Perú: Pedro Castillo cumple un año en el poder en plena crisis política

El presidente de Perú, el izquierdista Pedro Castillo, cumple este jueves un año de mandato con un récord de cinco investigaciones fiscales por presunta corrupción y el pertinaz asedio de un Congreso que exige su renuncia.

El panorama evoca la suerte de los exmandatarios Pedro Pablo Kuczynski y Martín Vizcarra, quienes sobrevivieron a una primera moción de destitución, pero no a una segunda en 2018 y 2020 respectivamente, en medio de choques con el Congreso y denuncias de corrupción.

Castillo, un maestro rural y sindicalista, ha sobrevivido a dos intentos de destitución «por incapacidad moral». Cuando este jueves acuda al Congreso para su primer mensaje anual en el día nacional de Perú, hallará un ambiente más crispado.

La reciente decisión de la fiscal de la nación, Patricia Benavides, de abrirle una nueva investigación por «obstrucción a la justicia» al proteger a tres miembros de su entorno prófugos ha avivado las brasas para un tercer pedido de destitución.

Diversos analistas consultados dudan que logre mantenerse en el poder.

«A los tres meses era evidente que era un presidente inepto y con una vocación por la corrupción muy grande», dijo el analista y economista Augusto Álvarez Rodrich.

La Fiscalía abrió cinco investigaciones contra Castillo, cuatro por casos ocurridos en su gobierno.

Las causas contemplan un presunto tráfico de influencias en la compra de combustible por la estatal Petroperú en 2021 y la supuesta obstrucción a la justicia en la destitución de un ministro de Interior.

También un presunto tráfico de influencias en un expediente de ascensos militares; supuesta corrupción y colusión agravada en un proyecto de obra pública, y por el plagio en su tesis universitaria.

El presidente niega vehementemente todos los cargos.

«No tengo nada que ver con actos irregulares o de corrupción. Soy un hombre honesto y siempre defenderé mi inocencia y honor», escribió en Twitter el 17 de junio.

La fiscalía, que es autónoma e impulsa la megainvestigación del caso Odebrecht que salpicó a otros cuatro presidentes peruanos, considera que hay indicios de que Castillo encabeza «una organización criminal» que involucra a su entorno político y familiar.

Sin embargo, no puede llevarlo a tribunales pues tiene inmunidad hasta el fin de su mandato en 2026.

«El ministerio público es independiente. Ha habido tantos testimonios y acusaciones que parecen estar bien fundados. No creo que estos sean fabricados», dijo a la AFP el analista Michael Shifter, del Diálogo Interamericano, con sede en Washington DC.

«Esto no es ideológico», estimó. «La corrupción no se limita al presidente y el Congreso también está muy involucrado y los miembros del Congreso se han beneficiado. Por eso tampoco quieren que lo destituyan. Quieren que esto continúe. Es una especie de equilibrio perverso».

El politólogo Carlos Meléndez, de la universidad chilena Diego Portales, cree que Castillo está aparentemente rodeado de «aventureros y oportunistas que pactan puntualmente para montar negocios indebidos aprovechando su cercanía con el poder».

El martes, el exsecretario de Castillo, Bruno Pacheco, buscado por cargos de corrupción, se entregó a las autoridades en otro golpe a la imagen del presidente.

Su desaprobación en los sondeos subió a 74%, cuatro puntos más que en junio, según reciente encuesta de Ipsos. El Congreso también queda mal: un 79% lo desaprueba.

Castillo ganó inesperadamente las elecciones al frente de un pequeño partido de corte marxista-leninista con 50,12% de votos, en un reñido balotaje contra la derechista Keiko Fujimori, hija del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000).

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.