TalCual ¿Qué pierde el gobierno interino con triunfo de Gustavo Petro?

Para el gobierno interino que encabeza Juan Guaidó, la llegada de Gustavo Petro a la Presidencia de Colombia, además de la pérdida del vecino país como un importante aliado en la región, implica riesgos para los representantes diplomáticos de Guaidó en Bogotá, para los dirigentes opositores en el exilio y para el control de la empresa Monómeros. El procurador especial, Enrique Sánchez Falcón, dijo que hay que estar conscientes de que la decisión electoral en Colombia significa que Monómeros se perdió 


El gobierno interino, que encabeza Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional (AN) de 2015 y reconocido como presidente encargado por varios países, tendrá pérdidas con la elección de Gustavo Petro (Pacto Histórico) como presidente de Colombia.

Petro asumirá oficialmente el cargo el próximo 7 de agosto, cuando deberá prestar juramento ante el Congreso de ese país, recién electo el 13 de marzo pasado. El día de la toma de posesión presidencial se conmemora también en Colombia la batalla de Boyacá.

Hasta ahora, la administración de Guaidó ha tenido en el presidente saliente Iván Duque un gran aliado. En febrero de 2019, el reconocimiento que hizo Duque del jefe del gobierno interino y el desconocimiento de Nicolás Maduro generó que el gobernante rompiera relaciones con Colombia, las cuales se esperan sean restituidas luego de que Petro asuma el poder, el próximo 7 de agosto.

«La paciencia se agotó, no puedo seguir soportando que se preste el territorio de Colombia para una agresión contra Venezuela por eso
he decidido romper todas las relaciones políticas y diplomáticas con el Gobierno fascista de Colombia. Embajadores y cónsules deben
salir en 24 horas de Venezuela», dijo Maduro el 24 de febrero de 2019.

El nuevo presidente de Colombia ha señalado que Maduro es el presidente de Venezuela electo democráticamente y, este 22 de junio, anunció que se iniciaron los contactos para reabrir la frontera binacional que abarca 2.219 kilómetros.

«Me he comunicado con el gobierno venezolano para abrir las fronteras y restablecer el pleno ejercicio de los derechos humanos en la frontera», informó Petro.

En el caso del gobierno interino, la llegada de Gustavo Petro a la Casa de Nariño, además de la pérdida de Colombia como un importante aliado en la región, implica riesgos para los representantes diplomáticos de Guaidó en Bogotá, comenzando por el encargado de negocios de la embajada, Eduardo Battistini, así como para los dirigentes opositores exiliados en el vecino país, y para el control de la empresa Monómeros Colombo Venezolanos con sede en Barranquilla.

«Colombia ha decidido su futuro en elecciones libres y justas, que es lo que aspiramos y por lo que luchamos sin descanso en Venezuela. Felicitamos a los colombianos y reconocemos la solidez de sus instituciones democráticas, fundamentales para la justicia y la paz», expresó el jefe del Gobierno interino, el 19 de junio, tras conocerse la victoria de Petro.

Guaidó, en su escueto mensaje, eludió mencionar directamente a Gustavo Petro y felicitarlo.

La embajada del gobierno interino

Actualmente, la representación diplomática del gobierno interino en Colombia la ejerce Eduardo Batistini (Primero Justicia), como encargado de negocios.

En Colombia, la representación del interinato ha tenido libertad diplomática y ha funcionado en un edificio de Monómeros, propiedad del gobierno colombiano, dado que la sede oficial «se encuentra bajo usurpación», informa un mensaje en la página web de la representación de Guaidó.

Un reporte de la agencia EFE reseñó el estado de abandono de la sede consular en Bogotá, desvalijada tras la ruptura de relaciones de Maduro e Iván Duque en 2019.

Tanto Petro como Maduro han mostrado su disposición a retomar los nexos bilaterales, con lo cual todo apunta a que cesaría el trabajos de los delegados de Guaidó.

«Esa es una potestad privativa del nuevo gobierno sobre lo que harán, pero creo que hay que esperar porque no sabemos a ciencia cierta qué es lo que pueda ocurrir. Hemos visto unas señales positivas sobre lo que ha dicho Petro sobre Venezuela, pero son conjeturas, especialmente cuando era candidato. Una cosa fue en ese momento y otra, ahora, que es presidente, lo más prudente es esperar», señaló una fuente diplomática del interinato consultada por TalCual.

El triunfo de Petro hace recordar la medida que asumió el gobierno de Maduro cuando se concretó el cambio de gobierno de Bolivia. En noviembre de 2020, el entonces canciller de Maduro en Bolivia, Jorge Arreaza, retomó el control de la sede de la embajada de Venezuela en La Paz, tras el triunfo de Luis Arce, abanderado del Movimiento Al Socialismo (MAS) como presidente de ese país.

Como parte del regreso revolucionario a esa representación diplomática, Arreaza descolgó el retrato de Juan Guaidó y colgó en su lugar el del Libertador Simón Bolívar.

«Con gran orgullo informamos que volvieron Chávez y Bolívar a la misión diplomática de Venezuela en Bolivia. ¡No volverán!”, informó, entonces, la Cancillería venezolana.

El primer embajador del interinato en el vecino país fue el exministro, y experto petrolero, Humberto Calderón Berti, quien presentó sus cartas credenciales al presidente Iván Duque, el 21 de febrero de 2019. El representante de Guaidó, según un reporte de EFE, fue recibido, incluso, en el callejón de honor.

Tras la salida de Calderón Berti, Juan Guaidó nombró como embajador del interinato, en Colombia, a Tomás Guanipa, dirigente nacional de PJ. Al igual que su antecesor, Guanipa también se presentó ante Duque, pero en noviembre de 2020.

En Colombia, además permanecen, entre otros, Julio Borges, excomisionado presidencial para las relaciones exteriores del gobierno interino, y Carlos Paparoni, presidente de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico del gobierno interino.

Lea también: PSUV saluda triunfo de Petro y espera restablecimiento de relaciones bilaterales

¿Y Monómeros?

El lunes 20 de junio, el procurador especial del gobierno interino, Enrique Sánchez Falcón, durante su comparecencia ante la sesión on line de la Comisión de Contraloría de la AN de 2015, advirtió que la administración de Guaidó va a perder la administración de la empresa Monómeros.

«Tenemos que estar conscientes de que Monómeros se perdió con esa decisión que hubo en Colombia (elecciones), a la Pequiven de Maduro le va a bastar simplemente decir como accionista, plantear una reestructuración, designar a la persona y tomar posesión», dijo Enrique Sánchez Falcón.

El Procurador Especial, además, enfatizó que, como medida urgente, la Comisión de Contraloría debe tomar una decisión sobre la empresa, con sede en Colombia,  «en base a los elementos que tienen porque han reunido suficiente material”.

procurador especial Enrique Sánchez

El abogado también informó que, en el caso del oro venezolano en Londres, se han realizado dos sentencias que reconocen el gobierno de Guaidó. Pero, se solicitó a la Corte de Comercio revisar la incidencia o validez de la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que anuló a la Asamblea Nacional de 2015.

El presidente de la Comisión de Contraloría, Macario González (Un Nuevo Tiempo), señala que «están en modo incertidumbre» sobre Monómeros dado que las relaciones colombo-venezolanas tendrán otro tono «por la identificación entre los gobernantes Maduro y Petro y sus modelos políticos. Y, por supuesto, ese será un tema que Maduro tendrá en agenda».

Sin embargo, González destaca que no puede pasarse por alto que empresas que estén en manos del gobierno de Maduro tienen dificultades internacionales para operar.

Añade que Monómeros es una empresa internacional «que si bien no está en el mejor momento de exportación de sus productos, debería llegar a ese nivel de producción, pero, a su vez, recibe de otros países los insumos para la producción y eso es otro asunto que deberá aclararse».

González señala que Colombia tiene particular interés en Monómeros, actualmente bajo la administración del gobierno interino, porque abastece más del 40% de sus fertilizantes y además es generadora de empleo y con posibilidad de expansión.

El presidente de la Comisión de Contraloría recordó que la instancia, por unanimidad, le solicitó a Guaidó que reestructurara a Monómeros, una de las condiciones, por cierto, solicitada por la Superintencia de Sociedades de Colombia.

«El presidente Guaidó planteó la reestructuración a la plenaria de la AN pero no estuvo el respaldo, y hubo que esperar el reciente acuerdo aprobado por la plenaria, en el que quedó planteada la opción de la reestructuración, de auditorías externas, no solo de Monómeros sino de otros activos del gobierno interino», refiere González.

Añade que la prioridad sigue siendo Monomeros, «empresa que está muy cuestionada en su gerencia».

El 14 de junio, la AN de 2015 aprobó el proyecto de acuerdo en seguimiento, protección y defensa de los activos de la república en el extranjero recuperados por el gobierno encargado de Venezuela. El acuerdo tuvo los votos en contra de las fracciones de Encuentro Ciudadano y Proyecto Venezuela, y el voto salvado de La Causa R (LCR).

En esa sesión, el jefe del gobierno interino, Juan Guaidó, recordó que, en 2021, no se ha logrado el correcto funcionamiento de Monómeros «producto de la inacción de Pequiven», empresa a la que ha enviado varias solicitudes desde el pasado mes de noviembre solicitándole información clave para reconducir a la empresa.

Añadió que el acuerdo avalado por la AN no va al corazón de la situación. Solicitó, con carácter de urgencia, que la Comisión de Contraloría se pronuncie sobre la presunta contratación del escritorio de Otto Reich por parte de Monómeros.

Lea también: Guaidó y sus aliados sufren «duro golpe» con la victoria de Gustavo Petro en Colombia

 



1.600



Por: Tal Cual Digital
Fecha de publicación: 2022-06-23 06:00:14
Fuente

Apóyanos Compartiendo :
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.