Yeico Masacre, el delincuente venezolano que fue a dar clases a Colombia

En las últimas horas, ha trascendido a través de los medios el alias de Yeico Masacre, quien sería un peligroso delincuente venezolano que opera en la ciudad de Bogotá (Colombia) y enseñó métodos de asesinato al Tren de Aragua. 

Como se sabe, desde hace cuatro años, en las calles de la capital colombiana se han «camuflado» algunos de los asesinos venezolanos más peligrosos y se ha librado una fuerte disputa entre bandas venezolanas por ocupar el negocio del narcotráfico que se mueve en Bogotá.

De acuerdo a las autoridades, su nombre completo es Erick Alberto Parra Mendoza, alias Yeico Masacre. Tiene 30 años de edad y llegó a Colombia en 2019 como miembro de ‘los Meleán’, una estructura delictiva de Venezuela que arribó, como lo señaló la Fiscalía de Colombia, para ganar terreno en el negocio de las drogas, la trata de personas y la extorsión.

Se asentó en las localidades de Ciudad Bolívar, Engativá y Kennedy, donde emprendió una guerra a muerte con los capos de la droga en Bogotá que dejó una ola de violencia durante todo el 2019.

ORIGEN DEL TREN DE ARAGUA

Según expertos, el “Tren de Aragua”, es liderado por Héctor Rusthenford Guerrero Flores, alias «Niño Guerrero», quien actualmente se encuentra preso en la cárcel de Tocorón por varios delitos, entre ellos homicidio.

Durante una entrevista con la BBC, el profesor de Criminología de la Universidad Central de Venezuela Luis Izquiel, explicó que la banda nació hace unos 12 o 14 años, en un sindicato que controlaba un tramo de tren que atravesaría el estado Aragua.

«Los miembros del sindicato extorsionaban a los contratistas, vendían puestos de trabajo en las obras y se les empezó a conocer como ‘los del tren de Aragua’», aseguró.

«Algunos de estos individuos terminaron presos en una prisión local conocida como la cárcel de Tocorón y desde allí comenzaron a tomar fuerza como organización criminal», prosiguió.

Izquiel explicó que, desde la prisión, Héctor Rusthenford Guerrero comenzó a agrupar a exmiembros del sindicato y a otros presos comunes y armó poco a poco la organización que conocemos actualmente, expandiéndose afuera de la cárcel hacia otros sectores del estado Aragua y luego fuera del país.

«Hoy controlan el barrio de San Vicente en el estado Aragua, que ha pasado a ser su epicentro de control fuera de la cárcel de Tocorón», agregó.

«Se sabe que están en el estado Sucre, controlando rutas de narcotráfico, y participan en la minería ilegal en el estado Bolívar», detalló.

Con información del diario El Comercio

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.