de la fe. El expresa un amor infinito».

Miriam Millán no pudo evitar llorar al agradecer al Cristo su sanación luego de que en 2019 sufriera un ACV.

“No podía caminar y gracias a él estoy hoy aquí viéndolo. Vengo todos los años. Para mí el Cristo significa mucho, sobre todo que por él estoy de pie y caminando”.

En horas de la tarde se realizará una procesión que recorrerá todo el casco central de Pampatar.

Apóyanos Compartiendo :
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.