¿Los niños deben usar lentes de sol?

Los lentes de sol no deben ser vistos solo como un accesorio de moda, sino como un elemento indispensable para proteger los ojos de grandes y chicos.

Al igual que los adultos, los niños deben usar gafas de sol para cuidar sus ojos de las radiaciones ultravioletas, incluso, evitar que algún cuerpo extraño entre en ellos.

La recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es evitar la exposición solar directa y las horas de mayor intensidad de la luz solar.

También se recomienda el uso de gorros, viseras y gafas de sol con filtros adecuados.

Lentes de sol para niños

Así como el uso del protector solar es un básico al momento de exponer a los niños al sol en un día de campo, playa o piscina; también debería ser el uso de los lentes de sol.

Expertos señalan que los ojos tienen memoria y el daño producido por exceso de exposición solar es acumulativo, y esto conlleva a un riesgo para desarrollar diferentes patologías.

El riesgo es mayor en los infantes pues pese a la protección natural del ojo ayudados de párpados y cejas, éstos no están desarrollados completamente.

Además, su pupila es más grande que la de los adultos, por lo que entra mayor cantidad de luz, mientras que la pigmentación de los tejidos es menor.

Esto provoca que la pantalla protectora ante el sol sea inferior. Por eso se recomienda comenzar a cuidar la vista de los niños a partir de los 3 años de edad.

Su uso

Nunca es muy pronto para que un niño, incluso un bebé, utilice gafas de sol, sin embargo, los primeros meses es difícil que las tolere.

Una vez el infante tenga dominio, se le deben colocar sobre todo cuando se sabe serán expuestos al sol.

Por otra parte, al elegirlas se debe tomar en cuenta no solo el diseño, por lo que es importante acudir a las ópticas, donde te ayudarán a escoger las que mejor se adapten al niño.

Cabe acotar que las gafas solares para niños son recomendadas solo cuando el infante se expondrá al sol intenso, pero nunca para la vida cotidiana.

De interés

Los lentes de sol deben ser del tamaño adecuado, realizadas con materiales resistentes, y a la vez flexibles, ligeros y seguros.

Deben llevar filtros para bloquear la mayor parte de la radiación solar, y no menos importante, se deben elegir las que cubran todo el ojo y que no dificulte la visión.

Tambien Lee: Hamlet puso a retumbar las tablas del Teresa Carreño

Apóyanos Compartiendo :
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.