Dios interno-Dios externo: No es ver para creer… es creer para ver

Este libro no es para convencerlo de ser creyente de algo distinto a dos cosas que no se pueden negar: la primera es que existe una fuerza externa; y la segunda es que existe dentro de usted una fuerza interna. Esto no es una hipótesis ni tampoco una conjetura es una verdad inquebrantable.

Apóyanos Compartiendo :

En los actos de magia; usted ve pero no cree. Usted se ríe de su propia sorpresa, de la existencia de lo que es posible ante sus ojos, pero que su cerebro se niega a creer. No importa cuántas veces vuelva a la función donde se presenta el  prestidigitador, siempre usted verá algo que no puede creer y busca todas las formas posibles descubrir el truco, no importa cuántas veces el elefante desaparece frente a usted y sus ventanas visuales. Por el contrario si quien desaparece al paquidermo es un predicador o alguien en quien usted cree, entonces no duda del mismo evento con igual resultado.  Por eso decimos: no es ver para creer; es creer para ver

Los psíquicos saben lo que tratamos de explicar mejor que mucho de nosotros. Ustedes pueden aceptar la confesión de Mark Edwards en su libro “Confesiones de un médium en conflicto”, quien admite que todo eso de leer la mente y el futuro es un gran fraude, o por el contrario asirse a la psíquica inglesa, Ámbar Carnet, quien ha dicho: “un psíquico percibe la energía, los sentimientos y la información alrededor de una persona, situación o relación personal», y al final no importa lo que los demás crean acerca de lo sobrenatural, será usted quien decida qué ver y qué creer.

Libro Dios interno Dios externo

Edwards explica, en su libro confesionario, que formó parte de todas las modalidades psíquicas, desde contestar llamadas producidas a un 0800 línea psíquica, promocionada por la cantante Dionne Warwick, hasta deambular por su país en caravanas de circos errantes para leer desde la concha de un cambur, hasta la mano de un hombre multimillonario como distracción en fiestas de familias acaudaladas. El resultado, dice el autor, fue siempre el mismo: un fraude; bastaba con buscar en Internet información sobre la víctima, o preguntarle a alguna persona detalles sobre ella, sin que nadie se diera cuenta (lectura en caliente), u observarlo de arriba a abajo de forma detallada (lectura en frio),  para sacar las conclusiones que luego servirán para adivinar la vida  del incauto.

Un mago, de nombre James Randy, creó en 1996 una fundación educativa con su nombre que promociona la entrega de un millón de dólares a quien demuestre fehacientemente frente a equipos y especialista de su organización,  tener poderes sobrenaturales. A la fecha no han entregado un solo dólar, pero si han desenmascarado a muchos falsificadores. El fraude más poderoso descubierto y revelado por la fundación fue el de Peter Popoff, un telepredicador, y supuesto religioso, que aseguraba comunicarse con Dios para curar las enfermedades de los asistentes a sus shows televisados.

En su espectáculo ubicaba aleatoriamente a personas dentro del  público, e impresionaba a todos, revelando datos personales del seleccionado a quien en realidad ya antes del evento habían contactado sus asistentes. Popoff recibía esa información a través de su esposa y de un intercomunicador inalámbrico. El fraude supuso su quiebra y desaparición pública por casi dos décadas, pero regresó y multiplicó su antigua fortuna. Allí, ya se sabe,  tenemos otro adagio popular: no hay peor ciego que el que no quiere ver. Usted decide qué creer y, en consecuencia, qué ver.

En el competitivo y millonario mundo de los medios de comunicación se han dado cuenta que los programas más populares no son los que dicen la verdad, sino por el contrario los que dicen lo que usted quiere oír o muestran lo que usted quiere ver, aunque no sea necesariamente cierto. Tal descubrimiento ha echado por tierra aquello de información imparcial, justa y veraz; si es que alguna vez existió. Igual pasa con las religiones, usted decide en cuál creer o, en muchos casos, en no creer en ninguna.

Este libro no es para convencerlo de ser creyente de algo distinto a dos cosas que no se pueden negar: la primera es que existe una fuerza externa; y la segunda es que existe dentro de usted una fuerza interna. Esto no es una hipótesis ni tampoco una conjetura es una verdad inquebrantable.

Extracto libro Dios interno Dios Externo de Braulio Jatar Alonso

TAMBIEN LEER La fusión de la ciencia es la misma de Dios

Apóyanos Compartiendo :

Editor Reporte Confidencial / Abogado 18342 / Comunicador SNTP 8248 / Locutor 17210 / Profesor Inteligencias / Escritor / 7 libros amzn.to/2G3W6ja

Preso Político #ONU #OEA

Twitter @BrauliojatarA

Facebook Braulio Jatar Alonso

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. big ass mom porn dice

    black porn on white