Oposición presiona a EEUU para no flexibilizar operación de Chevron en Venezuela

Chevron dijo a Argus esta semana que no ha habido cambios en sus licencias venezolanas existentes.

La oposición venezolana rechaza cualquier flexibilización de las sanciones petroleras por parte de EE.UU., incluso las más leves, con el fin de que el presidente Nicolás Maduro vuelva a la mesa de negociaciones sobre la celebración de elecciones libres, según dijeron a Argus fuentes cercanas a las conversaciones de esta semana.

La intransigencia de ambas partes y la realidad de que el aumento de la producción de crudo en Venezuela requeriría tiempo y amplias revisiones de su descuidada infraestructura petrolera están complicando cualquier perspectiva de progreso.

En las reuniones mantenidas recientemente con funcionarios del Departamento de Estado de EE.UU. en Washington, los representantes de la oposición encabezados por Juan Guaidó se opusieron firmemente a cualquier flexibilización de las sanciones. EE.UU. ha considerado la posibilidad de utilizar normas de sanciones más flexibles para Chevron como un incentivo inicial para iniciar conversaciones sobre elecciones libres y justas en Venezuela, según las fuentes.

«Guaidó está torpedeando el acuerdo», según un analista de Caracas informado de las discusiones.

«Por eso ‘el juego está trancado’», dijo a Argus un asesor de Guaidó, utilizando una frase de dominó que significa que la partida no puede continuar.

Funcionarios del Departamento de Estado describieron la reunión con la oposición como un esfuerzo «… para reafirmar el apoyo de EE.UU. a una solución política y humanitaria negociada dirigida por Venezuela a las crisis del país».

«Seguimos siendo un socio firme del pueblo venezolano en su intento de recuperar su democracia», dijo el secretario adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols.

Fuentes en Washington y Caracas familiarizadas con la reunión la describieron como «tensa», con la oposición molesta con Chevron por su supuesto interés en extender lo que los aliados de Guaidó ven como un salvavidas financiero para el gobierno de Maduro.

Chevron ha presionado para que se le permita reanudar las exportaciones de sus empresas mixtas con PDVSA; cualquier ingreso en efectivo se destinaría a liquidar deuda y a pagar el mantenimiento, los salarios internos y los impuestos.

Estados Unidos ya ha autorizado a la italiana Eni y a la española Repsol a comerciar con el crudo venezolano a través de transacciones no monetarias, pero Chevron sigue sin poder exportar desde Venezuela. A principios de este año, Washington permitió a Chevron negociar sus futuras actividades en Venezuela, sin alterar las actuales prohibiciones de exportación de crudo.

Chevron ha pedido que se modifiquen las licencias existentes, lo que le daría más flexibilidad para planificar y prepararse para producir más petróleo en el futuro.

Los recientes movimientos hacia la posibilidad de un alivio de las sanciones tienen al personal de Chevron en Venezuela haciendo planes específicos para más que duplicar la producción de su proyecto de crudo pesado PetroPiar a 80.000 barriles diarios y aumentar su extracción en PetroBoscan, un proyecto estancado, a 120.000 barriles por día en un año si se le permite.

Chevron dijo a Argus esta semana que no ha habido cambios en sus licencias venezolanas existentes.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.