Adolescentes trabajan para medio completar canasta familiar:

Debido a la crisis económica que no se ha acentuado ni se termina, los adolescentes venezolanos trabajan para ayudar a su grupo familiar a medio comprar los alimentos e insumos que hagan falta, un reportaje de VOA contó las historias de dos caraqueños de 16 años que trabajan diario hasta 8 horas.

Jhonkleyver Chirinos tiene 16 años, actualmente está de vacaciones en el liceo y trabaja 8 horas diarias en una ferretería familiar. «Trabajo para mi familia, para ayudarla, y no solo para ellos, sino para mí, para mis usos personales, ya que a ellos el salario no les alcanza y yo tengo que buscar mi manera de trabajar para mí», contó a VOA.

Por ahora no tiene planes de ir a la universidad, pasó a 5° año. «Ya sería cuando salga, ver si sigo trabajando aquí o si busco un trabajo mejor. Yo con mis 16 años ya siento que soy una persona mayor de edad, aunque no lo soy».

Kleiber Peña, también de 16 años, se dedica a la barberia. «Yo trabajo desde los 13 años y lo hago porque me gusta afeitar. Me gusta ganarme mi propio dinero».

Sus papás trabajan, pero él por cada corte se gana 3 dólares, y en un par de días puede reunir más que el salario mínimo que equivale a $17. «Hay veces que colaboro en la casa para la comida y cualquier cosa que haga falta».

Kleiber tampoco está seguro de querer ir a la universidad al terminar la escuela secundaria.

La legislación venezolana permite el trabajo de adolescentes, a partir de los 14 años, mientras haya un equilibrio entre recreación y educación, además de contar con supervisión de los padres.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.