Venezolanos deportados de EE.UU. a México están en situación de calle

El anuncio llegó un día después de que Estados Unidos y México cerraran un acuerdo por el cual el Gobierno estadounidense ofrecerá 24.000 visados para venezolanos.

Ante las nuevas políticas migratorias impuestas por Washington, cientos de migrantes venezolanos, que han sido deportados en las últimas horas de Estados Unidos a México se encuentran en situación de calle en la frontera.

Familias completas se encuentran en la mexicana Ciudad Juárez sin un techo donde vivir, sin alimentos, abrigo y enfrentan un clima gélido ante la llegada de un Frente Frío a la región fronteriza.

El pasado jueves el Gobierno de Estados Unidos advirtió a los migrantes venezolanos que fracasarán si intentan llegar de forma irregular a territorio estadounidense y los invitó a buscar una de las visas de protección que anunció.

El anuncio llegó un día después de que Estados Unidos y México cerraran un acuerdo por el cual el Gobierno estadounidense ofrecerá 24.000 visados para venezolanos y regresará a territorio mexicano a todos los que crucen la frontera de forma irregular.

Ahora, este acuerdo ha ocasionado la deportación de más migrantes, quienes no cuentan con los recursos suficientes para solventar sus gastos básicos y solo tienen 15 días para dejar México.

Sin recursos y con incertidumbre

En esta situación se encuentra el venezolano Frankin Osemaro, quien contó a EFE que ya estaba en El Paso, Texas, y tenía seis días allá pero lo deportaron.

«Vengo con mis hijos, tienen 4 y 9 años (me regresaron) pero voy a intentar cruzar de nuevo a Estados Unidos, si no tengo más opción si permanecería en México«, expuso.

Explicó que prácticamente «está en situación de calle», ante ello pidió a las autoridades que apoyen a los migrantes y a las autoridades de Estados Unidos, en especial al presidente Joe Biden, «que vea la situación de los niños, que vienen de una pobreza extrema» y por ello solo solicitó «una oportunidad de trabajo».

Otro caso es el de Miguel Espis, quien llegó el domingo en la noche a Ciudad Juárez y dijo a que ahora «vive en incertidumbre».

«Vengo con unos primos, me parece incongruente la medida de México, dice que apoya a los migrantes y cuando somos deportados nos dan 15 días para abandonar el país. En Venezuela los deportados son ultrajados y estamos con la incertidumbre de estar aquí, no tenemos dinero ni en dónde quedarnos», contó.

Recordó que como miles de migrantes viene «luchando por un sueño», y espera una respuesta que no llega.

«Nosotros no somos delincuentes y queremos recordárselo al presidente Biden y al Gobierno de México, no somos terroristas, no pedimos ayuda de Estados Unidos, pedimos la oportunidad para trabajar, quiero representar a la comunidad, somos trabajadores».

En tanto, sus compatriota Nayeli Chacón, otra de las migrantes que se encuentra en situación vulnerable, contó que sus hijas tienen uno y tres años.

«Venimos desde Venezuela, no alcanzamos a cruzar, tenemos apenas unos días en Juárez, pero el clima es duro, no estamos preparados para el frío y no sabemos dónde vamos a pasar la noche», indicó.

Sobre la problemática, Enrique Valenzuela, coordinador general del Consejo Estatal de Población de Ciudad Juárez, dijo que la llegada de estas personas obedece a la decisión de Estados Unidos y a que en los últimos meses se incrementó el número personas de Venezuela cruzando hacia ese país, motivo por el cual «se optó por un nuevo mecanismo regulatorio».

Detalló que brindan apoyo humanitario a quienes se encuentren en situación de vulnerabilidad y lo que buscan es ayudar a quienes lo requieran.

«Ciudad Juárez ha enfrentado desafíos en esta materia, este es un nuevo reto y es un escenario donde las capacidades están agotadas. Ahora continuamos atendiendo a la gente que se encuentra aquí y procuraremos encontrar más espacios para esta población «, abundó.

Recientemente el sacerdote Javier Calvillo, director del albergue La Casa del Migrante en Ciudad Juárez expresó que «parece que a las autoridades no les interesan los migrantes».

«La pregunta es qué pasará con todos los venezolanos. Fue un acuerdo entre los Gobiernos, ojalá y haya una acción de ellos», apuntó y ahora espera que el Gobierno ayude con recursos económicos ante esta problemática.

El plan de Estados Unidos con los migrantes venezolanos es similar al que ya existe para los ciudadanos de Ucrania, que concede un estatus temporal de dos años a quienes dispongan de un patrocinador.

El anuncio de EE.UU. llega en medio de un aumento de la llegada de venezolanos a la frontera con México.

Entre octubre de 2021 y agosto de este año, más de 150.000 venezolanos han sido arrestados en la frontera sur de EE.UU, en comparación con los 50.499 en el mismo periodo del año pasado.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.