Ensalada César con espinacas

Es una de las reinas de la ensalada que la encuentras en cualquier rincón del mundo. Esta receta es muy fácil de preparar y aporta un toque de originalidad gracias a los brotes de espinacas. Es ideal para un almuerzo ligero o para acompañar cualquiera de tus comidas favoritas.

La originalidad de esta ensalada César radica en sustituir la lechuga romana por brotes de espinaca tiernos. Llena de vitaminas, hierro y proteinas, es una cena ligera y muy fácil de hacer.

  • Comensales: 4
  • Tiempo: 5 minutos + maceración

INGREDIENTES

  • 125 g de pechuga de pollo
  • 400 g de espinacas tiernas
  • 75 g de queso parmesano
  • 1 huevo
  • 1 diente e ajo
  • 3 cucharadas de zumo de limón
  • 3 cucharadas de vinagre
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra

PREPARACIÓN

Paso 1: Pela el ajo y déjalo macerar en 100 ml de aceite durante 3 ó 4 horas. Cuece el huevo en agua salada unos 12 minutos. Refréscalo en agua fría y pélalo. Retira el ajo del aceite y añade el huevo troceado, el vinagre, el zumo de limón y 1 pizca de pimienta. Tritura todo hasta conseguir una salsa homogénea.

Paso 2: Salpimienta la pechuga de pollo y ásala a la plancha, con unas gotas de aceite, hasta que esté dorada por ambos lados. Luego, córtala en tiras finas. Lava las espinacas, límpialas, escúrrelas y trocéalas. Mezcla ambas y ponlas en una ensaladera. Añade el queso cortado en lascas finas, aliña con la salsa preparada y sirve.

EL TRUCO: Por la mañana, deja el ajo que macere, así cuando llegues a casa podrás prepararte la ensalada en un periquete.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.