#España | mal estratega militar, sádico con sus enemigos y mujeriego

Durante la toma de posesión este domingo del ex terrorista Gustavo Petro en Colombia, el nuevo presidente exigió que le llevasen ante el la espada de Simón Bolívar. La figura del libertador es reverenciada por gran parte de la izquierda latinoamericana y en España, como no puede ser de otro modo, por los dirigentes de Podemos.

Pero Bolívar siempre ha sido un personaje rocambolesco, de esos a los que se le crea un mito que envuelve toda su historia para nunca terminar de contarla por completo.

Nacido en 1783, quedó huérfano al poco de nacer y 20 años más tarde quedó viudo al morir su mujer por fiebres palúdicas. Este hecho marcaría gran parte de su vida, ya que si algo esta certificado es que fue mujeriego y promiscuo como el que más.

Mal militar

Bolívar nunca fue un gran militar. Ni si quiera uno con gran formación. Recibió la instrucción básica, y por parte de la teoría iba bastante justo. Hay un gran mito que sobrevuela la sombra del libertador y es que fue a la escuela de Sorèze, para cadetes. Es mentira. Tampoco estuvo en ningún otro centro militar.

Vamos que era un soldado del montón. Muy venido arriba, eso sí, pero sin más. Conocidas son algunas de sus andanzas fallidas, como cuando tuvo que huir hacia el sur. Antes de la sublevación contra el imperio español, salió escaldado del virreinato de Nueva Granada. El ejército español, destacando el papel del capitán Boves, pudo dar buena cuenta de aquello.

Y además, aunque se le ponga como una figura mesiánica y fundamental en el nacionalismo que desarrollaron los territorios americanos tras la independencia de España, hay que recordar que gran parte de su financiación corrió de manos ingleses. Los anglosajones tenían más de un interés en controlar la zona.

Hasta tal punto estaba bajo la voluntad de los británicos que llegó a cederles Nicaragua y Panamá a cambio de un paquete de 30.000 fusiles y un puñado (menos de 20) barcos de la época. Incluso llegó a plantear entregar Venezuela entera si los Ingleses le protegían.

Se ha borrado su crueldad

Su mala formación militar se equilibraba en el campo de batalla con su crueldad. Algo que, sin embargo, en la historia moderna que se cuenta en Venezuela, Colombia y alrededores no se cuenta en las escuelas ni en los libros de historia.

Bolívar no hacía prisioneros. Él tenía claro que había que acabar con todo aquel que se rendía. Un ejemplo fue en 1813, en la batalla del Tinaquillo. El reguero de muertos que dejó tras de sí no es cuantificable por la gran cantidad de ellos.

Entre los que tuvieron la mala fortuna de caer en sus brazos había cientos de comerciantes del Viejo Continente y miembros de la clase burguesa.

Tan sólo unos meses más tarde acabó a machetazo limpio con 600 soldados españoles en Acarigua. Cabe resaltar que se habían rendido previamente, pero como ya hemos mencionado Bolívar no hacía prisioneros. Para rematarlos les estrellaba la cabeza con piedras de gran tamaño.

Promiscuo y mujeriego

Los cronistas de la época sí dejaron constancia de la ajetreada vida de cama de Simón Bolívar. Al pareces contaba con un verdadero ejército de hijos repartidos por medio mundo, y de mujeres que lloraban las falsas promesas de casarse con ellas en un futuro. Pero Bolívar siempre huía del lugar de los hechos para no volver. Jamás reconoció a ninguno de sus hijos, por lo que tampoco les dejó legado ni herencia.

Famosas fueron sus aventuras por Italia, la misma España que atacó, Ecuador, Colombia y Venezuela. Incluso el arzobispo de Caracas de la época tuvo que pedirle que por favor no arramblase con el honor de las mujeres inocentes y vírgenes que se cruzaban en su camino.

Simón Bolívar falleció el 17 de diciembre de 1830. La causa más probable fue la tuberculosis, fruto de una tos crónica.

Por: Ok Diario
Autor: OKDIARIO
Fecha de publicación: 2022-08-08 15:29:27
Fuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.