Fue horrible, en cuestión de minutos creció

1443236

Caracas .- “Fue horrible, porque en cuestión de minutos creció, se salió y nos agarró de sorpresa. Estaba alto, pero como en otras oportunidades también ha pasado, por eso no se había salido”, contó a el equipo de El Pitazo la comerciante y residente del barrio La Línea en Petare, Daniela Davis, sobre el desbordamiento del rió Guaire registrado este miércoles, 10 de agosto.

Davis vive desde hace cuatro años en esta zona caraqueña y por primera vez le toca enfrentar esta situación. Comentó que debido a la crecida del cauce del Guaire perdió dos neveras que fueron alcanzadas por el agua, y mercancía como caramelos, chucherías y cigarrillos que vendía en la cava de una camión de carga improvisada donde tenía una agencia de loterías.

Lodo y electrodomésticos dañados es lo que dejó el desbordamiento del río Guaire en Petare | Foto: Ronald Peña

Lo mismo le sucedió a Leonel Garrido, habitante de el barrio La Línea desde hace más de 20 años, quien ya ha enfrentado otros eventos parecidos, pero que en esta ocasión no se escapó de perder cocina, ropa, colchones, televisores, microondas y otros electrodomésticos que no le dio oportunidad de ubicarlos en zonas altas para evitar los embates de la crecida de este cauce.

Subió como 1,5 metros pero mi casa está en alto, sino los daños pudieron ser mayores”, dijo Garrido, quien además destacó que su vivienda es una de las que suele estar más afectada porque está ubicada a orilla de calle justo al frente del río.

El petareño Garrido relató que durante su tiempo en esa residencia le ha tocado enfrentar de cuatro a cinco situaciones similares y es una de las razones que le permitió actuar de forma calmada y no preocuparse.

Asimismo, otro habitante del barrio La Línea, identificado como Henry Hernández, recalcó que desde hace cuatro años no se registraba el desbordamiento de este afluente porque anteriormente crecía anualmente.

Hernández destacó que tiene 60 años viviendo en este lugar, por esa razón para él es difícil cambiar de casa o la ubicación de su taller de latonería e instalación de equipos eléctricos. Fue en esa zona donde su madre, Jovita Gutiérrez, lo crió y donde ella tenía una bodega, el mismo local en el que hoy perdió toda su mercancía, alimentos y enseres producto de la crecida del Guaire.

Con palas, así limpiaban los vecinos del barrio La Línea los restos dejados por la crecida del río Guaire | Foto: Ronald Peña

Esta situación causó tristeza y desilusión en Davis, quien admitió que lo primero que hizo fue sentarse a llorar. “No encontraba por dónde empezar a recoger porque imagínate, ¿en cuánto sale una nevera y las cosas que uno compra?”, se preguntó.

Sin embargo, para el latonero Hernández, pese al mal rato, su lema es: “Pelear, así sea con uno mismo. Lo que venga hay que afrontarlo”.

Los afectados con el desbordamiento contaron con la suerte de que justo este miércoles les llegó el suministro de agua, con el cual solo cuentan dos días a la semana y fue así como pudieron simplificar las labores de limpieza de sus casas, calles y aceras que quedaron tapadas con una capa de lodo gris oscuro procedente del río Guaire.

Katherine DonaVista_2

Katherine DonaVista_2

Por: El Pitazo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.