Se implantó un chip para abrir su Tesla con solo acercar su mano

Entusiasta de la tecnología, pero seguramente también un poco olvidadizo, Brandon Dalaly decidió ponerle fin a eso de perder tiempo en buscar las llaves del auto y tomó una medida drástica: se implantó un chip bajo la piel para abrir su Tesla con solo acercar su muñeca a la puerta.

El joven estadounidense decidió someterse a una cirugía menor en el dorso de su mano derecha para colocarse el VivoKey Apex, una pequeña pieza apenas más grande que un grano de arroz que se basa en la tecnología de comunicación de campo cercano (NFC, por sus siglas en inglés). Este avance se puede utilizar para cualquier función que involucren el intercambio de datos entre dispositivos, como por ejemplo realizar pagos con el teléfono celular, marcar tarjeta en el trabajo u ofrecer datos biométricos de las personas al instante.

«La empresa tiene su propia tienda de aplicaciones, que se pueden instalar de forma inalámbrica en el cuerpo con estos chips. Y una de ellas resultó ser una tarjeta llave de Tesla, así que fue la primera que me descargué», explicó Dalaly, sin vueltas.

Aunque su función para facilitar el acceso a un vehículo sí pueda resultar novedosa y extrema para el usuario promedio, lo cierto es que la implantación de chips es un fenómeno que crece a ritmo sostenido en todo el mundo. Esa evolución encuentra explicación en lo sencillo de su puesta a punto: no precisa baterías, la intervención dura apenas unos minutos, y el estar recubierto por una cápsula basada en sustancias biocompatibles, aseguran los expertos, hace que sea fácilmente aceptado por el tejido humano y no traiga consigo ningún riesgo de salud ni efectos secundarios.

Cómo se implanto el chip que usa para abrir su Tesla

El estadounidense Brandon Dalaly se sometió a una cirugía menor para llevar la llave de su auto bajo la piel.

Esos argumentos son los que convencen a los curiosos de probar cómo es la vida más parecida a la ciencia ficción que puedan tener a su alcance. Y Dalaly es uno de ellos, pero por partida doble: tiempo atrás ya se había implantado un chip en la otra muñeca, con el que abre la puerta de su casa y almacena datos personales, como contactos e historial médico.

“La idea general era tener la llave de mi casa en la mano izquierda y la del auto en la derecha”, precisó el joven, que compartió todo el proceso en sus redes sociales sin olvidar de etiquetar a Elon Musk y con imágenes que, en algunos casos, no son aptas para personas impresionables.

Una vez finalizada la intervención, Dalaly también compartió con sus seguidores que el sistema efectivamente funciona: acercó su muñeca a su Tesla y, sin ningún otro tipo de acciones o dispositivos, el auto efectivamente se abrió. Y luego, al repetir el proceso, volvió a activar el sistema de cierre centralizado.

De esta manera, Dalaly se convirtió en una de las 100 personas en poner a prueba el producto de VivoKey, que tiene un costo de US$300, además de los US$100 que vale la operación. Y lo que destaca el joven es que no sirve únicamente para su auto en particular, sino que puede venderlo, por ejemplo, y luego asociar su chip a cualquier otro Tesla que disponga de esta tecnología.

Por supuesto que no faltaron las críticas y las defensas alrededor de la decisión de Dalaly, un debate que él entiende porque lo asocia con el hecho de que se trata de algo todavía muy nuevo. “Estamos en los albores de esta tecnología y es un producto muy de nicho. Y ha habido mucho rechazo. La gente pensó que Bill Gates estaba poniendo chips de seguimiento en la vacuna Covid. Eso alimenta muchas teorías de conspiración”, resaltó.

“Realmente no entiendo. Sé que esto no es para todos, al igual que sucede con los tatuajes o los piercings, pero a mí me gusta. Uso mis dos chips para un montón de cosas y no me arrepiento en lo más mínimo”, sostuvo en Twitter, aunque también aclaró, con un poco de humor: “De todos modos, debería dejar en claro que no manejo dinero con este chip, así que por favor nadie venga a cortarme la mano. Gracias”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.