Importante actriz de Hollywood confiesa no tener sexo

“El otro día llegué a un entrenamiento y una mujer me dijo: ’Te pareces a Drew Barrymore, excepto en que pareces tener bienestar mental y además… ella odia el sexo”. Con esta anécdota comienza un extenso post que ha escrito la propia Barrymore para explicar por qué no ha mantenido relaciones sexuales en los últimos años.

La actriz de E.T. y Los ángeles de Charlie, cayó posteriormente en la cuenta de que esa creencia podría venir de un comentario que había dejado caer durante su programa acerca de la abstinencia sexual de Andrew Garfield durante seis meses para un papel. Para Barrymore, aunque en otros momentos de su vida le hubiera parecido mucho tiempo, ahora no le parece demasiado.

“A mis casi 48 años tengo sentimientos muy distintos sobre la intimidad de los que tenía antes. Mis padres no fueron modelos a seguir y me relacioné con la gente de manera adulta desde muy pronto. Buscaba compañía, validación, emoción, placer, hedonismo, diversión y aventuras”, confiesa.

La intérprete lo mira desde un prisma positivo y valora que experimentó “una vida muy rica y plena”. Sin embargo, como asegura, “después de dos hijos y una separación” que le ha hecho “ser cautelosa”, ha cambiado su enfoque sobre el amor a sí misma y por sus dos hijas: “Sé que eso no incluye a un hombre ni lo ha hecho durante un tiempo”.

“A mis casi 48 años tengo sentimientos muy distintos sobre la intimidad de los que tenía antes”

“Desde que entré en la vida de madre soltera no he podido tener una relación íntima. He tenido el honor y el placer de trabajar en mí misma y aprender qué es la crianza, algo nuevo que no tenía muy claro al crecer, y he tenido muchas curvas de aprendizaje en el camino”, explica.

Barrymore sostiene que está en “un lugar completamente diferente” y que “tal vez en un futuro cercano” tenga una relación, pero que esto no es su prioridad. “No soy una persona que necesite sexo. Soy alguien que está profundamente comprometida con fomentar cómo se supone que las niñas, mis hijas, y yo misma como mujer debemos funcionar en este mundo”, prosigue.

Aunque celebra que otras personas salgan de un matrimonio o una relación y se embarquen en otra, para ella indica que “no funciona” y, por eso, tras su divorcio de Will Kopelman en 2016, “necesitaba permanecer célibe y en una especie de estado de luto por la pérdida de una familia que juré que tendría para mis hijas”. Algo de lo que se siente orgullosa y de lo que ha llegado a reírse. “Necesito tiempo. Y mi punto de vista sobre el sexo realmente ha cambiado”, añade.

Para que conste, aclara que no odia el sexo, sino que para que conste ha llegado a “la epifanía de que el amor y el sexo simplemente no son lo mismo”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.