830 hombres se han esterilizado

La Asociación Civil de Planificación Familiar ha estado realizando cada mes entre dos y tres jornadas de vasectomías en las que atiende a 20 hombres de forma gratuita. Efectos secundarios por las pastillas anticonceptivas y alteración hormonal en sus parejas, la situación económica y traumas de la infancia, son algunos de los argumentos que exponen quienes solicitan este método irreversible. «No se ven como padres ni en el presente ni en el futuro», explica la psicóloga de Plafam Ydielim Rico. En un centro de salud privado el procedimiento puede costar entre 500 y 1000 dólares


Luis Gómez* es uno de los pacientes que ha acudido a las jornadas de esterilización masculina gratuitas que organiza la Asociación Civil de Planificación Familiar (Plafam) desde el año 2019, en las que alrededor de 830 hombres han decidido practicarse vasectomías como método de planificación anticonceptiva, un número que muestra un ascenso en comparación a las prácticas habituales en los centros de salud, a pesar de que son las únicas cifras referenciales y disponibles sobre el tema en Venezuela.

Los médicos aseguran que históricamente muy pocos hombres se someten a vasectomías en el país, mientras que la esterilización de la mujer es común y rutinaria en cualquier centro de salud.

Estas intervenciones quirúrgicas entre los hombres han tenido un auge por el trabajo de educación e información que Plafam está realizando a través de las redes sociales y desde sus espacios clínicos, donde explican las opciones de prevención sexual para no tener hijos o no tener más de los que se tiene, pero en especial, para que los hombres asuman la mejor decisión posible con respecto a su responsabilidad y su rol en la planificación familiar y el ejercicio de la sexualidad.

En estos tres años, la Asociación Civil de Planificación Familiar ha estado realizando cada mes entre dos y tres jornadas de vasectomías, en las que se atienden a 20 hombres cada vez, una cifra que cinco años atrás era el total de los hombres que optaban por este procedimiento durante todo un año. 

«Hemos tenido una gran tasa de hombres jóvenes de 18 a 25 años de edad», afirma Manuel Núñez, urólogo encargado de este servicio en Plafam.

La psicóloga de la organización Ydielim Rico añade que este perfil en particular revela que «este grupo de chicos no se veían como padres ni en el presente ni en el futuro, por lo que decidieron someterse a este método anticonceptivo permanente».

Lea también: Para las comunidades vulnerables, 20 o 30 dólares impiden el lujo de una sonrisa

Responsabilidad de dos

Luis Gómez tiene 53 años de edad y, aunque por muchos años intentó ser padre y no lo logró, a esta edad, su esposa quedó embarazada. Ella tiene un hijo de 23 años. 

Tras este segundo hijo, la pareja decidió que la mujer se haría una ligadura de trompas. Sin embargo, Luis propuso hacerse él una vasectomía ante el elevado costo de la esterilización femenina: así llegó a la opción de jornadas ofrecidas por Plafam.

Gómez decidió someterse a este procedimiento quirúrgico porque el ginecólogo le había dicho a su esposa que por la edad (43 años) no debía tomar anticonceptivos. En esta decisión también influyó la parte económica de cómo mantener a los hijos y la edad de ambos padres.

Lea también: Debates postergados: ¿Cómo y bajo qué causales se permite el aborto en Venezuela?

El urólogo Manuel Núñez explica que «la vasectomía es un procedimiento quirúrgico como método anticonceptivo para los hombres», en el que se cortan los conductos deferentes (por donde pasan los espermatozoides) evitando que estos se unan con la eyaculación.

Ilustración Webconsultas

Recuerda que para los hombres solo existen dos métodos de cuidado anticonceptivo: el de barrera (preservativos/condones) y la vasectomía. 

Núñez también explica que en los hospitales que tienen servicio de urología es poco común que se realicen este tipo de procedimientos porque, normalmente, atienden patologías o emergencias, por lo que quedan «un poco relegadas (las vasectomías), aunque se hacen en algunas ocasiones, pero no en grandes cantidades», admite.

En cuanto a las principales razones por las cuales los hombres están decidiendo cada vez más someterse a una vasectomía, Nuñez sostiene que los pacientes explican principalmente que lo hacen porque sus parejas presentan alguna alteración hormonal por el uso de métodos anticonceptivos, por la situación económica, porque no está en sus planes ser padres, por traumas de la infancia o porque no quieren tener más hijos. 

*Lea también: ESPECIAL | Mujer y salud sexual, crisis desde la matriz

Procedimiento irreversible

El urólogo Manuel Núñez detalla que la técnica de vasectomía que se practica en Plafam «es totalmente irreversible. No hay vuelta atrás. Si el paciente luego quiere tener un hijo tendrá que hacerse tratamiento de fertilidad o adoptar, se puede revertir en algunos casos, pero no en todos». 

La psicóloga Rico agrega que aunque existen nuevas técnicas que aún están en estudio para que este proceso quirúrgico se pueda revertir a través de recanalizar los conductos deferentes, resalta que «este tipo de técnica no asegura ni 50% de probabilidad de que pueda generarse satisfactoriamente».

Las vasectomías pueden realizarse mediante dos procedimientos: uno tradicional con bisturí, que conlleva incisiones; y el otro, que es el que se realiza en Plafam, sin bisturí, que es una técnica mínimamente invasiva, una cirugía ambulatoria; es decir, que no requiere hospitalización y se realiza en un tiempo que puede variar entre 10 y 15 minutos. Se están realizando solo en Caracas, en la clínica de Las Acacias, la única sede acondicionada para este tipo de procedimientos.

Tras la cirugía es importante guardar reposo para evitar complicaciones, resalta el especialista.

Luis Gómez cuenta que, en general, todo el proceso fue muy rápido desde que comenzó a investigar en Plafam cómo era el procedimiento de la vasectomía, «en menos de un mes ya estaba esterilizado». 

Todo hombre mayor de 18 años puede decidir si quiere someterse a una vasectomía; sin embargo, para poder practicarse la operación antes deben realizar y aprobar una evaluación psicológica «para ahondar si el caballero está seguro de su decisión», explica Ydielim Rico.

Después de aprobar la evaluación psicológica deben realizarse exámenes de HIV, PT (tiempo de protrombina), PTT (tiempo parcial de tromboplastina) y VDRL (examen de enfermedades venéreas), costos que también están cubiertos cuando se hace el procedimiento a través de las jornadas de Plafam.

Tras la vasectomía, los hombres deben protegerse con preservativos de barrera por lo menos unos tres meses o tener más de 25 eyaculaciones porque en los conductos deferentes quedan espermatozoides viables para fecundar.

Luego, deben realizarse un espermatograma, en el cual si aparece una presencia menor a 100 mil espermatozoides en el eyaculado, «podemos decir que la vasectomía está al 100% y el paciente puede estar tranquilo de dejar de cuidarse», explica el médico.

Luis Gómez celebra que después de la intervención quirúrgica en Plafam les donen preservativos para que se cuiden. «Nos dan como unos diez y también te entregan en una inyectadora tus conductos», como prueba de que fueron esterilizados. 

El costo de la vasectomía en las clínicas del país varía entre 500 y 800 dólares. Otros sitios pueden cobrar hasta 1.000 dólares, un factor que poco ayuda a que los hombres opten por este método.

«Nosotros tenemos bajos costos: si es por jornada es gratuito, pero en cualquier momento, aquel caballero que decida pagar su propia intervención solo le costará 850 bolívares», señala la psicóloga Ydielim Rico.

Derribando mitos

El urólogo Manuel Núñez aclara que el primer mito que hay que derribar es que los pacientes vayan a sufrir de disfunción eréctil, luego de la vasectomía: «Eso es totalmente falso porque el hombre sigue con su misma función eréctil antes del procedimiento».

«Ni el placer ni los orgasmos se ven afectados tras una vasectomía», asegura el especialista.

La psicóloga Rico añade que ni la satisfacción ni el apetito sexual se ven afectados y enfatiza que una vasectomía «no quiere decir que le van a quitar los testículos o que se van a quedar sin miembro, esas son cosas que se escuchan coloquialmente».

Con respecto al eyaculado, el urólogo explica que sí se pierde un poco porque el mayor volumen de esto lo dan los espermatozoides y al no estar presentes «solamente será líquido preseminal».

*Lea también: Solo 30% de las mujeres en Venezuela tiene acceso a métodos anticonceptivos



324



Por: Tal Cual Digital
Fecha de publicación: 2022-09-16 06:00:30
Fuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.