Estalla la ira Piaroa por asesinato de su líder

Presuntos sicarios dieron muerte a Virgilio Trujillo Arana en una calle de Puerto Ayacucho

La muerte de un dirigente indígena a manos de presuntos sicarios en una calle de Puerto Ayacucho, capital del estado Amazonas, desató la ira de la tribu Piaroa que exige el esclarecimiento de los hechos y la detención de los autores de crimen. Las autoridades se preparan a vivir una semana turbulenta.

Dos ONG que monitorean la Amazonía venezolana dijeron que Trujillo recibió dos disparos en la cabeza cuando circulaba por el barrio Escondido, en Puerto Ayacucho. Las circunstancias del asesinato no están claras, pero las organizaciones presumen que se trató de un sicariato.

Trujillo denunció la presencia de grupos armados en la selva, minas y territorios indígenas del pueblo Uwottuja. También alertó sobre la instalación de pistas clandestinas en San Pedro del Orinoco que favorecen, entre otras actividades, el traslado ilegal de oro.

El líder indígena era el testigo clave de una investigación que podría poner fin a la minería ilegal en la región selvática venezolana. La Organización Indígena Piaroas Unidos del Sipapo (Oipus) anunció que se mantiene en asamblea permanente, antes de anunciar acciones a tomar en materia de opinión pública.

El dirigente político Juan Guaidó se pronunció acerca del hecho y responsabilizó al gobierno de lo ocurrido. A su juicio el crimen de Trujillo forma parte de “los padecimientos de las comunidades indígenas por causa de la minería ilegal y (la acción) de los grupos irregulares instalados en sus territorios”.

Las ONG Provea, Observatorio para la Defensa de la Vida (Odevida), Fundación Pares de Colombia y CooperAcción de Perú condenaron el crimen que acabó con la vida de “un luchador contra la extracción de minerales y de la presencia de fuerzas irregulares de la guerrilla colombiana” en la Amazonía.

Trujillo pasa a formar parte de la lista de 32 líderes indígenas y ambientales asesinados entre 2013 y 2021, según cifras extraoficiales compiladas por Odevida. De ese total, 21 murieron a manos de sicarios o miembros de organizaciones guerrilleras colombianas y 11  a manos de efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB)», detalló el escrito.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.