Gremio de perforadores de pozos de agua crece con 32 empresas en el negocio (III)

A medida que se deterioró la calidad y la confiabilidad del servicio de agua potable en Venezuela, se intensificó la búsqueda de soluciones por parte de la población. Mientras, el sector privado hizo lo propio para satisfacer las necesidades de la gente. En la continuación del seriado sobre la participación de las empresas privadas en las diferentes etapas de los servicios públicos, TalCual presenta en esta oportunidad cómo el mayor uso de la perforación de pozos de agua creó un gremio que busca normar el negocio          


El número de perforaciones de pozos de agua nuevos para llevar el líquido a las comunidades sedientas se incrementó significativamente desde 2020. Este proceso que ha sido un alivio para los habitantes de varios municipios en el país tras la autorización de los entes gubernamentales, ha sido utilizada hasta por el propio gobierno en lo alto del terreno en el que se ubica el emblemático Hotel Humboldt en Caracas.

Al aumento en el uso de esta técnica para proveer de agua a la población, han surgido empresas privadas que ofrecen el servicio de perforación de pozos nuevos, así como de recuperación y mantenimiento de los ya existentes, las cuales junto a las compañías de vieja data decidieron formar un gremio. La actividad es tan intensa que las autoridades prevén normar y regular el negocio, el cual se fortaleció debido a la necesidad de la gente de resolver los problemas de los servicios públicos que el gobierno no ha podido mejorar.

Esto, sin embargo, de acuerdo a expertos consultados, no resuelve del todo el problema de los servicios públicos dada las características de los mismos. Sostienen que el Estado puede facilitar la participación del sector privado, pero este no puede suplir las grandes inversiones que requiere la infraestructura.

«Lo que está ocurriendo en los servicios públicos es que hay una ausencia del Estado que hace que los privados que entran a prestar servicio público lo hacen con mucho riesgo, ya sea de inversión, de retorno de capital o legal. Pueden resolver medianamente algunos problemas, pero no lo que sucede con un acueducto que surte a la ciudad, por ejemplo», afirmó José María De Viana, expresidente de Hidrocapital.

Desde hace varios años persiste una grave escasez del agua potable en todo el país debido a la poca y deteriorada infraestructura, por lo que los ciudadanos deben esperar por el servicio de acuerdo a lo que establece el cronograma de suministro, aunque no siempre llegue el día que les toca.

El Observatorio Venezolano de los Servicios Públicos (OVSP) en su últimos reporte de mayo de 2022 «evidenció un aumento en el porcentaje de valoración negativa del servicio de agua potable, variando de 58,9% en enero (2022) a 61,9% en mayo, posicionándolo como el segundo con peor funcionamiento después del servicio eléctrico, de acuerdo a la opinión de los consultados».

El informe indicó que las ciudades de Maracaibo con 79,5%, Porlamar con 78,5% y Punto Fijo con 74% fueron las urbes con los porcentajes más altos de valoración negativa. Pero es destacable la cuarta posición, correspondiente a Caracas con 72,2%, debido a que en la medición anterior (enero de 2022) ocupaba el noveno lugar con 62,1%. Esta última medición confirma de alguna manera que a pesar de las alternativas para obtener el servicio (pozos y cisternas de agua, plantas eléctricas para el funcionamiento de las bombas de agua, etc.), han sido insuficientes para satisfacer la demanda de la población.

«Maracaibo y Porlamar no han dejado de figurar en las tres primeras posiciones de urbes con las peores percepciones ciudadanas sobre la calidad del servicio de agua potable al menos desde enero de 2021», dijo el OVSP.

La inconstancia y la falta del suministro de agua por tuberías fueron las principales razones de valoración negativa del servicio, representadas por 79,9% de opiniones de los consultados. «El 20,7% de usuarios expresó que el agua llega a su hogar dos o tres días a la semana, quedando como la segunda frecuencia más reportada por los consultados. Valencia (41,2%) y Barquisimeto (42,2%) se posicionaron como las urbes con las mayores proporciones de usuarios que reciben el recurso en esta frecuencia», recalcó el reporte.

Es por ello que en las residencias en los que los habitantes pueden costear los trabajos, encontraron una solución en la perforación de pozos para extraer el agua de los acuíferos subterráneos. Mientras que cada vez más en los avisos de oferta inmobiliaria, se convirtió en un elemento atractivo que el inmueble a vender se encuentre ubicado en un edificio que cuenta con pozo de agua y así atraer a los posibles compradores.

El ingeniero De Viana recordó que las comunidades se han unido para financiar los altos costos que implican los trabajos de perforación de pozos profundos, y así logran remediar su problema de falta de agua potable. Pero recalcó que este mecanismo, por ejemplo, no se puede ejecutar en cualquier parte ya que en muchos sitios no hay agua subterránea. Muchas de las perforaciones que se han ejecutado, sobre todo en el municipio Chacao (Miranda), tienen una profundidad de 120 metros, pero De Viana explicó que en zonas como Macaracuay en Baruta (estado Miranda) se ha llegado hasta 200 metros y no ha sido posible conseguir un pozo acuífero.

«Es decir, son soluciones para unos sí y para otros no. Es una solución de emergencia muy buena. ¿Pero cómo se resuelve la deficiencia del servicio? El Estado debe propiciar la entrada de capital privado y dar garantía de retorno de su inversión a través de las tarifas», apuntó.

*Lea también: Empresas privadas cumplen el plan olvidado de Pdvsa: llevar gas directo a los hogares (I)

Cinco años de creada

Un total de 32 empresas están afiliadas a la Asociación de Perforadores de Pozos de Agua (Asoperfora), la cual nació en 2017, «como respuesta a las necesidades de reunir a las empresas responsables del trabajo de perforación de pozos, mantenimiento y estudios, así como también de proveedores encargados de distribuir los materiales necesarios para dichos trabajos», sostiene este gremio en su páginas web.

Esta asociación civil sin fines de lucro tiene como misión el promover el desarrollo y crecimiento de todos los involucrados en la perforación y puesta en marcha de un pozo para agua y estimular su competitividad, avance tecnológico y responsabilidad social, con miras a mejorar el aprovechamiento del vital líquido, haciendo uso racional y ecológico de los pozos de agua.

Marcel Laouches, miembro de Asoperfora, sostuvo que están preparados para participar en el plan de las diferentes instituciones del Estado para recuperar los pozos que se encuentran inactivos por más de 15 años, y trabajar igualmente en la perforación de pozos nuevos en las ciudades.

«Veo con satisfacción que al mercado venezolano se están incorporando compañías de todo lo que tiene que ver con la perforación de pozos. Existen diferentes marcas de varios países que traen novedosas tuberías, bombas y cables, que nos muestra que va a existir un crecimiento importante para el sector», dijo Laouches.

Aunque esta actividad se lleva a cabo en el país desde hace más seis décadas (específicamente en áreas rurales y agrícolas), no fue sino hasta hace pocos años que se intensificaron sus operaciones en las ciudades. Es por ello que se hace necesario llevar un registro de las empresas que ofrecen este servicio, solicitar los permisos correspondientes para excavar los terrenos públicos y regular el negocio a través de un instrumento legal pues aún existe vacíos en la materia.

Marcos Gomes, presidente de Asoperfora, indicó que es muy relevante para el sector la nueva ley anunciada por la Comisión de Administración de Servicios de la Asamblea Nacional de 2020. Afirmó que en la organización están dispuestos a participar, prestando asesoramiento ya que se espera que se establezca una superintendencia, con la cual se busca evitar la creación de pozos ilegales.

*Lea también: El aseo urbano se privatiza mientras empresas públicas recogen más dinero que basura (II)

El pasado lunes 15 de agosto, el presidente de la Comisión de Administración y Servicios de la Asamblea Nacional de 2020, William Gil, informó que antes de finalizar el año el proyecto de Ley de Aguas sería aprobada en segunda discusión. Agregó que la normativa busca, entre otras cosas, que a través de la creación de una superintendencia se regule la actividad de abrir pozos profundos y evitar así que los mismos se hagan de forma ilegal.

La creación de esta superintendencia «facilitará que el Ministerio de Aguas se convierta en el ente rector de las hidrológicas y de conceder los permisos necesarios para abrir pozos», dijo Gil.

En Venezuela, el artículo 304 de la Constitución establece que «todas las aguas son bienes de dominio público de la nación».  Ya existe el Reglamento de la Ley de Aguas publicado en Gaceta Oficial Número 41.377 de fecha 13 de abril de 2018, el cual establece que aquellos que realicen las actividades de perforación y equipamiento de pozos de agua, deben suministrar al Ministerio que ejerza la autoridad nacional de las aguas todos los datos obtenidos durante dichas actividades.

Según el artículo 19, «las personas naturales o jurídicas, públicas o privadas que realicen las actividades de perforación y equipamiento de pozos de agua, deben suministrar al Ministerio que ejerza la Autoridad Nacional de las Aguas todos los datos obtenidos durante dichas actividades, incluyendo profundidad, diámetro, empaque de grava, perfil litológico, diseño del pozo, equipos de bombeo a ser instalados, así como cualquier otra información que sea requerida por el Ministerio».

Por otra parte, el mantenimiento es tan importante como las obras de perforación. En ese sentido, el articulo 16 del reglamento se hace mención especial al mantenimiento de los pozos como una herramienta necesaria para la conservación de las aguas subterráneas. «Los usuarios y usuarias de las aguas subterráneas deberán realizar la limpieza y el mantenimiento del pozo que aprovechan, por lo menos una vez al año, como medida dirigida a la conservación y protección de las aguas subterráneas. Esta actividad deberá ser notificada al Ministerio que ejerza la autoridad nacional de las aguas».

La cinco etapas para perforar un pozo de agua

1.- Prospección geofísica: donde se realiza el estudio para encontrar la mejor ubicación para realizar el pozo profundo.

2.- Tramitación de los permisos: donde se obtienen antes los entes pertinentes los permisos necesarios para realizar la perforación.

3.- Perforación del pozo: esta etapa comprende la perforación, entubado, engravado, limpieza y desarrollo del pozo.

4.- Equipamiento: donde se instalan todos los elementos necesarios para elevar el agua desde pozo hasta la superficie.

5.- Aducción y obras civiles: en esta etapa se contemplan todas las obras civiles necesarias para llevar el agua desde el pozo hasta el tanque o la red de distribución.



536

Por: Tal Cual Digital
Fecha de publicación: 2022-10-02 06:00:16
Fuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.