Depresión y miedo atacan a pacientes con psoriasis

La psoriasis es considerada una enfermedad inflamatoria que afecta en Venezuela a más del 3% de los ciudadanos, cuyo padecimiento se intensifica con la ansiedad y estrés que pueden padecer los pacientes.

No tiene cura y es dolorosa, lo que agudiza la condición de quienes la sufren, pues ven estigmatizadas sus vidas debido a las limitaciones que deben tener en sus hogares y fuera de ellos.

Ana María Gómez fue diagnosticada con esta patología a los 18 años, y desde entonces ha tenido que lidiar con las lesiones en sus codos, cabeza, ojos y palmas de las manos.

Destacó que cuando fue al dermatólogo le informó lo que padecía, por lo que fue referida a Salud Ambiental, donde le tomaron una muestra de piel para realizar una biopsia, la cual confirmó que tenía la enfermedad.

«De allí me refirieron al Hospital del Seguro Social Patrocinio Peñuela para que me dieran los medicamentos porque los mismos son de alto costo», expresó.

Cuando comenzó a recibir el tratamiento, las heridas comenzaron a disminuir. Cada mes acudía a dicho nosocomio con los récipes para retirar las ampollas que le correspondía ponerse cada tres días.

«Ellos me entregaban lo del mes y debía mantenerlo refrigerado», apuntó.

Gómez detalló que el fármaco entregado era Enbrel que se fabrican a partir de dos proteínas humanas, y cuyo costo en Colombia supera los 800 dólares.

Al tener su primer hijo la enfermedad «se pasmó»; sin embargo, varios años después las molestias comenzaron de nuevo y a la fecha tiene la psoriasis «activada».

Para Gómez no es fácil su vida, pues quienes la padecen «viven deprimidos y con miedo», debido a las condiciones que tienen. En el caso de la joven, no puede usar perfumes, cloro, desengrasantes y jabones fuertes.

Los productos usados en casa deben ser con un pH neutro. No tiene mascotas y adoptar una no es una opción, de acuerdo a las recomendaciones del dermatólogo.

«El brote me daba en la cara, en los ojos y hasta en la planta de los pies, lo que es terrible porque los pacientes nos sentimos como si estuviésemos quemados», aseveró.

Carga emocional 

El presidente de la Sociedad Venezolana de Alergia, Asma, e Inmunología, Joselit Torres, recordó que la psoriasis es una enfermedad autoinmune, que significa que el organismo produce anticuerpos hacia el mismo, que en este caso produce las lesiones en la piel.

«Si estos anticuerpos no se controlan estas personas pueden llegar a padecer una artritis psoriásica, lo que significa que el daño no sólo será hacia la piel, sino también hacia las articulaciones», expresó.

Resaltó que las personas que padecen esta enfermedad sufren de una gran «carga emocional», debido a que se ven deprimidos y ansiosos al ver cómo la piel se va «deformando» por las heridas que se producen.

El estrés juega un papel fundamental en esta enfermedad, ya que «entre más estresado esté los síntomas son peores, ya que existe una conexión bien estrecha entre lo neurológico y lo psicológico en el ser humano», apuntó.

El especialista consideró que es importante tratar esta enfermedad a tiempo, ya que hay casos donde las personas confunden la psoriasis con la dermatitis, y aplican tratamientos que no corresponden a la misma, lo cual agrava los síntomas de esta patología tan dolorosa para los pacientes.

Dolor, picazón y ardor en la piel

La presidente de la Sociedad Venezolana de Dermatología, Médica, Quirúrgica y Estética, Luz Marina Aular, señaló que en los pacientes las lesiones son visibles, ya que la piel presenta descamaciones que generan picazón y ardor.

Está asociada a enfermedades metabólicas, como diabetes, artritis, y obesidad.

Afirmó que no es una dolencia contagiosa, pero sí dolorosa. A nivel nacional no existe una data actualizada de cuántos pacientes la padecen.

«La psoriasis es una enfermedad que siempre está descamando y tiene lesiones que son muy visibles que afectan la piel, cuero cabelludo y uñas», indicó.

Precisó que desde el año pasado, el Hospital del Seguro Social viene haciendo entrega con regularidad de los medicamentos, los cuales en el mercado son de alto costo y ningún bolsillo podría con ellos.

Mencionó que el grado de la enfermedad se mide a través de la escala severidad del área de Psoriasis (PASI), la cual será cuantificada por los dermatólogos.

Señaló que el temor del personal médico que atiende esta patología es que los pacientes desarrollen una artritis psoriásica, debido a las lesiones que se producen en la piel y en las articulaciones.

La recomendación de la galeno es acudir al médico, pues allí se le hará el PASI y un formato de calidad de vida, para luego escoger el tratamiento.

«Es importante que el paciente entienda que no se contagia, que mucha gente lo tiene, y que el estrés puede ser parte de esos factores que la desencadenan», dijo.

Es una dolencia que afecta desde menores de edad hasta adultos mayores. Para Aular, existe una predisposición hereditaria, al igual que muchas otras enfermedades de ese tipo.

Con información de La Prensa Táchira

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.