Taiwán creará cadena de suministro mundial de semiconductores

Las relaciones entre China y Taiwán son foco de constantes disputas, tensiones y cruces dialécticos entre ambos lados del Estrecho.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, se reunió hoy en Taipéi con el secretario de Estado de Comercio Internacional británico, Greg Hands, ante quien destacó que la isla desea crear una cadena de suministro mundial de semiconductores en cooperación con sus «aliados democráticos».

En el encuentro, Tsai aseguró que «Taiwán tiene ventajas en la fabricación de semiconductores de vanguardia» y que espera crear una «cadena de suministro mundial» en cooperación con «Reino Unido y otros aliados democráticos».

«A través de tecnología con visión de futuro, inversión mutua y apoyo financiero, construiremos conjuntamente una cadena de suministro global más resistente», agregó Tsai, recoge la agencia local de noticias CNA.

Tsai aprovechó para agradecer al Gobierno británico -Hands es el primer cargo oficial de ese país que visita la isla desde que comenzó la pandemia- por su apoyo a la «participación internacional» de Taipéi y la «búsqueda de la paz» en el Estrecho de Taiwán.

La dirigente indicó que también espera que el Reino Unido pueda unirse al Acuerdo Progresivo e Integral para la Asociación Transpacífica (CPTPP) y que apoye a Taiwán en su intento de ingreso.

Hands estará hasta el jueves en la isla, donde hará de coanfitrión de la XXV edición de las Conversaciones Comerciales entre Reino Unido y Taiwán.

Este evento anual, celebrado por primera vez en 1991, fue organizado en línea los dos últimos años debido a la pandemia.

«Visité Taiwán por primera vez hace 31 años, en 1991, y ha sido fantástico ver el crecimiento de esta dinámica y vibrante economía», afirmó Hands en un comunicado del Gobierno del Reino Unido.

«Impulsar el comercio con este socio vital es parte de la estrategia posterior al Brexit del Reino Unido orientada hacia el Indo-Pacífico, con lo que una colaboración más estrecha nos ayudará a preparar nuestra economía para el futuro de las próximas décadas», agregó.

Desde el viaje a la isla a principios de agosto de la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi, esta visita se suma a las realizadas por delegaciones de distintos países como Francia, Alemania, Lituania o Japón.

El fugaz paso por Taiwán de la funcionaria demócrata, segunda en la línea sucesoria de la presidencia estadounidense, enfureció a China y disparó las tensiones entre Washington y Pekín, que calificó el viaje de «farsa» y «traición deplorable».

En respuesta al viaje, China impuso sanciones a Pelosi, suspendió el diálogo con EE.UU. en varios importantes ámbitos y desplegó en el Estrecho de Taiwán maniobras militares de una intensidad inédita en décadas.

Las relaciones entre China y Taiwán son foco de constantes disputas, tensiones y cruces dialécticos entre ambos lados del Estrecho.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.