▷ Análisis del politólogo: Aunque predominantemente populista se avizora impredecible el mandato de Petro #9Ago

La asunción de Gustavo Petro a la presidencia de Colombia, efectuada el domingo en la plaza Bolívar de Bogotá, ha originado preocupación en los sectores económicos, en las clases media y alta, y en los políticos que le adversan, al observar su primer acto público en el ejercicio público.

Así lo advierte el politólogo larense Jhotani Medina, quien reside y trabaja en Bogotá, quien presenció directamente la toma de posesión del nuevo mandatario.

Lea también: Gustavo Petro asume oficialmente como presidente de Colombia

Los hechos más resaltantes de ese evento indican, en los actuales momentos, que su mandato comienza muy mal por su comportamiento de gobernante arbitrario,  despótico, despreciativo, insensato, prepotente, contradictorio y contumaz.

Lo que más llamó la atención es su espíritu demagogo y predominantemente populista, que superó las características de Juan Domingo Perón, Fidel Castro y Hugo Chávez.

Colocó como personajes principales a chicheros, vendedores de frutas y verduras, así como a otras personas que se dedican a la economía informal, por encima de los alcaldes, a quienes hizo trasladar en bus y los dejó en la parte baja frente a la tarima del sitio donde él se encontraba.

No saludó, ni se refirió en ningún momento, a Samantha Power, administradora de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo  Internacional (USAID), desconociendo la importancia de que ella representaba al gobierno de los Estados Unidos,  primer socio comercial, político y estratégico de Colombia.

Dejó al rey de España, Felipe VI; y a los presidentes Mario Abdo (Paraguay), Guillermo Lasso (Ecuador),  Xiomara Castro (Honduras), Luis Abinader (República Dominicana), Luis Arce (Bolivia) y Gabriel Boric (Chile), así como a la vicepresidenta de Bolivia, Dina Boluarte; y al canciller de México, Marcelo Ebran  que asistieron al acto, llevando sol, durante una hora, aproximadamente, porque había paralizado la ceremonia en disputa con el presidente saliente,  quien se había opuesto a sacar la espada de Bolívar del Museo Histórico para el ceremonial.

Ese mismo hecho constituyó una acción de contumacia porque la espada fue hurtada por el  Movimiento 19 de abril, al cual él perteneció, durante las actuaciones de este grupo terrorista en 1985. Al final, una comisión militar llevó hasta la plaza Bolívar el arma.

Irrespeta a la Corte Suprema de Justicia, la cual fue atacada e incendiada en noviembre de 1985 con saldo de 97 muertes. La acción fue perpetrada para quemar los expedientes de los extraditables del cartel que dirigía Pablo Escobar.

Hizo pasar un video sobre la también guerrilla terrorista y traficante de drogas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), para elogiar la lucha armada.

Después hizo ver un video relacionado con las Fuerzas Armadas de Colombia, haciendo sentir que  éstas estaban por debajo de la insurgencia guerrillera, en la cual él participó.

En su discurso utilizó el mismo lenguaje de su amigo desaparecido Hugo Chávez Frías, haciendo énfasis en la “soberanía alimentaria”, la misma que ha seguido usando Nicolás Maduro a lo largo de su mandato.

Exigió los “fondos del mundo” para pagar los daños a la Amazonia y habló de preservar el ambiente.

En ningún momento mencionó la situación en que se encuentran 2.830.000 venezolanos en Colombia, censados por las autoridades, que están a la expectativa en cuanto a su permanencia en ese país.

Tampoco se refirió a la situación económica, sobre todo a la inflación que se halla en etapa galopante. La harina, que estaba en 2.100 pesos estaba hoy en 5.200 pesos, y la gasolina subió de 7.900 pesos a 9.600 pesos, para citar sólo dos rubros de gran demanda.

Señaló que no es la droga producida en Colombia la que es consumida en los Estados Unidos, sino de otras regiones.

En este mismo sentido mostró sutilezas en el combate a las drogas y a diseñar un programa para que los niños no se vean involucrados en el consumo de sustancias ilícitas.

La ausencia de Nicolás Maduro fue considerada por especialistas en seguridad por el temor de que el mandatario venezolano pudiera ser detenido en territorio colombiano, donde existe una fuerte presencia de funcionarios estadounidenses.

Mientras que la ausencia del mandatario nicaragüense Ortega se estima que se debe al conflicto revivido por las islas

Por otra parte, sólo Ernesto Samper y César Gaviria, expresidentes de Colombia, estuvieron presentes en el acto de investidura. Ni Juan Manuel Santos, Álvaro Uribe, Iván Duque y Andrés Pastrana, asistieron.

Al mismo tiempo, Juan Manuel Galán, hijo del asesinado candidato presidencial Luis Carlos Galán, anunció que el Nuevo Liberalismo haría oposición a Petro. Igualmente se declararon en esa condición las senadoras María Fernanda Cabal y Paola Holguin.

Decisiones como éstas hacen visualizar que Petro tendrá una fuerte oposición, ya que tiene mayoría en el Senado, pero no lo suficiente para hacer las reformas que se propone. Sin embargo, su gobierno es impredecible por su propio comportamiento en la toma de posesión, donde demostró que se pinta como demagogo, populista y autoritario, terminó sus declaraciones el politólogo Medina al ser entrevistado por El Impulso.

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

Por: El Impulso
Autor: Pacífico Sánchez
Fecha de publicación: 2022-08-09 12:37:05
Fuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.