¿Qué se necesita para ser «dioses del cielo»? Por: Braulio Jatar Alonso

Para ser “dioses del cielo” no basta tener un sueño de niño, una colección de aviones sobre una repisa o practicar juegos de simuladores de vuelo en tu computadora. Tendrás que pasar muchas pruebas y exámenes

El capitán Damir Yusupov, de 41 años, es un ejemplo de un corazón en combate. Uno de los motores de su avión se averió después de que un ave lo impactara al despegar del aeropuerto Zhukovsky de Moscú, de inmediato tomó la decisión de dar la vuelta y aterrizar, pero, el segundo motor se averió instantes después, dejándolo sin opciones. Sin fuerza en sus motores aterrizó el vuelo A321 de Ural Airlines en un maizal, sola una, de las más de doscientas personas a bordo, tuvo que ser hospitalizada. La palabras del comandante a los medios rusos fueron: “Deseo una rápida recuperación a quienes resultaron lesionados y espero que no tengan miedo de volar”. (Extracto libro «El secreto de los dioses del cielo»)

Los dioses del cielo

Un instante separa el éxito de la tragedia. No lo hace una máquina, ni una computadora, tampoco ninguno de los sistemas de seguridad instalada. Los “dioses del cielo”, hemos dedicado nuestra vida para reaccionar de forma adecuada, cuando llega el indeseado e inesperado, pero previsible momento. Todo se decide con la velocidad del clic de una cámara. Tan corto momento no sabemos si llamarlo tiempo, es la nada y el todo, está potencialmente contenido de una inmensa cadena de eventos. Es hermoso y también terriblemente peligroso, es el juego de dados, sin tiempo para ver el número resultante, pero todo queda grabado para nuestra historia.

El capitán es el primer sospechoso, el de máximo interés en toda investigación de un accidente. No es fácil imaginar una profesión en la que todo queda registrado en dos equipos. Uno graba las conversaciones en la cabina de mando y el otro, la data de la operación del avión. ¿Puedes imaginarte siendo grabado en todo lo que dices y haces? Eso es parte de lo que los “dioses del cielo” sacrifican para ser lo que son. Tienen que entregar parte de su privacidad, a cambio de la vida de los mortales.

Para ser “dioses del cielo” no basta tener un sueño de niño, una colección de aviones sobre una repisa o practicar juegos de simuladores de vuelo en tu computadora. Tendrás que pasar muchas pruebas y exámenes. Los retos serán el muro entre la fantasía y las alas en tu uniforme. Las máquinas no tienen miedo, tampoco tiemblan de pánico, no tienen sentimientos. Una de las más duras realidades es reconocerte cuando estas sometidos a emociones extremas.

Hay quienes se bloquean, paralizan, desmoronan, encolerizan, simplemente no tienen la capacidad de concentrarse en resolver la crisis. Educar la mente usando tu corazón, es el mantra que comparto contigo junto con estas páginas. Recuerda que los “dioses del cielo” somos un grupo que se ha formado en distintas realidades, unos vienen del mundo civil otros del militar.

La amígdala emocional es el centinela de las emociones. En los entrenamientos militares el cerebro se somete a un constante caos, se busca mantenerla agitada, alterada, excitada con la intención deliberada de enfrentarla en sus peores momentos. La tarea es adaptar el cerebro al trabajo que tienes que cumplir. La amígdala es la que toca el botón de pánico dentro de tu cuerpo. ¿Sabes lo que hace la gente cuando el pánico se activa? Sudan, tiemblan, corren o se congelan

.El instinto te secuestra la racionalidad. Estas a disposición del primer nivel de respuesta. En situaciones de combate, en milésimas de segundo, se toma la decisión de disparar o evitar masacrar a un grupo de personas inocentes. Fuerzas especiales son entrenadas con capuchas que cubren la cabeza y que repentinamente son develadas, los ojos se encuentran de repente con un escenario inesperado una y otra vez. Una mujer con un bebe en sus brazos o un asesino con un arma de asalto, son dos contextos totalmente distintos y tienes que decidir qué hacer ante cada uno de ellos. Tu cerebro conectado al corazón deberá tomar la decisión.

Extracto del libro «El secreto de los dioses del cielo» de Braulio Jatar Alonso

Editor Reporte Confidencial / Abogado 18342 / Comunicador SNTP 8248 / Locutor 17210 / Profesor Inteligencias / Escritor / 7 libros amzn.to/2G3W6ja

Preso Político #ONU #OEA

Twitter @BrauliojatarA

Facebook Braulio Jatar Alonso

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.