Venezolana perdió ambas manos en una fábrica de Perú

La venezolana Johana Bastidas Terán, perdió ambas manos mientras trabajaba en una fábrica clandestina de suela de zapatos ubicada en el distrito de Los Olivos, en Perú.

En junio la fábrica había sido clausurada por no tener licencia de funcionamiento ni certificado de defensa civil. Foto: ATV

Bastidas, indicó que la abogada de la empresa le habría puesto “precio” a sus extremidades, reseñó Diario Correo.

Ahora es noticia: ¿Qué pasó con el avión iraní-venezolano retenido en Buenos Aires?  

“Perdí mis dos manos, tanto la derecha como la izquierda. Ya no me puedo valer por mí misma, no puedo hacer nada”, relató Bastidas a ATV Noticias.

De acuerdo con Diario Correo, la migrante tenía un mes trabajando como obrera en la fábrica y laboraba casi 12 horas al día, sin contrato, sin seguro médico ni implementos de seguridad.

La venezolana perdió las manos cuando manejaba una máquina inyectadora de calzados, donde quedaron aplastadas por la prensa durante casi 30 minutos. De esta manera, fueron triturados todos sus dedos y gran parte de las palmas.

“Mi hermana empezó a gritar, al ver como sus manos se iban moliendo, como sus dedos iban sonando sus huesos”, dijo Yenny Bastidas hermana de Johana.

La migrante fue trasladada a una clínica en Surco, donde los médicos no pudieron salvar sus manos, después de ser sometida a cinco operaciones quirúrgicas.

Tras lo sucedido, Bastidas Terán pide una reparación civil. La respuesta de la abogada que representa la fábrica clandestina, Martha Leo, le recalcó que “es mejor que se le pague la indemnización. Acá en el Perú es así”.

Fuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.