Conoce los secretos de un buen carbón parrillero

Todo está sazonado y los invitados ya están entrando en calor, pero lo que está tardando es el calor de las brasas. “No enciende, búscame una vela para derretirla y poder generar combustión para que salga la llama”, dice el anfitrión de la casa.

Son muchas las técnicas que los parrilleros aficionados han usado para prender el carbón. Desde abanicar hasta rociar con combustible para lograr el fuego, una práctica perjudicial para la salud y cuyo humo está lejos de ser disfrutado por los comensales.

Para evitar todo esto surge el carbón vegetal, para no sufrir más y lucirse no solo con la puesta de la carne y los embutidos, sino que además eleves los niveles de satisfacción gracias a ese olor ahumado que emana el calor de la brasa.

Este producto, 100% nacional y ecológico, extraído de los bosques sustentables del estado Cojedes, “es de fácil encendido, no se necesita elementos externos para prenderlo, la brasa queda mucho tiempo activa, permite ahorrar y controlar mejor la temperatura de la cocción de lo que estés haciendo”, dice Raymar Velásquez, chef y fotógrafo gastronómico.

 Y añade “es el primero que he usado en Venezuela con esas características, es un producto premium. Es lo primero que debe meter el parrillero en su compra, incluso debería estar antes que la proteína que va a usar”.

El cocinero destacó que los trozos de este carbón, que se consiguen en empaques de tres kilos y de 1,5 kilos, generan calor estable y dejan un sabor único en lo que se esté preparando.

Rápido encendido

Esteban Luján, maestro parrillero destaca además que el carbón vegetal, lanzado en febrero de este año por La Montserratina, “es un producto que está hecho a base de madera de eucalipto, que tiene alta dureza y eso hace que sea de mayor durabilidad”.

Explica que el proceso de carbonización se cumple en tres fases: Primero a 200ºC centígrados con la intención de eliminar la humedad y los insectos; una segunda etapa por encima de los 750ºC para evaporar fenoles, alcohol y la resina, y una tercera fase de 300ºC para terminar de carbonizar las piezas.

“Esto va a permitir el encendido rápido y parejo entre 10 y 15 minutos, dependiendo de la altura sobre el nivel del mal en donde se esté realizando la parrilla, así como la cantidad y fuerza del viento”.

Una vez que ha llegado a una temperatura de 500ºC puede estar prendido por 45 minutos, explica Lujan. Pero hay otras cosas que debe saber:

  1. Se debe dosificar su uso, es decir, para que su carga calórica se mantenga, primero hay que poner un tercio del contenido de la bolsa, a los 11 minutos otro tercio y luego de 20 minutos el contenido restante del paquete.
  2. Las pruebas hechas al producto permiten la cocción de cuatro kilos de carne, siempre y cuando se pongan las proteínas de acuerdo a su composición.
  3. Después de una hora el proceso de degradación del carbón se mantiene por 30 minutos adicionales, que se pueden usar para cocinar frutas o vegetales.
  4. Las bolsas del carbón también tienen su utilidad. Está compuesta por varias capas de papel: la primera que está impresa, una segunda que absorbe la humedad y una tercera que evita que el polvillo se escape y ensucie el entorno. Además, la bolsa de papel se puede usar para el encendido. Lujan recomienda hacer un aro, rociarlo con aceite vegetal y en los alrededores poner los trozos de carbón y, luego, encenderlo.

Con información de NDA

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.