Cuando es el momento de llevar a un ser querido a una casa de reposo

Cuando surgen dentro del núcleo familiar enfermedades debilitantes que crean dependencia, se genera un fuerte impacto dentro del hogary es en ese momento cuando se requiere la atención e intervención de los especialistas para tomar decisiones sobre qué hacer y cómo garantizar el mejor cuidado y atención para la persona afectada.

Entre las enfermedades que lideran las limitaciones y dependencias en el adulto mayor se encuentran las llamadas enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer,según expone el doctor Aquiles Salas, director médico de la residencia y centro integral paraadultos mayoresHogar la Ponderosa y también director de la Escuela de Medicina Luis Razetti,de la Universidad Central de Venezuela, quien explica que pueden darse otras causas que pueden motivar esa “dependencia”.

Las enfermedades neurodegenerativas tienen diferentes orígenes, pero también pueden existir otras causas que puedan comprometer laindependencia de una persona, como por ejemplo, un accidente cerebro vascular que si bien puede que no la limite neurológicamente, sí lo hacefuncionalmente.Pero, también están los problemas articulares o los cardíacos”.

Salasa se vera que, en el caso del adulto mayor con padecimientos de dependencia, la meta debe ser garantizar la salud y bienestar.

Se debe procurar “hacerlo sentir que todavía son parte de la sociedad, porque lamentablemente se maneja un concepto errado y se toman más en cuenta a quienes están productivos”.

La casa se volvió peligrosa para mamá

Cuando Ana (identidad resguardada) cumplió 58 años, su hijo Raúl (identidad resguardada) comenzó a notar que estaba más “despistada” de lo normal.

Primero comenzó olvidando palabras y ella incluso notaba que no era algo normal porqueera muy activa en su trabajo. Dos años más tarde, su coordinación comenzó a ser más errática, se cansaba y decidió dejar de manejar su carro. Nunca lo asociamos a una enfermedad como el alzhéimer”.

Así describió Raúl el inicio de una enfermedad, queen tan sólo dos años, se hizo crónica, al punto de llegar a considerar su propia casa como un peligro para su mamá. “Aunque mi mamá era independiente al principio, poco a poco empecé con el temor de lo que pudiera pasar si cocinaba, o con las escaleras de la casa de más de 30 escalones y su coordinación tan errática”.

Después de acudir a un médico general fue remitida a un neurólogo y fue cuando vino el diagnóstico: Mal de Alzheimer.

Ana comenzó un tratamiento y su hijo debía salir a trabajar por lo que buscó ayuda con una cuidadora. “Jamás pensamos que el avance de la enfermedad sería tan brusco. Comenzamos apoyándonos en una cuidadora que la alimentaba y le daba sus medicinas, pero pronto le dio el ‘Síndrome del Cuidador’. Ella aún estaba lúcida cuando decidí junto a mi hermana, que está fuera del país, buscar un lugar donde pudieran atenderla mejor”.

Los episodios de paranoia, los malos humores y las crisis de rabia y molestias, además de la falta de sueño,fueron detonantes para que la familia considerara buscar al Hogar La Ponderosa, pues ni los cambios de medicamentos lograban controlarla.

“Buscamos muchos lugares antes de conseguir a Hogar La Ponderosa. La mayoría eran insalubres y no garantizaban atención personalizada. Fue mi hermana la que supo de este lugar y la psiquiatra nos aconsejó sobre los avance de la enfermedad pues ella no está consciente del peligro que corre al tomar algunas decisiones, es una niña” comentó Raúl.

“Desde hace dos años mi mamá está en La Ponderosa. Fue la mejor decisión, por lo amplio de su infraestructura, por la atención personalizada las 24 horas del día y aparte porque le brinda la atención de geriatría y fisioterapia completa que en casa no tenía. Podemos ir cualquier día y a cualquier hora a visitarla y de verdad está en un lugar donde está bien cuidada”.

Ana ha logrado retrasar el avance de la enfermedad que venía galopando, todavía come por sí sola, camina y eso tranquiliza a su familia. “Este es un lugar especializado en la atención de pacientes con alzhéimer, saben cómo tratarla en sus crisis, y lamentablemente, la mayoría de los demás espacios de su tipo en el país, son sólo lugares donde los cuidan, pero no diferencian las patologías que sufren”, culminó Raúl.

Nota de Prensa

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.