El árbol más viejo de Pekín vuelve a crecer

Un ciprés con una edad estimada de 3.500 años y considerado el árbol más antiguo de Pekín ha recobrado la vitalidad después de estar a punto de morir porque construcciones cercanas entorpecían el crecimiento de sus raíces.

El milenario árbol, que mide once metros y medio y está situado en el distrito suburbano de Miyun, muestra ahora retoños, lo que demuestra que está volviendo a crecer, según expertos citados hoy por la agencia oficial Xinhua.

La circunferencia del tronco del árbol mide algo más de ocho metros y se necesitan 9 adultos tomados de las manos para rodearlo.

Jiang Xin, del departamento forestal de Miyun, explicó que el ciprés tenía dificultades para sobrevivir debido a una valla de piedra adyacente y a una carretera de cemento cercana que impedía que las raíces crecieran, lo que derivó en la desnutrición del ejemplar.

Un equipo de expertos y botánicos de varias instituciones forestales unió esfuerzos para encontrar una solución y finalmente lograron que la carretera fuera re-encauzada más lejos del árbol y que se derribaran las construcciones a su alrededor en un área de 1.400 metros cuadrados.

Para derribar la valla de piedra sin causar daños a las raíces se empleó un método de detección por radar y en mayo pasado se erigió un parque alrededor del árbol que creó un ecosistema forestal propicio para que el milenario ciprés siga creciendo.

De acuerdo a la Comisión municipal para el Reverdecimiento de Pekín, hasta el momento se han establecido en la capital veinte áreas de protección para árboles históricos y esta política se mantendrá en el futuro.

«Los árboles antiguos tienen un importante significado cultural, histórico y ecológico», subrayó Ou Hong, funcionario de dicho departamento.

Las autoridades pequinesas han priorizado en la pasada década la mejora de las condiciones medioambientales y reforestación de la capital, durante mucho tiempo una de las ciudades más contaminadas del mundo y todavía hoy con altos niveles de polución, aunque la situación ha mejorado en los últimos años.

El 1981 el país asiático instituyó el Día de Plantar Árboles, en el que cada año participan millones de personas y con el que se busca crear en ciudades como Pekín «grandes murallas verdes» en las afueras que detengan la arena y otras partículas contaminantes.

También Lee: Shakira revelará las infidelidades de Piqué para ganar la custodia de sus hijos

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.