CAOS Y LEYES DE AHORA Por Alejandro Prado Jatar

Todo lo que tenemos en el universo es lo que hubo, lo que hay y lo que habrá. Será así eternamente porque la energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma. Ese es el fundamento de la PRIMERA LEY DE LA TERMODINÁMICA. Con esa verdad indiscutible, quedademostrado que el tiempoapenas es un factor tangencial, ya que solo actúa en la transformación de algo que nunca se acaba. Visto así, el tiempo es una fugaz ilusión porque la energía no nace, tampoco tiene pubertad y mucho menos envejece.

La SEGUNDA LEY DE LA TERMODINÁMICA. indica que la entropía es un flujo de caos controlado, de una energía concentrada a una más dispersa. Es algo como tener una torta entera de diez kilocalorías, para luego cortarla en diez pedazos y llevarle a ustedes diez fracciones separadas de una kilocaloría por pieza. Al moverlas, yo necesito energía para cargar con esos trozos y me como un pedazo. Obvio que ahora entrego nueve segmentos individuales de una kilocaloría, pero si sumo la fracción de energía metabolizada por el traslado, pues sigue siendo un total de 10 kilocalorías.

Por más que exista la misma valía, hay un décimo de energía que ahora está disperso en caos.Es imposible recoger la fracción desordenada porque necesitaríamos más energía (harina, huevos, azúcar, chocolate, gas para el horno, etc…) y, termodinámicamente, estaríamos fuera de balance. Es decir, incumpliendo con la primera ley.

A fin de evitar que siga el caos y se consuman todos los pedazos de torta para nuestro metabolismo o que se oxide por acción de microbios, es obligatorio bajar la temperatura a un nivel conocidoen física cuántica como:“cero absoluto”. Tal condición equivale a enfriar un cuerpo a -(menos) 273,15 grados Celsius. No obstante, la TERCERA LEY DE LA TERMODINÁMICA señala que esa temperatura tan fría jamás podrá ser alcanzada. Para que eso se logre,las partículas atómicasy subatómicasdeberían estar sin movimiento. O sea, una condición cuántica imposible.

Basado en los tres enunciados anteriores, concluimos que el caos, aún siendo limitado, siempre existirá.

Queda el “asunto abierto” para cuando dejemos este mundo de planos físicos y tiempo relativo. Sin embargo, para no dejar este ensayo ausente de corolario, podemos inferir que: dando como cierto que el alma no tiene masa, puesesas tres leyes dejarán de ejercer sobre nosotros. Ante tal conjetura y sin ningún peso molecular involucrado, entonces seremos capaces de viajar más rápido que la velocidad de la luz y así escoger a nuestro antojo vivir en paz, con orden y sin relojes…Un axioma en donde no habrá final y todo será comienzo.

Postdata:Confieso que no fue fácil escribir un ensayo de ciencia con menos de 500 palabras y en una sola página.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.