Diabetes: Cómo es la tecnología que monitorea la glucosa

Un estudio argentino evaluó en 5.000 pacientes los resultados del sistema flash, un dispositivo sin necesidad de pinchazos. Cómo funciona y por qué facilita la medición.

En el mundo, más de 450 millones de personas padecen diabetes y se estima que el 40% de los enfermos no controla sus niveles de glucosa con la frecuencia recomendada, lo que dificulta la atención médica de la patología.

Ahora, un estudio en 5.000 pacientes con diabetes realizado en Argentina demostró que el monitoreo más frecuente de glucosa está asociado a una menor cantidad de tiempo en el que los niveles de glucosa se encuentran por debajo o por encima de lo recomendado, lo que representa un mejor control de la enfermedad.

Los participantes del estudio utilizaron para la medición el sistema de tecnología flash, que no requiere pincharse los dedos. La Revista Argentina de Endocrinología y Metabolismo premió a la investigación como la mejor publicación de 2021.

La investigación, hecha por expertos argentinos, analizó los datos recolectados en dispositivos de más de 5.000 pacientes. Se observó que los participantes del estudio monitorearon sus niveles de glucosa en promedio 14,5 veces por día, un dato que contrasta con las 4 o 5 veces de los pacientes que se controlan mediante las tiras reactivas tradicionales.

El sistema flash consiste en un sensor pequeño que dura hasta 14 días, se coloca en el brazo y, minuto a minuto, mide los niveles de glucosa mediante un pequeño filamento que se coloca justo debajo de la piel (cortesía: Laboratorio Abbot)

Aumentar la cantidad de mediciones diarias implicó un mejor control de la diabetes de los participantes del estudio, ya que se observó que los usuarios de esta tecnología (en el estudio se utilizó el sistema flash FreeStyle Libre de laboratorios Abbot) mejoraron sus niveles de hemoglobina glicosilada estimada (un indicador que muestra el promedio de la glucemia durante los últimos 3 meses) y además permanecieron más tiempo con sus niveles de glucosa dentro de los objetivos terapéuticos, lo que se conoce como “tiempo en rango”.

El porcentaje de tiempo en rango revela componentes críticos del control glucémico que no es posible ver con la medición tradicional de la hemoglobina glicosilada. No son valores antagónicos, sino que se complementan y se potencian”, afirmaron los doctores León Litwak y Matías Ré, dos de los autores del estudio “Real-world flash glucose monitoring in Argentina”.

Investigaciones previas habían revelado que, a nivel mundial, 4 de cada 10 pacientes no se miden la glucosa con la frecuencia recomendada. Las razones detrás de esto son múltiples: el dolor del pinchazo, incomodidad, olvidos o falta de tiras reactivas.

“Sabíamos que aquellos pacientes que utilizaban la tecnología flash controlaban sus niveles de glucosa con mayor frecuencia y que eso redundaba en un mejor manejo y mayor control de su enfermedad, pero era algo que hasta ahora no estaba demostrado en una investigación de gran escala con un número significativo de pacientes. Hoy nos complace contar con esta evidencia, los resultados fueron contundentes y superaron nuestras expectativas más optimistas”, afirmó el doctor León Litwak, médico diabetólogo, asociado del Servicio de Endocrinología, Metabolismo y Medicina Nuclear del Hospital Italiano de la Ciudad de Buenos Aires.

El especialista destacó que no es habitual contar con cifras locales representativas y esta investigación nos brinda datos reales que nos permiten tomar decisiones hacia el futuro. Esta publicación acercará la información a todos los profesionales que aborden la diabetes y confiamos en que contribuirá a que más personas con diabetes accedan a un mejor control de su glucosa.

Para el estudio, se evaluaron los datos del sistema flash FreeStyle Libre de laboratorios Abbot, que consiste en un sensor pequeño que dura hasta 14 días, se coloca en el brazo y, minuto a minuto, mide los niveles de glucosa en líquido intersticial mediante un pequeño filamento que se encuentra colocado justo debajo de la piel. Para medir la glucosa, simplemente se acerca el smartphone con la aplicación FreeStyle Libre Link (gratuita) o un lector del tamaño de un celular pequeño.

Tras cada escaneo, el paciente puede ver su nivel de glucosa actual, una flecha de tendencia que le indica hacia dónde está yendo su glucosa y un historial de las últimas 8 horas. Toda esta información, junto con el resto de los reportes que crea el sistema, le permite tanto a los pacientes como a los profesionales de la salud tomar mejores decisiones sobre los tratamientos.

En Argentina, 1 de cada 8 (12,7%) de los mayores de 18 años tiene diabetes según los resultados de la 4° Encuesta Nacional de Factores de Riesgo difundidos en 2019 (Getty)

“Ya en la experiencia en la vida real con nuestros pacientes observábamos mejoras en aquellos que utilizaban esta tecnología. Ahora, el estudio nos permite validar y respaldar con evidencia científica lo que veíamos diariamente en los consultorios”, afirmaron los autores de la investigación.

“El control de la glucosa es un pilar fundamental en la diabetes. Tradicionalmente, muchas personas no logran una correcta medición y eso ya condiciona el abordaje. Contar con esta herramienta importante, que ahora además demostró empíricamente brindar un beneficio real en el tratamiento, es muy positivo de cara al futuro de la diabetes”, describió el doctor Matías Ré, médico diabetólogo del Hospital Italiano de La Plata y del Hospital Interzonal San Juan de Dios.

Las personas con diabetes conviven con una enfermedad crónica y deben modificar sus hábitos alimentarios y de actividad física, acudir a controles periódicos y, en la mayoría de los casos, recibir medicación. “Poder aliviar uno de los aspectos de su condición y con algo tan frecuente como evitar los varios pinchazos diarios en los dedos, sin dudas contribuye a mejorar la calidad de vida y, en definitiva, a un mejor control de la enfermedad”, destacó el doctor Ré.

“Podemos afirmar, basados en evidencia, que la tecnología flash del sistema FreeStyle Libre es una aliada en el control de la diabetes, ya que el monitoreo continuo le permite al paciente y a su profesional de la salud tomar decisiones terapéuticas que ayudarán a evitar los potenciales daños atribuibles a un deficiente control de la enfermedad en el tiempo”, subrayó el doctor Litwak.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.