Nueva toma de un banco en Beirut por depositantes que piden sus ahorros

La Asociación Sarja (grito) de Depositantes, afirmó en su cuenta en Facebook que varios miembros de la agrupación.

Un grupo de depositantes libaneses tomó durante casi una hora como rehenes a empleados y clientes de un banco de Beirut para exigir la devolución de sus ahorros bloqueados por la crisis económica que atraviesa el Líbano desde hace años, informaron este miércoles diversas fuentes.

Se trata del segundo asalto de este tipo en la capital libanesa desde que en agosto pasado un hombre armado tomó como rehenes a clientes y empleados de una sucursal bancaria para demandar la devolución de 210.000 dólares que había depositado en el banco.

La Asociación Sarja (grito) de Depositantes, afirmó en su cuenta en Facebook que varios miembros de la agrupación tomaron esta mañana una de las sucursales del Blom Bank, en el céntrico barrio de Sodeco.

«Una depositante amenazó con quemarse después de verter gasolina sobre los empleados y ella misma», dijo la asociación, mientras que la agencia nacional de noticias, NNA, afirmó que la mujer exigía una parte de sus ahorros para pagar el tratamiento de su hermana, enferma de cáncer.

La agencia aseguró que la depositante, que identificó como S.H. consiguió 20.000 dólares de sus ahorros, sin precisar el total de éstos, o si algún otro ahorrador recibió sus depósitos.

Por su parte, la asociación de depositantes dijo que la ahorradora consiguio 13.000 dólares, y colgó varios vídeos en su página en Facebook, en los que se puede ver a varias mujeres rodeadas de otras personas, aparentemente ahorradores, en el interior del banco, mientras un empleado contaba el dinero para entregárselo.

Otras imágenes mostraban a otro grupo de personas congregadas fuera del banco, cuyas puertas de vidrio estaban cerradas con cadenas de hierro y candados, mientras gritaban «ladrones, haremos lo mismo con todos los bancos» y «empleados de bancos, a huir (…) o nuestro dinero o nuestra almas».

El incidente duró poco más de 45 minutos y terminó después de que la ahorrista recibiera su dinero y antes de que las fuerzas de seguridad llegaran al banco, sin que aparentemente hubiera más hechos de violencia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.