Jefe de la ONU viajará a Ucrania para reunirse con Zelenski y Erdogan

El cruce masivo de migrantes venezolanos -documentado a partir de agosto- desde la isla de San Andrés, jurisdicción de Colombia, hasta Corn Island, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS), empieza a registrar tragedias. Dos embarcaciones, con al menos 32 personas a bordo, la mayoría de origen venezolano, naufragaron el 5 y 8 de agosto.

Por Confidencial

CONFIDENCIAL conoció -por información de familiares y medios locales de Bluefields- que 28 de las personas que iban en estas embarcaciones fueron rescatadas y cuatro siguen desaparecidas, entre ellas: los tres migrantes venezolanos Eduard Alfonso Rojas, Silverio Colmenarez, y Leonel Páez; y el migrante ecuatoriano Carlos Bonilla Peñafiel.

Régimen de Maduro confirmó llegada de insumos para reponer medicamentos que se incendiaron el IVSS de Antímano

El primer naufragio ocurrió el 5 de agosto pasado. Una embarcación zarpó, a eso de las 8:00 p.m., desde la Isla San Andrés, con 22 personas a bordo, la mayoría migrantes venezolanos que tenían el objetivo de cruzar por Nicaragua en ruta hacia Estados Unidos. Sin embargo, tres horas después la lancha presentó desperfectos que la terminaron volcando cerca de las costas del Cayo Albuquerque.“El domingo, 7 de agosto, nos contactó una de las sobrevivientes y nos contó el desastre. Nos dijo que aproximadamente a las once de la noche se percataron que a la lancha se le estaba metiendo agua, intentaron sacarla para poder continuar pero debido al fuerte oleaje se volteó y todos cayeron al agua. Se aferraron a la lancha ya volteada y así estuvieron flotando cerca de tres horas más hasta que se hundió completamente”, relató uno de los familiares de Eduard Rojas a CONFIDENCIAL.

“Una vez hundida la lancha, el capitán de la embarcación los animó a nadar ya que se encontraban cerca de las costas del Cayo Albuquerque. Comenzaron a nadar con mucha fe, pero se les dificulta el camino, ya que por la oscuridad no veían la costa, además, se encontraron con arrecifes, que les ocasiona lesiones, y algunos del grupo decidieron quedarse ahí esperando a ser rescatados, y otros cuatro decidieron continuar nadando para llegar al Cayo y pedir ayuda. Lograron su objetivo de llegar y se encontraron a unos pescadores que fueron en búsqueda de los demás, pero cuando se reunieron se dieron cuenta que faltaban las cuatro personas”, añadió.

Explicó que como familia se contactaron con las autoridades colombianas y nicaragüenses, urgiendo que sigan la búsqueda que iniciaron los pescadores, pero solo les dicen: “estamos haciendo nuestra búsqueda”, y no les detallan ningún avance.

“Desde Venezuela pedimos, por favor, que las autoridades continúen con las labores de búsqueda, que no cesen”, urgió el familiar.

Lea la nota completa en Confidencial

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.