#España | tres expulsados en el Betis-Sevilla

Un derbi sevillano es mucho más que un partido y es algo que quedó comprobado esta noche en el Benito Villamarín. Betis y Sevilla vivieron al límite un encuentro que acabó con tan sólo 19 jugadores sobre el terreno en lugar de los habituales 22. Tres expulsados, dos por parte del Betis y uno por parte del Sevilla, para el 1-1 final en uno de los partidos más emocionantes del fin de semana en la Liga Santander.

La presión que ejercían ambos equipos desde el inicio del partido hacía presagiar que alguno de ellos podría no acabar el partido. Fekir, por su estilo de juego, era el que sufría las primeras faltas. Fue especialmente duro el cuadro sevillano, que acabó con 20 faltas, muchas de ellas para interrumpir el juego de los de Manuel Pellegrini. Sin embargo el Betis, con cinco, se fue con nueve al final del partido. Fue el mediapunta bético el que avisó con un primer latigazo al larguero y, poco después, el que avivó el fuego del partido tras recibir una falta de Rekik.

El Betis estaba mejor, con más sentido con la pelota, y el Sevilla intentaba igualar en intensidad y frenar con faltas cuando era necesario, muy intensos durante todo el choque. Se sucedían las ocasiones del Betis y el partido seguía tomando temperatura, también desde las gradas, con el ambiente muy tenso. Rafa Mir tuvo las más claras de los sevillistas en el primer tiempo. Montiel, tras una entrada a Álex Moreno, se llevaba la primera amarilla del choque… pero la acción era revisada por el VAR y Sánchez Martínez iba a la pantalla a ver repetida la entrada, cambiado finalmente el color: la primera roja directa.

Sampaoli sacaba del campo a su nueve, a Rafa Mir, para dar entrada a Jesús Navas. Fue el veterano capitán el que tras un golpe de mala suerte colaba la pelota en la portería de Bono para el 1-0. El golpe para el Sevilla era durísimo, uno menos y gol encajado antes del descanso… pero en el descuento Fekir suelta el brazo en una acción con el Papu Gómez y el VAR vuelve a actuar: acción revisada y otra roja directa, el Betis con 10.

Bono había salvado un par de acciones tanto antes del descanso como en el inicio del segundo tiempo sosteniendo al Sevilla, cuando llegó el pisotón de Borja Iglesias por detrás que le costó la roja directa y dejar con otro jugador menos al Betis, siendo ahora ellos los que pasaban a estar en inferioridad, con nueve sobre el verde. El Sevilla apretó y pasó a dominar el partido pero no fue hasta un golpe de genialidad de Gudelj, con un latigazo fortísimo, con lo que logró empatar el partido con ese 1-1 final.

Por: Ok Diario
Autor: Miguel Á. Gutiérrez
Fecha de publicación: 2022-11-06 18:34:25
Fuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.