Mini pizza de berenjena al estilo napolitana

La berenjena es cultivada en todo el mundo, en especial en las áreas mediterráneas

Esta verdura se define como un fruto carnoso de la familia de las solanáceas que puede presentarse de dos formas: una alargada y otra globosa.

La piel tiende a ser morada. Tiene una pulpa blanca y carnosa, dentro de la cual se encuentran algunas semillas blandas que no es preciso eliminar.

Por lo general, las berenjenas más sabrosas son las más tiernas y firmes, pequeñas de unos 5-8 centímetros de diámetro, con la piel lisa y brillante.

El color, varía según el tipo, debe ser siempre uniforme, sin manchas, arrugas, ni zonas blandas. También el peciolo debe estar verde y entero.

Al tratarse de un alimento perecedero, conviene consumirlas cuanto antes, aunque se pueden conservar en buenas condiciones durante 5 o 6 días en el cajón de las verduras de la nevera.

Nunca se deben envolver en film transparente, pues impide su respiración. Además, se aconseja consumir las berenjenas con su piel, ya que es ahí donde se encuentra la mayoría de los nutrientes, que no son pocos.

Contiene un compuesto que se llama nasunin, este se encuentra en la cáscara y es el que le aporta el color púrpura. Se recomienda comerla con cáscara ya que aporta antioxidantes.

Son una gran opción para elaborar entradas, encurtidos, ensaladas, estofados, berenjenas rellenas, a la plancha, al horno, fritas, en tortillas, pasticho, etc.

Cómo quitarle el amargor a la berenjena

Sale las berenjenas por al menos 30 minutos. Este proceso hace que las berenjenas pierdan parte de su contenido de agua junto con algunos componentes amargos. Luego, lávelas y ya puede usarlas para su receta.

Mini pizza de berenjena

Ingredientes

1 berenjena

Salsa de tomate o puré de tomate

Queso mozzarella o el de su preferencia

2 Tomates pequeños cortados en rodajas

1 taza de maíz

2 cdas de aceite

Sal y pimienta negra molida

7 hojas de albahaca, cortada en chiffonade

Preparación

1 Cortar los extremos de las berenjenas, luego cortar en rodajas gruesas. Colocar sobre una hoja de papel absorbente y espolvorear ambos lados con sal. Dejar unos 30 minutos para extraer el líquido.

2 Colocar las rodajas de berenjenas en una bandeja de horno con papel de hornear. Sazonar con pimienta y rociar con un chorrito de aceite. Incorporar la pasta de tomate, el queso, los tomates, la albahaca y el maíz.

3 Hornear a 180°C previamente calentado, dejar hasta que el queso se haya derretido, aproximadamente 15-20 minutos. Retirar y servir.

2001

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.