Boric en portada de Time: «El presidente millenial de Chile es un nuevo tipo de líder de izquierda»

La revista estadounidense Time entrevistó y llevo en portada al mandatario Gabriel Boric, a quien define como «Presidente Millenial» y el «más izquierdista de Chile en medio siglo».

El Presidente de la República, Gabriel Boric, llegó a la portada de revista Time, medio que lo define como “un nuevo tipo de líder de izquierda”.

La publicación, correspondiente a su versión internacional, tildó además al jefe de Estado como un “Presidente millenial”.

En ese sentido, se apunta que la máxima autoridad nacional está liderando al país a través de “incertidumbre histórica” de cara al plebiscito del próximo 4 de septiembre.

Time califica a Boric como “El presidente más izquierdista de Chile en medio siglo”

En conversación con Time, Boric -a quien catalogan como “el presidente más izquierdista de Chile en medio siglo”- precisó que “en 1998, cuando yo iba en el séptimo básico, ahí me di cuenta de que en Chile había un problema. Ese fue el año en que metieron preso a Pinochet en Londres”.

“Me acuerdo de haber visto una protesta de mujeres, familiares de detenidos desaparecidos, y no lo podía entender. ¿Quién hace desaparecer a una persona? Si no es a través de la magia. ¿Dónde estaban?”, reflexionó.

En ese sentido, apuntó además que “a partir de conocer la historia de Chile, entendí que los privilegios que uno tiene en una sociedad tan desigual como la chilena se sustentan en que otros no los tengan. Me generó mucha rabia, y ganas de cambiar las cosas”.

Consultado sobre sus sensaciones al momento de ocurrido el estallido social, época en la cual era diputado, Gabriel Boric señaló que “sentí que (los políticos de izquierda) teníamos una responsabilidad. No podíamos ser solo agitadores. Teníamos que ofrecer una alternativa para encauzar el conflicto hacia algún lado. Y por eso con otra gente, no solo, nos la jugamos por el proceso de la nueva constitución”.

Propuesta de nueva Constitución

En lo referido a la propuesta de nueva Constitución que será plebiscitada el próximo domingo 4 de septiembre, Boric definió el texto como “positivo”, agregando que “es un avance. Creo que aborda temas que, no solamente para Chile sino para el mundo, son muy importantes. Tiene una visión de armonía entre desarrollo y cuidado del medio ambiente que era muy ajena a las constituciones del siglo XX”.

Asimismo, apuntó que la propuesta “incorpora una perspectiva feminista, que es fundamental. Establece un catálogo de derechos tremendamente importante, al cual hay que avanzar de manera progresiva: los derechos de los trabajadores, la distribución de los recursos y el poder en todo el territorio y no solo en Santiago. Tengo una buena opinión del borrador. Siempre hay cosas que se pueden mejorar, y es parte del debate. Pero es un paso grande”.

Respecto a una posible victoria de la opción Rechazo y el proceso posterior a ese escenario, la máxima autoridad del país acotó que “Chile decidió en el plebiscito de octubre del 2020 tener una nueva constitución. Y decidió que esa nueva constitución, tenía que ser escrita por un órgano especialmente electo para ese fin. Y ese mandato sigue vigente. Si eventualmente llegara a ganar el rechazo, que es legítimo, hay que continuar con ese mandato del pueblo”.

En lo referido a una posible elección de una nueva convención, Boric apuntó que “eso es lo que nosotros como gobierno, por lo menos, vamos a hacer, porque entendemos que hay un mandato del pueblo: no es un capricho. El pueblo ya se pronunció respecto a eso. Se podrán estudiar los detalles, pero ese es el mandato principal”.

“Hay problemas que van más allá de la discusión constitucional. El alza del costo de la vida, la inflación, la seguridad, los derechos de la infancia, la educación, la reforma de salud, la reforma tributaria. Todo eso lo vamos a seguir haciendo. Si es que eventualmente ganará el rechazo, nos demoraremos un poco más, pero vamos a llegar igual”, manifestó el mandatario.

Boric en entrevista con Time: “Es muy importante mantenerse lejos de los fanáticos”

“Creo que es muy importante mantenerse lejos de los fanáticos. Y ser capaz de siempre recordar porque estamos acá, y poner en revisión el camino propio. Uno tiene que estar permanentemente preguntándose. Para eso, sirve mucho escuchar”, indicó el Presidente de la República.

En ese sentido, precisó que ha tenido que “tomar decisiones difíciles”, agregando que “llega el momento en que uno ya ha escuchado lo suficiente y dice, ‘vamos’. El dudar no significa ser errático, ni ser inseguro, sino tener la capacidad de mejorar la posición propia en función de escuchar a quién está frente”.

Sobre los cambios de posturas respecto a algunos temas desde su llegada al poder, Gabriel Boric aseveró que “hoy día soy presidente de todos los chilenos y chilenas. Por lo tanto, a veces me toca hacer cosas que no me gustan. En política, cambiar de opinión, en la medida en que hay una coherencia con los principios que uno tiene, no es algo que tiene que ser visto de manera negativa”.

“Las decisiones que uno toma no pueden ser en función del orgullo personal, sino de qué es lo que beneficia más al pueblo al cual representa”, aseguró.

Crisis en La Araucanía

En relación con la crisis que se vive en la región de La Araucanía y las críticas a la forma en que su gobierno ha abordado el tema, el mandatario acotó que “yo creo que efectivamente en un comienzo hubo algo de voluntarismo en cómo abordarlo. Pero yo sigo convencido de que el estado de excepción no es la solución”.

“Nosotros tuvimos que decretar estado de excepción porque efectivamente teníamos problemas de seguridad muy grandes. Pero yo estoy convencido de que la solución va a pasar por un diálogo político con el pueblo Mapuche y el estado Chileno. Se cumplen próximamente 200 años del tratado de Tapihue, que fue un tratado en 1825 entre el estado Chileno y el pueblo Mapuche que estableció cuál era la relación que iban a tener en ese momento” apuntó.

Al respecto, Boric sumó que “es momento de parlamentar. Y forjar una nueva relación que no está basada en la violencia, ni en la exclusión, ni en la pobreza. Y ese es donde está concentrado lo principal de nuestros esfuerzos”.

Eso sí, el jefe de Estado manifestó que “desgraciadamente hay algunos grupos que no son representativos de todo el pueblo Mapuche, pero que tienen poder de fuego, que no tienen ningún interés ni voluntad de diálogo, y a ellos —a quienes no tienen intención de dialogar y que utilizan la fuerza para tratar de imponer su punto de vista— tienen que enfrentarse al estado de derecho como corresponde a todos los chilenos”.

“Si es que hay un enfrentamiento, con armas, hay ciertos protocolos. Nosotros vamos a ser muy estrictos y lo estamos siendo en resguardar de que no haya ningún tipo de violación a los derechos humanos. Llegamos con ese compromiso. No podemos desconocerlo ahora”, explicó.

Fin del neoliberalismo

Al ser consultado sobre su declaración “si Chile fue la cuna del neoliberalismo, también será su tumba”, Boric descartó que eso sea un llamado a finalizar -por ejemplo- el capitalismo en Chile.

“Sería muy arrogante anunciar el fin de un sistema productivo que está en vigencia desde la revolución industrial. Lo que pasa es que el neoliberalismo fue una experiencia que se aplicó con mucha fuerza en Chile”, sostuvo.

Además, añadió que “se redujo el estado a su mínimo tamaño. Se generó un individualismo radical. Yo creo que nosotros debemos como sociedad aspirar a formas de organización que vayan más allá del capitalismo, pero yo no creo el capitalismo… digo se acaba, ahora”.

Sobre si se ve a sí mismo como un socialista, Gabriel Boric indicó que “yo creo en una tradición socialista libertaria, por decirlo de alguna manera, que también fue crítica de la derrota de la izquierda en el siglo veinte en el sentido de pensar que el estado lo puede resolver todo”.

“Creo profundamente en la iniciativa y en la organización privada, la organización de la sociedad civil. Creo que son complementarias con el estado. No me imagino un estado controlándolo todo, tipo los socialismos del siglo XX, que fracasaron. Nosotros tenemos que hacernos cargo de ese fracaso”, explicó el jefe de Estado.

Vestimenta y su etiqueta como “Swiftie”

Uno de los factores que destaca en la vestimenta del presidente Boric es su negativa a usar corbata, descartando ponerse una con determinados lideres internacionales. “Yo creo que hay que mantener respeto por la investidura del cargo, no solo por el país al que uno se relaciona sino también por el país al que uno representa. Pero creo que uno tiene el estilo propio. Las formas de vestir van cambiando con el tiempo” señaló.

En esa línea, agregó que “el prototipo de masculinidad en el siglo XV hoy día sería considerado afeminado: las fotos de los reyes franceses con taco alto y calzas. Y después Barack Obama sentado así sentado encima del escritorio. Es una evolución. Yo creo que soy parte también de una transición. Las corbatas no tienen ningún sentido para mí”.

Sobre si se declara como “Swiftie”, Boric se lo tomó de forma liviana, señalando que “yo no soy tan fan de Taylor Swift. Lo que pasa es que ella tiene un grupo de fans muy importante de Chile. Todo el mundo me empezó a hablar de ella y de su historia. Y me adoptaron, en el fondo. Y aprendí todo sobre el proceso creativo de ella, y cómo ha tenido que recuperar sus discos porque le habían estafado y tuvo que grabar todo de nuevo: El ‘Taylor’s Version’”.

“Me gusta el Red. El Folklore, ‘Cardigan’. No es el estilo de música que más cultivo. Pero hay mucho cariño con las Swifties”, cerró.

Bio Chile

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.