Carta Semanal: El inverno de Maduro en París/PCCL abandona PCV/ TSJ Exilio: Piñera quita, Boric devuelve/¿El PortaTrump se hunde?

Saludos lectores, esta es la Carta Semanal que corresponde al 13 de noviembre.

Espero que la encuentren interesante para su análisis, en ella tenemos la colaboración especial de Antonio Gonzalez Abad, quien hace un extraordinario trabajo sobre las elecciones de este pasado martes en los Estados Unidos.

A continuación su contenido:

EL INVIERNO DE MADURO EN PARÍS

Los sesgos ponen a cada uno ver lo que quieren ver.

Algunos contabilizan, en el proceso de negociación convocado por Emmanuel Macron, la presencia de los presidentes de Argentina y Colombia, como sendos plomos para favorecer a Maduro en la balanza de la diplomacia internacional.

En realidad, la presencia de los presidentes es una forma de presionar al régimen de Venezuela a negociar una salida electoral. Ellos y sus países, también son víctimas de los desplazados venezolanos.

Cuando Lula llegue a la presidencia, también forzará para elecciones libres.

Petro dejó al descubierto lo que más preocupa a Maduro, aunque una vez más, la mayoría vieron para el lado equivocado, el pedido no era a la justicia venezolana, era algo mas parecido al proceso de libertad de los sobrinos.

PC CHILE ABANDONA A SU PAR EN VENEZUELA

La madrugada del pasado domingo fue electo el nuevo Comité Central del Partido Comunista de Venezuela. El Comité Central ratificó a Oscar Figuera como secretario general.

En el vídeo el jefe del partido nombra delegaciones de varios partidos comunistas que participaron en el evento, sin mencionar al partido chileno.

El dirigente ante el XVI Congreso Nacional ratificó las “amenazas, presiones y agresiones desde la cúpula del Gobierno, presidido por Nicolás Maduro y la cúpula del PSUV contra el PCV”.

Es difícil entender la falta de solidaridad del partido comunista de Chile con sus camaradas venezolanos, y explicar la visita en abril de 2022 de Daniel Jadue (PCCL) al palacio presidencial en Venezuela, en medio de las quejas de los rojos locales.

En su viaje a Venezuela el alcalde chileno parece romper con sus compañeros, cuando en entrevista a los medios dijo estar «muy bien impresionado sobre la situación de DD.HH. en Venezuela”

Siete meses después de la visita del burgomaestre chileno, los del PCV de Venezuela siguen denunciado la persecución en su contra.

TSJ EN EXILIO: LO QUE PIÑERA QUITA BORIC LO DEVUELVE

Los magistrados legítimamente elegidos por la Asamblea Nacional constituida en el 2016 se vieron obligados a salir del país de forma clandestina.

Al llegar a Chile, el gobierno de Bachelet, los ayuda económicamente y también con la condición de asilados políticos. Los que lograron hacerse de un trabajo, dejaron de recibir la ayuda económica, pero mantuvieron su estatus migratorio.

Durante el gobierno de Piñera son llamados a una reunión para informarles que perdían su condición de perseguidos políticos. ¿La razón? Nunca la conocieron.

Recientemente el gobierno de Boric les ha restituido, a los pocos que se quedaron en Chile, su estatus inmigratorio.

ELECCIONES EN EEUU: ¿SE HUNDE EL PORTATRUMP?

Colaboración especial de Antonio González Abad @agonzalezabad

La noche del martes 8 de noviembre, al final de la jornada electoral de medio término en los EEUU, el lector promedio de noticias daba por seguras dos cosas: que los republicanos arrasarían y, que como consecuencia de lo anterior, el próximo martes Donald Trump cabalgaría sobre los resultados y anunciaría su postulación a las elecciones presidenciales de 2024… De ahí en adelante parecía previsible un descalabro del gobierno de Biden, asediado por la crisis económica, una impopularidad no vista desde Truman (hace más de 70 años) e inminentes procedimientos de destitución (impeachment) iniciados desde la nueva legislatura roja, lo que pavimentaría el casi triunfal regreso del expresidente a la Casa Blanca.

Los vaticinios -como suele suceder- se quedaron en las gacetas, pues ninguna de aquellas certezas se dio: ni se produjo la «ola roja» republicana, ni Trump podrá anunciar su candidatura como casi el único e indiscutible contendiente. Al momento en que se escriben estas líneas luce cuesta arriba que los republicanos logren retomar el Senado y, aunque las probabilidades los acompañan en la Cámara de Representantes, ni siquiera han logrado certificar la victoria, quedando muy atrás del objetivo de conseguir una aplastante mayoría.

Las razones del resultado, que son muchas y no sencillas de exponer, pasan en general por dos grandes lecturas, una hecha desde el bando «liberal» que pone el acento en la resaca de una decisión de la Suprema Corte que anuló el histórico fallo que legalizó el aborto (Roe v. Wade), y otra hecha desde el bando «conservador» que reduce la explicación al efecto nocivo de amarrar la suerte del Partido Republicano al carisma y popularidad de Trump.

LA HISTORIA DE DOS ESTADOS

Maryland y Virginia son dos estados fronterizos que rodean a la capital Washington, cuentan con demografías similares, pero que en estas elecciones se comportaron de manera radicalmente opuesta. El primero de ellos fue testigo de un aplastante triunfo demócrata y en el segundo, las cosas salieron tal cual eran previsibles, con un resultado que reflejaba el descontento del electorado y corrió a favor de la oposición. ¿Por qué?

A resultas de la decisión de la Suprema Corte, en febrero de este año la legislatura del estado de Maryland (republicana) introdujo una reforma que dificultaba la práctica de abortos, quedando los legisladores estadales en el centro de la polémica y tomando como bandera los demócratas destronar a sus adversarios. La inesperada consecuencia de esta campaña bien orquestada, no solo se tradujo en movilizar la votación en contra de los antiabortistas (un movimiento relativamente minoritario, incluso en el partido Republicano), sino que aseguró una gobernación demócrata y un senado del mismo color.

En Virginia en cambio, donde solo se votaría por diputados a la Cámara de Representantes y, ningún elemento extraño a la gestión pública se interponía entre los temas nacionales y los votantes, los Republicanos vencieron cómodamente, tal como era previsible.

Situaciones análogas se vieron en Wisconsin, Ohio, New Hampshire, Vermont… Ahí donde se presentía alguna amenaza al derecho al aborto, el oficialismo salió en ventaja, y en donde no, fueron derrotados. Hubo quien logró poner en el mismo casillero al movimiento antiabortista con las amenazas a las instituciones democráticas, y ahí los resultados fueron aún mas favorables para el gobierno.

EL HUNDIMIENTO DEL PORTAVIONES 

Georgia es otro caso peculiar, un estado donde el gobernador republicano Brian Kemp se distanció de Trump desde las elecciones de 2020 al menos (a raíz de su negativa a entorpecer la certificación de las elecciones del presidente Biden en ese estado),  y por otra parte el también republicano, ex jugador de fútbol americano y candidato al Senado Herschel Walker, es hombre de la mayor confianza del expresidente, y que en buena medida debe su candidatura a él. El resultado simplificado es que el gobernador fue reelecto por un cómodo margen (53 a 45) y el trumpista irá a una segunda vuelta con microscópica desventaja frente al demócrata Raphael Warnock. Naturalmente se cruzó el voto, y la prensa en general atribuye el desagrado a Walker en sus maneras que imitan a las de Trump.

El contraste también se aprecia en Florida, donde Trump había ganado con solvencia en 2020 frente a Biden (51 a 47), pero en la carrera a la gobernación Ron DeSantis (R) sencillamente aplastó las pretensiones demócratas (59 a 40). Perteneciendo al mismo partido, Trump había hecho mofa del gobernador en campaña llamándolo «De Santimonius», de suerte que no habría que estar muy informado para saber el estado de las relaciones entre ambos, y tampoco había que ser muy despierto para adivinar que el origen del encono radica en las pretensiones de DeSantis de hacerse con la postulación republicana para las presidenciales de 2024.

El gran ganador de la noche fue justamente DeSantis, quien no solo coronó su cargo, aupó la candidatura del senador Marco Rubio, ganó en condados que son bastiones demócratas… y quedó como nuevo referente de un Partido Republicano, que todavía busca culpables de la victoria descollante que no fue, y se ve en el espejo del éxito floridiano.

De todas formas, Donald Trump seguramente anuncie sus candidatura el próximo martes desde Mar-a-Lago, pero crecen enormes dudas sobre su viabilidad, y ya no parece un destino inamovible la de ver a dos hombre de edad provecta luchando por la presidencia de los EE.UU.; habrán sorpresas en este largo camino por rodar.

Muchas gracias, hasta la próxima

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.