Misión Negra Hipólita atiende a los indigentes con criterio policial

La misión fundada por Hugo Chávez en 2006 con el objetivo de atender los problemas de exclusión y miseria, ha derivado en planes que restringen la libertad de las personas que se supone debe rehabilitar. El director general de la Asociación Civil Convite, Luis Francisco Cabezas, explica que los centros de atención para personas en situación de calle, bien sean de Negra Hipólita o de otras organizaciones, deben contar con atención psicológica, psiquiátrica, toxicológica, y un enfoque integral que no estigmatice a quienes viven en la indigencia


El pasado 2 de agosto, un revuelo en redes sociales dio cuenta de un grupo de hombres que huyó de una de las sedes de la Misión Fundación Negra Hipólita. Las versiones informaron que salieron del centro de rehabilitación vestidos con monos azules, algunos descalzos y con la cabeza rapada.

Fueron vistos en la Cota Mil y, por medio de Twitter, se reportó que funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y efectivos de PoliSucre se movilizaron para encontrarlos y llevarlos de nuevo a las instalaciones.  

Este jueves, 11 de agosto, el centro Negra Hipólita, ubicado cerca del Terminal de Oriente en el Área Metropolitana de Caracas, contaba con vigilancia de la Policía de Sucre en su estacionamiento (una camioneta y un par de funcionarios), además del personal de seguridad propio del lugar.

De acuerdo con cálculos de Google, estas personas caminaron unos cuatro kilómetros por la autopista, desde la sede de Negra Hipólita hasta la Cota Mil, donde fueron vistos.

Lea también: Ausencia de datos oficiales no permite determinar en cuánto está la deserción escolar

Centro Negra Hipólita Terminal de Oriente

Un trabajador de la Misión Negra Hipólita, que prefirió no ser identificado, contó a TalCual que los que abandonaron el lugar fueron aproximadamente unos 17 y no 150 como se reportó en redes sociales; pero que todos fueron llevados de vuelta a la sede, donde solo reciben hombres con alguna discapacidad. 

También aseguró que la estadía en estos centros es «voluntaria»; pero reveló que existe una orden presidencial —desde hace unos 15 días— para «recoger a todo aquel que encuentren en la calle; bien sea en estado etílico, consumiendo drogas o que tenga alguna discapacidad». 

Dicha ordenanza, que aplicará al municipio Libertador (Distrito Capital), aun no ha entrado a discusión en el Concejo Municipal. «Debe estar en fase de proyecto», señala el concejal José Gregorio Cáribas, de Un Nuevo Tiempo.

Objetivo: luchar contra la exclusión y miseria

El 14 de enero de 2006, Día de la Divina Pastora, el entonces presidente Hugo Chávez, desde el Teatro Teresa Carreño, anunció la creación de la Comisión Presidencial Misión Negra Hipólita (MNH) mediante el Decreto N° 4.210. En ese evento nocturno se congregó a representantes de todos los poderes públicos, civiles y militares, y hasta del cuerpo diplomático. No faltaron los testimonios de «rehabilitados» y rescatados de la indigencia.

El decreto estableció que el objetivo de la MNH es «coordinar, promover y asesorar todo lo relativo a la atención integral de todos los niños, niñas, adolescentes y adultos en situación de calle, adolescentes embarazadas, personas con discapacidad y adultos mayores en situación de pobreza extrema».

En el mismo acto juramentaron a los miembros de los comités de protección social responsables de ejecutar el programa y las instrucciones de Chávez para ellos ese día fueron: «Los comité de protección social deben comenzar haciendo un censo, no nos vamos a conformar con trabajar… no que ya tenemos aquí cinco niños, bueno cinco niños es muy importante, pero hay que ir como se dice en términos militares «peinando el terreno» paso a paso, milímetro a milímetro, quebrada a quebrada, campo a campo, calle a calle, hasta el último rincón de allá del cajón de Arauca apureño y más abajo y más abajo».

«Comiencen a buscar los problemas de la exclusión y de la miseria, los que viven en la miseria más cruda (…) en cada estado tiene que haber un grupo de personas dedicadas a la Misión Negra Hipólita en cada estado tiene que haber una comisión estadal Negra Hipólita en cada municipio, una comisión municipal Negra Hipólita», dijo Chávez en ese acto de lanzamiento.

El primer organismo de adscripción de la MNH fue el Ministerio de Participación Popular y Desarrollo Social, entonces a cargo del general en jefe Jorge Luis García Carneiro, ya fallecido; luego pasó a depender del Ministerio de Participación y Comunas. Actualmente depende del Ministerio del Despacho de la Presidencia de la República.

Lea también: Cheo Carvajal: Más que gobernable, Caracas debe ser justa y vivible para la gente

Hugo Chávez conversa en el centro de Caracas con una persona en situación de calle (2006)

Pérdida de libertad

Los objetivos fundacionales de la Misión Negra Hipólita son de asistencia social, pero en la práctica han derivado hacia un perfil que se aproxima a centros de reclusión judicial donde los internos han perdido su libertad.

Una trabajo especial de grado presentado ante la Escuela de Psicología de la Universidad Central de Venezuela, elaborado por el tesista Raniero Campos en 2018, incluye testimonios de recluidos que se quejan de que no se les permite abandonar las sedes, aunque la naturaleza de esa asistencia debe ser recibirla voluntariamente.

La monografía es de acceso público en el repositorio Saber UCV. Para ese momento, Campos indica ser trabajador activo de la MNH, sin embargo, dice haber tenido obstáculos para realizar las entrevistas y debió completarlas fuera de los locales, lo que redujo el número de testimonios.

«Actualmente, no existen estimaciones acerca de la cantidad de personas en situación de calle en la Ciudad de Caracas. La información manejada sobre las cifras varía según el organismo que las recabe. Según datos del extinto Ministerio de Protección Social, para el año 2008, existían en el Área Metropolitana Caracas alrededor de 3000 personas en situación de calle. Según la Fundación Misión Negra Hipólita, basándose en el conteo por parroquias del municipio Libertador en el año 2013, hay alrededor de 6670 personas en situación de calle y a su vez el Instituto Nacional de Estadística en el mismo año registro 3182 personas en situación de calle», se lee en la investigación titulada Caracterización de la Fundación Misión Negra Hipólita. Una aproximación desde la experiencia del usuario.

«Fui solamente con la intención de curarme la condición médica que tenía, pero conocí un grupo de trabajadores sociales y psicólogos que me apoyaron y reflexioné y me fui dejando absorber por lo que en realidad necesitaba, allí encontré una familia, entonces llegué ahí y vi, esto es una cárcel, esto es igualito a un penal, esto aquí no tiene ni patas ni cabeza, que voy a hacer yo aquí, entonces dije, voy a recuperarme y luego me voy» (página 80).


«Y en la calle es que uno ve los operativos, las captaciones y todo eso , el peo es que obligado uno no puede hacer las cosas porque no sale pues, cuando estaba García Carneiro a mí me montó la guardia en el autobús de la misión, me montaron pues me apuntaron con un fusil y dale pa’ allá, no joda ese día se me pasó la pea que tenía encima y todo imagínate el cague que yo toda mi vida nunca me han gustado las pistolas ni nada de eso» (página 81).


«No hombre eso es horrible que digo bueno, prefiero dormir en la calle o en una cochinera eso es feo, oyó, no se lo deseo ni a mi peor enemigo, eso estuvo mal hecho, no se ahí que le pasó al gobierno… me da sentimiento y todo es como impotencia como si estuviese preso… es fuerte pues…no. Y el olor eso era lo peor, ahí duré un día, una noche pues, en la mañana como pude, que ya no había tantos guardias, agarré y me escapé, a un muchacho y todo que también se escapó lo agarraron a golpes y todo fue feo y pensándolo así ya después pues, al tiempo por eso es que yo no quería nada con la Misión esa experiencia fue fuerte, después ellos iban cerca del barrio y le caían a charla que allá te tratan bien, que te dan comida que esto y lo otro, que te dan ropa, eso me dejó pensando bastante, no sé porque uno se siente como te explico, no sé, humillado así como lo peor ni siquiera a un perro lo tratan así mira que te puedo decir esto es una locura y vamos a estar claros de que es así”. (Página 81)

La citada investigación también recoge testimonio de personas que dicen estar agradecidas por el trato recibido.

La alcaldesa Carmen Meléndez mencionó en abril de este año que implementarían el «Plan Vulnerabilidad Cero» para la atención de personas en situación de calle, solo en Caracas, con la intención de reinsertarlos en la sociedad.

 

El trabajador de Negra Hipólita, que admitió no estar autorizado para dar información, reveló que en el lugar hay casi 300 personas a quienes se les garantizan las tres comidas, servicio médico de acuerdo a la patología que tenga el paciente y que cuando han tenido más hombres recluidos han alcanzado casi los mil.

No hay política para la indigencia

Consultado sobre la evolución de la Misión Negra Hipólita, el director general de la Asociación Civil Convite, Luis Francisco Cabezas, expone que «ser adicto no es un delito, ni ser alcohólico es un delito; y cambiar la situación de adicción deber ser una decisión voluntaria porque no se puede agarrar a la gente y obligarla porque la estás secuestrando y la estás apresando».

Cabezas sostiene que el problema con las personas en situación de indigencia es que «nunca ha habido una política integral a través de la cual se aborde la situación de calle».

Detalla que, la mayoría de las veces, la política de asistencia social se ha manejado de forma policial, desde la represión, como si todos fueran maleantes, de cortarles el cabello, de bañarlos, «y eso es contrario a la dignidad humana porque una persona que esté en la calle no necesariamente es un delincuente, una amenaza, no tiene siempre un problema mental; sino que por diversas circunstancias, muchas asociadas a adicciones, está en la calle».

Cabezas dice que en las calles más que todo se ven jóvenes y personas mayores, casi siempre en grupos porque constituyen vínculos y pasan a ser como familia. Resalta que en caso de que haya internamiento siempre debe ser una decisión voluntaria.

Sobre las políticas que hasta los momentos han existido en el país para atender a personas en situación de calle, el representante de Convite considera que «no apuntan a tratar de brindar alternativas en el tratamiento de las adicciones; bien sea desde el punto de vista psicológico y farmacológico». 

Lea también: Hablar con niños, niñas y adolescentes es clave para cuidar su salud mental

Negra Hipólita

En el país sigue sin haber acceso a datos oficiales sobre cuántas personas están en situación de calle ni cuántas están en centros de atención. Dada la situación económica nacional, es evidente que la cifra crece.

Al tratar de indagar, en la sede principal de la Misión Negra Hipólita cuántas personas están recluidas allí, una trabajadora del lugar dijo a TalCual que «esa cifra es confidencial».

En febrero de 2019, la ONG Regala Una Sonrisa registró mediante el desarrollo del programa «Estamos en la calle» que más de 5.000 personas vivían en situación de calle en Caracas.

De la misma manera, Cabezas dice que no cree que exista una política de la Misión Negra Hipólita de captación de personas en situación de calle porque no tienen dónde tenerlos. A su juicio, es una política más policial, más represiva. 

El director de Convite manifiesta preocupación por las personas que huyeron del centro la semana pasada «porque lucían bastante flacos». Añade que hay que preguntarse si realmente permanecen bajo su voluntad, pues de lo contrario no abandonarían la sede de MNH. Además, estaban rapados, uniformados, a lo que se suma la manera cómo fueron recapturados; «algo muy propio de las cárceles». 

«¿Tiene (Negra Hipólita) una política muy similar a la política de los centros de reclusión penitenciario? porque esas personas no son delincuentes».

Para Luis Francisco Cabezas, los centros de atención para personas en situación de calle deben contar con atención psicológica, psiquiátrica, toxicológica, y un enfoque integral que no estigmatice a quienes viven en indigencia. 

«Lo importante es que desde el Estado se brinden alternativas bien pensadas, sin tratar de caer en el enfoque represivo porque así no se va a lograr nada», concluye el director de Convite.

Lea también: OMS: Hasta 20 años pueden acortar la vida la esquizofrenia u otra enfermedad mental grave



511



Por: Tal Cual Digital
Fecha de publicación: 2022-08-14 06:00:22
Fuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.