Fecha de primarias depende de resolución de dilemas electorales

Se inicia el cuarto trimestre de 2022 y la Plataforma Unitaria aún no anuncia la fecha de las primarias para definir al candidato presidencial que se medirá con Nicolás Maduro en 2024. Los politólogos John Magdaleno y Fernando Spiritto destacan que la demora se deriva de aspectos logísticos, como la escogencia de la Comisión Nacional de Primarias y la resolución de dilemas, entre los que destaca la decisión sobre quiénes pueden postularse a la contienda. Para la socióloga Nancy Requena, el proceso debería servir para coaccionar a la oposición y no para dividirla


La Plataforma Unitaria aún no ha anunciado la fecha de las elecciones primarias para elegir al candidato presidencial que deberá medirse con el gobernante Nicolás Maduro en 2024. En junio de este año, el secretario ejecutivo del cónclave opositor, Omar Barboza, dijo que antes de que finalice el 2022 informarán el día de la contienda opositora.

Varios de los dirigentes políticos más activos, entre ellos algunos de los precandidatos presidenciales, han exhortado a la Plataforma a definir cuanto antes la fecha de las primarias. El planteamiento se deriva de la conveniencia de afinar con tiempo las estrategias políticas y electorales, más la necesaria movilización, para vencer a Maduro.

El 15 de septiembre, la Plataforma Unitaria, mediante un comunicado, señaló que para octubre esperan tener lista la Comisión Nacional de Primarias que será el ente rector de las primarias, algo similar a como se gerenció en 2012 el proceso que dio ganador a Henrique Capriles. Los integrantes de esta comisión, según se ha insistido, provendrán de la sociedad civil y serán personas «que por su honorabilidad refuercen la credibilidad y transparencia de esa elección».

El 27 de septiembre, la Plataforma informó sobre la extensión, por 15 días más, del plazo para las postulaciones a la Comisión Nacional de Primarias. Será esta comisión la que despejará la incógnita sobre la fecha y el cronograma de las primarias.

Mientras tanto, Maduro, y no el Consejo Nacional Electoral (CNE), ya dijo que las presidenciales serán en 2024. Su afirmación se dio en medio de la instrucción a sus adeptos de prepararse para la batalla:

«Esto es muy importante, prepararnos para dos años claves de la revolución en lo político, prepararnos para la gran victoria de las elecciones presidenciales del año 2024 y prepararnos porque en el año 2025 hay elecciones conjuntas de Asamblea Nacional, gobernaciones y alcaldías, conjuntas en 2025», dijo Maduro, el 12 de septiembre en un acto con la juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

El politólogo Fernando Spiritto expresa que la demora opositora, en el camino hacia las primarias, no significa que no estén trabajando en ese propósito político.

Fernando Spiritto

«Lo que sucede es que el proceso de la Plataforma Unitaria va muy lento. Tengo la impresión de que esa inquietud, esa pasmosa lentitud, desesperante para la oposición, es el resultado de varias cosas: en primer lugar, de la desconfianza entre ellos. Recordemos que la estructura de colaboración que se tenía durante la época de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se perdió. Hoy, dentro de los partidos políticos, especialmente dentro del G4, hay mucha desconfianza», afirma Fernando Spiritto.

El politólogo e investigador de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) indica que esa situación interna retrasa la definición de las bases para la celebración de las primarias.

John Magdaleno, politólogo y director de la Consultora Polity, asevera que la Plataforma Unitaria tiene como prioridad la aprobación de un reglamento de primarias y, según se ha anunciado, la alianza opositora está empezando a discutir ese reglamento.

«Entiendo que hay una decisión política de celebrar primarias, veo que las señales son bastante nítidas hasta la fecha. ¿Qué puede ocurrir? Que en el camino se empastele el asunto, que surjan complicaciones, contratiempos, escenarios sobrevenidos», acota.

Para Magdaleno, a juzgar por la voluntad que se aprecia de los principales actores de la Plataforma Unitaria, está clara la decisión de que se celebren primarias. Puntualiza que maneja información, de primera mano, conforme a la cual las primarias parecen ser una prioridad para la oposición.

«Las primarias deberían celebrarse el año que viene, pero no esperar a final del año. Yo puedo entender, en efecto, que una candidatura presidencial en el marco de un régimen autoritario hegemónico, con poco dinero o con limitaciones de recursos financieros y de otra índole, puede ser difícil. Pero el problema es que, si acaso se complican las primarias, cuál es el margen de tiempo en el que la oposición puede tener una respuesta estratégica», expresa John Magdaleno.

Lea también: Eduardo Fernández «carajea» a «candidatitos» a las primarias opositoras

Destaca que las primarias son el mecanismo que le otorga mayor legitimación sociopolítica a un líder. «Henrique Capriles tenía determinada intención de voto, antes de las primarias de febrero de 2012, la intención de voto tenía un techo y después de las primarias, creció su potencial electoral», expresa.

Desde el punto de vista de Magdaleno, el proceso de primarias no es para elegir un solo candidato. De allí su planteamiento, desde hace meses, de que las primarias podrían ser utilizadas como un mecanismo para seleccionar varios candidatos simultáneamente, con orden de prelación, conforme a la votación que obtengan.

«Yo propuse que las primarias pudieran servir para escoger no menos de tres candidatos. Si se elige uno y el gobierno lo inhabilita, entonces qué se hace. Precisamente, en previsión de ese escenario y como un mecanismo para elevar el costo por adelantado de esa eventualidad, las primarias pueden convocar a los electores para que ejerzan un voto estratégico: usted va a elegir no solo el candidato presidencial de la oposición sino que puede elegir varios en función del voto estratégico», explica.

Añade que si esos candidatos son inhabilitados, se puede recurrir a otro método como el consenso o la encuesta por muestreo.

Magdaleno recuerda la experiencia de 2006, cuando la oposición decidió abandonar la ruta de la abstención electoral que se había impuesto en diciembre de 2005 y proyectó hacer unas primarias, pero que no se realizaron.

«Lo que de verdad destrancó las conversaciones entre Manuel Rosales, Julio Borges y Teodoro Petkoff en 2006 fue una encuesta que se encargó a la encuestadora Datos. Y puedo dar testimonio fiel de esto porque yo era el representante técnico de uno de los comandos de campaña. Hubo dos reuniones de debate técnico, de mucha altura, de mucho profesionalismo», refiere.

Los dilemas de la Plataforma

El primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, en sus reiteradas intervenciones televisadas pone en duda la celebración de las primarias opositoras.

«Ya lo he dicho antes aquí. No va a haber primarias de la derecha. Ellos no se pueden poner de acuerdo sobre quién va a regir esa votación. Unos quieren que sea el CNE (Consejo Nacional Electoral), otra señora dice que sin CNE; otros quieren voto exterior, otros dicen que no servirá para unir o que la fecha tiene que ser ahorita», dijo Cabello, durante su programa Con el mazo dando, el pasado 24 de agosto.

Tanto John Madgaleno como Fernando Spiritto destacan que para la oposición, agrupada en la Plataforma Unitaria, la organización de las primarias conlleva la resolución de varios conflictos internos.

«Yo lo que veo es que la Plataforma Unitaria está analizando una serie de asuntos realmente problemáticos, de dilemas, de nodos. Entonces, por ejemplo, un dilema clave es si permite la participación de inhabilitados (políticamente) o no», destaca John Magdaleno.

En este sentido, el también profesor universitario afirma que permitir la participación de los inhabilitados tiene la ventaja de que eso podría estimular a los electores que tienen simpatía con algunos de esos dirigentes. «Pero, la inmensa desventaja es que, en el fondo, hay una promesa engañosa al permitirle a un inhabilitado participar. Se sabe que no lo van a dejar correr luego; en el fondo, en este caso, hay una promesa criminal como llaman a estos asuntos algunos terapeutas. Ellos no van a ser habilitados. Cuidado y si nos enfrentamos a una contienda electoral en la que haya más inhabilitados», adelanta.

Henrique Capriles en 2012 (por primarias) y en 2013 (por consenso) fue asumido por toda la coalición MUD como el candidato presidencial único Foto: Iván González

Otro dilema que enfrenta la Plataforma Unitaria es el referido a quiénes de los distintos sectores políticos que dicen adversar a la administración de Nicolás Maduro pueden participar en las primarias.

«Nuestro compromiso con el país es impulsar unas primarias presidencial 2023, vigorosa, robusta, no excluyente, no discriminatoria. Y que se convierta en la verdadera y única primaria presidencial, que de allí resulte nada más y nada menos, que el candidato o candidata presidencial de los factores democráticos», aseguró Biagio Pilieri, coordinador nacional del partido político Convergencia y miembro de la Dirección Política Nacional de la Plataforma Unitaria, en un comunicado.

John Magdaleno señala que la decisión sobre los participantes en la contienda opositora es, quizás, el dilema más importante de la Plataforma.

«¿Qué pasa si se le impide la participación a algunos factores políticos y estos van al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), introducen un recurso de nulidad y piden la invalidación del resultado de esas primarias, argumentando que no se les permitió ejercer el derecho a la participación? El punto es que si fuese cierta la acusación de que ellos tienen vínculos con actores del régimen autoritario, obviamente, se utilizarán esos vínculos para este objetivo, entre otros», advierte John Magdaleno.

El politólogo cuestiona sobre si la oposición ya ha pensado en una respuesta estratégica sobre este aspecto neurálgico.

«¿Ya se contemplaron escenarios como este? Yo puedo entender que resulte sumamente incómodo para la oposición pasearse por la idea de que se les permita participar a los beneficiarios de las tarjetas tras la judicialización de los partidos», indica.

Añade que otro escenario es que algunos de esos dirigentes compitan y empastelen la primaria. «El dilema es serio, permitirles e impedirles participar tiene consecuencias que habría analizar con detalle. ¿Esto se está analizando en profundidad? Sé que se están discutiendo escenarios políticos, sociales, logísticos. Mientras más profesional y detallado sea el análisis de escenarios, tanto mejor será la gestión opositora», subraya.

En ese contexto, Fernando Spiritto recuerda que otro de los asuntos a resolver por la oposición es si requieren el apoyo logístico del CNE para las primarias. A esto se suma, señala, el debate sobre el financiamiento del proceso electoral.

«Hay otra cosa muy importante que es el desencanto del pueblo opositor, como lo demuestran las encuestas. La desconfianza hacia los partidos es muy importante, aunque la oposición sigue siendo mayoría. Sin embargo, yo pienso que (Omar) Barboza está haciendo un buen trabajo y, por lo tanto, en los próximos meses se debería ya tener buenas noticias», acota.

Advierte, sin embargo, que el tiempo pasa muy rápido. Spiritto dice que tiene dudas sobre si la oposición logrará solventar todos los obstáculos en el camino a las primarias.

Aceitar la movilización

Nancy Requena, socióloga e investigadora en ciencias políticas de la Universidad Metropolitana, asevera que el punto es cuán eficientes van a ser las elecciones primarias.

Puntualiza que este proceso «debería servir para coaccionar a la oposición, no para dividirla, y eso no lo estamos viendo».

Agrega que el camino hacia las primarias ha acentuado las diferencias y las apetencias personales. Requena va más allá para señalar que, además de la creación de la Comisión Nacional de Primarias, está la inquietud sobre lo burocrática que podría ser esta instancia:

«Quizás va a empezar a deshojar la margarita y cuando vengamos a ver estamos en 2024».

La investigadora destaca la conveniencia de la cohesión para frenar el «dibujo libre» dentro de la oposición, con lo cual, advierte, se fomenta la desesperanza.

Requena destaca que además de la escogencia del candidato opositor la Plataforma debe aceitar la movilización política de cara a 2024.

Las primarias son un hito clave para la movilización opositora, resalta John Magdaleno.

«La fecha del anuncio de las primarias también debe tener un momento estratégico. Las primarias no son el centro de la política opositora, a mi modo de ver; pero son un elemento importante porque pueden reiniciar un ciclo de movilización política con finalidades estrictamente políticas que es lo que no ocurre en Venezuela desde el año 2017», asevera.

Magdaleno recuerda que la oposición dejó de convocar a su público, a sus seguidores, simpatizantes o sectores de la sociedad en general, para eventos electorales, de cara a la elección de alcaldes en diciembre de 2017, esto con excepción de las recientes elecciones estadales y locales.

El politólogo explica que las primarias legitiman a un candidato, o varios, porque ubican sobre la agenda de debate a figuras de la oposición que empiezan a discutir cosas, como las propuestas de país, al tiempo que permiten definirse quiénes tienen el liderazgo o la jefatura de la oposición.

«El 21 de noviembre dejó abierta una disputa entre dos sectores que sacaron una importante votación ambos. Ese resultado comunicó. que era el fin del monopolio de la representación política por parte de la MUD. Si se quiere resolver ese episodio, las primarias puede ser un mecanismo para intentarlo. Las primarias son un mecanismo para resolver varios asuntos simultáneamente», concluye.

Lea también:Plataforma Unitaria necesita baremo para perfilar a «demócratas» que podrán ir a primarias



570



Por: Tal Cual Digital
Fecha de publicación: 2022-09-29 06:00:35
Fuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.