#España | «Sánchez ha perdido el norte y hace falta que alguien en el PSOE lo frene»

Cuando Alberto Núñez Feijóo aterrizó en Madrid para hacerse con las riendas del Partido Popular lo hizo acompañado de un reducido grupo de colaboradores de su confianza. Entre ellos, Miguel Tellado. El hoy vicesecretario general de Organización del PP asumió la responsabilidad de poner a punto la maquinaria del partido para abordar, con garantías de éxito, una secuencia de citas electorales que concluirá con el asalto final a La Moncloa. Tellado es optimista, es consciente de que el desgaste de Pedro Sánchez anticipa un cambio de ciclo, pero prefiere ser prudente frente a un año que se prevé largo políticamente, muy largo. Es, en su discurso, el menos gallego de los gallegos, «la izquierda se tiene que acostumbrar a la crítica. Es algo que en democracia es bastante sano», asegura. En esta nueva etapa, Miguel Tellado se prodiga poco en los medios, consciente de que el suyo es un trabajo en la sombra, territorio a territorio.

PREGUNTA.- Es usted una persona de máxima confianza del presidente Feijóo y, precisamente por eso, le ha encargado a usted la importante labor de controlar la estructura del partido, toda la organización territorial del partido. Ustedes llegaron hace unos meses, ¿cómo se encontró el partido y cómo está ahora ese partido?

RESPUESTA.- Bueno, nosotros llegamos a la dirección del partido en abril después de aquel congreso extraordinario y tengo que decir que nos hemos encontrado un partido tremendamente motivado, tremendamente ilusionado. Hay en nuestro país una pulsión de cambio. La gente ha dicho ‘hasta aquí hemos llegado’. La gente quiere echar al Partido Socialista del Gobierno de España y quiere que Pedro Sánchez pase a ser un mal recuerdo de una etapa nefasta para la política española. Yo creo que el partido está preparado para ganar las próximas elecciones. En primer lugar, las municipales y autonómicas, que serán el trampolín para las elecciones generales que vendrán después. Veo al partido muy motivado, muy ilusionado, con muchas ganas. Somos la mejor versión del Partido Popular, el partido que estaban esperando los españoles, un partido centrado en lo verdaderamente importante y siendo plenamente conscientes de la responsabilidad que asumimos. Nosotros estamos llamados a ganarle las elecciones a Pedro Sánchez y a todos sus socios para dar a este país un futuro que creo que de la mano de este Gobierno no tenemos.

P.- Ustedes manejan obviamente sondeos internos. ¿Qué dicen esos sondeos de cara a las municipales? 

R.- Si uno atiende a todas las encuestas -bueno, a todas no, a todas menos una (por el CIS)-, se da cuenta de que el mapa electoral de España en las próximas elecciones se tiñe de azul en las principales capitales de España, se tiñe de azul en la inmensa mayoría de comunidades autónomas, donde el Partido Popular está llamado a ganar las elecciones. Pero nosotros no nos conformamos con ganar las elecciones, nosotros queremos ganar y gobernar y, para eso, es necesario que esas mayorías sean lo más amplias posibles, para que se cumpla algo que en democracia es esencial: que el que gane las elecciones después gobierne. En este país nos hemos acostumbrado a que el PP puede ganar las elecciones, pero luego se unen todos los que pierden para impedir que el que gana, gobierne. Nosotros necesitamos que la ciudadanía sea plenamente consciente de eso y que, por lo tanto, si quieren que gobierne el Partido Popular, nos den una mayoría amplia, una mayoría sólida, que permita que, a partir de ahora, partidos minoritarios no condicionen el devenir de ninguna comunidad autónoma, de ninguna capital o del propio Gobierno de España.

P.- Usted es consciente de que al minuto siguiente de que se celebren esas elecciones se va a abrir otro gran debate, el de la lista más votada. ¿Qué van a hacer ustedes?

R.- Nosotros venimos defendiendo el gobierno de la lista más votada desde hace muchísimo tiempo, creemos que es lo más democrático. Es verdad que para que esa reforma pueda ir adelante hace falta un pacto de Estado, un acuerdo entre los principales partidos de nuestro país. Lamentablemente en España el Partido Socialista ya no existe. Ahora tenemos al partido sanchista, que es básicamente Pedro Sánchez, donde todos callan y otorgan, aunque no estén de acuerdo con lo que el presidente les impone. El Partido Socialista ha desaparecido, es una quimera. Hoy por hoy ya no existe el viejo Partido Socialista con el que el Partido Popular podía llegar a acuerdos de Estado sobre cualquier materia. Hoy hay un grupo de señores que obedecen ciegamente a un señor que se llama Pedro Sánchez, que además a todo el que discrepa se lo carga. El que discrepa no tiene espacio, no tiene lugar en el nuevo Partido Socialista. Ése es, lamentablemente, el escenario en el que nos encontramos: un partido que lidera la oposición con voluntad de llegar a acuerdos y un gobierno que se niega a acordar con el principal partido de la oposición porque es rehén de partidos minoritarios, de partidos antisistema y de partidos que no creen en España. La realidad de nuestro país es que Pedro Sánchez depende única y exclusivamente de lo que le diga a Otegui, de lo que le diga el señor Junqueras, de lo que le digan desde Esquerra Republicana, desde Bildu o desde Podemos.

P.- El Partido Popular parece estar preparado para afrontar esas elecciones, pero aún quedan algunas incógnitas por resolver. Por ejemplo, ¿qué va a pasar con Jorge Azcón en Aragón?

R.- Bueno, creo que está en un proceso de reflexión sobre dónde puede resultar más útil en Aragón, si como candidato al gobierno de la comunidad o seguir al frente de la Alcaldía de Zaragoza. Yo entiendo que es una decisión que le corresponde a él mismo y por lo tanto el partido está a la espera de que se posicione. Entiendo que no es sencillo dejar la ciudad de uno y asumir un reto distinto. Un alcalde tiene en su ocupación un compromiso personal tremendamente grande y entiendo que le pueda incomodar tener que dejar su ciudad para ocuparse de esa responsabilidad mayor. Jorge Azcón es plenamente consciente de que Aragón necesita un cambio y de que él puede ser la persona idónea para encarnarlo. Es un político de raza, un político preparado, un municipalista nato y creo que podría ser un líder para una comunidad que necesita de un liderazgo fuerte. Esté donde esté, será útil a Zaragoza, será útil Aragón y será útil a España.

P.- Y en Navarra, ¿cómo van las conversaciones con UPN?

R.- Bueno, en Navarra estamos en estos momentos inmersos en un proceso congresual para elegir una nueva dirección del partido y, una vez que finalice, iniciaremos las conversaciones con UPN para ver si somos capaces de unir el centro derecha en Navarra. Yo creo que UPN tiene que decidir si quiere estar con el Partido Socialista o si quiere estar con el Partido Popular. En algunas ocasiones escuchamos discursos que parece que desde UPN se apela al voto de la derecha, pero en realidad es para gobernar con la izquierda. Nosotros en eso no vamos a estar. Creo que UPN debe definirse, debe decidir quién es su socio estratégico. O están con el PP o con el Partido Socialista, eso es lo más importante.

P.- Ustedes están dispuestos a incorporar a los diputados díscolos de UPN…

R.- Es que yo creo que para nosotros es fundamental unificar el voto del centro derecha en Navarra, ser útiles a Navarra. Tenemos que unir el voto del centro derecha para parar a Bildu. Ése es el objetivo, es el bien mayor que nos debería unir a todos. Y en esa voluntad de unir el voto del centro derecha no puede haber vetos, no podemos excluir a dos diputados que han sido tremendamente útiles para Navarra y para España. Con UPN no debemos cerrar puertas a absolutamente nada. Nuestro objetivo es unificar el voto del centro derecha, ser útiles a Navarra, que es lo mismo que ser útiles a España. Si UPN quiere caminar en esa dirección, vamos a llegar a acuerdos, seguro.

P.- También es importante Asturias. ¿Qué va a pasar en Asturias? 

R.- Bueno, creo que estamos trabajando en esa cuestión, se está trabajando en la búsqueda de un buen candidato. Nosotros no vamos a presentar un candidato a las elecciones autonómicas, vamos a presentar al próximo presidente del Principado de Asturias. Es muy importante porque, después de ese vuelco electoral y político de Andalucía, el último feudo donde el Partido Socialista lleva gobernando durante tantos años es Asturias y, por higiene democrática, necesita un cambio de gobierno. Ese cambio sólo lo puede propiciar el Partido Popular.

P.- Y Álvaro Queipo puede estar bien…

R.- Yo creo que hay muchas quinielas en estos momentos y Álvaro Queipo es un nombre más que está en esas quinielas.

P.- Otra plaza importante es Barcelona… 

R.- Las encuesta que circulan en estos momentos sobre Cataluña señalan que el constitucionalismo vuelve a mirar al Partido Popular como referente. Ésa es la gran tarea que tenemos por delante. Nosotros tenemos que ser el freno, el antídoto al nacionalismo, al independentismo. Todas las encuestas señalan un crecimiento brutal del Partido Popular en toda Cataluña. Por eso es importante que acertemos a la hora de designar los candidatos en las principales capitales de esa comunidad. Estamos en esa tarea, hablando con todas las organizaciones territoriales, autonómicas y provinciales. Presentaremos un buen candidato que ilusione y aglutine el voto del constitucionalismo, de esa gente que quiere que en Cataluña se pueda hablar libremente catalán y castellano, que no haya imposiciones de ningún tipo. Cataluña tiene que volver a ser una tierra de prosperidad, una tierra de oportunidades y deben volver las empresas que se han ido. Me sorprende una cantinela que escucho, lo dicen incluso los ministros, que la situación de Cataluña es hoy mucho mejor que en el año 2017. No sé para quién porque lo cierto es que Cataluña se ha empobrecido desde lo que sucedió en aquel 1 de octubre de 2017. Cientos de empresas se han ido y parece ser que se han ido para no volver. Mientras, el independentismo campa a sus anchas.

Tenemos que decirle a Pedro Sánchez que se equivoca, que hoy Cataluña no está mejor que en el año 2017. Es verdad que el independentismo ha dado pasos atrás. ¿Y por qué? Pues porque desde el Estado de Derecho, un Gobierno, el de Mariano Rajoy, frenó un golpe de Estado. Esa fue la verdad. La situación en Cataluña no está mejor porque haya un Gobierno de España que cree que, al que vulnera la ley, se le puede acomodar el Código Penal para que no pase muchos años en prisión. La situación en Cataluña no es mejor porque el Gobierno haya claudicado en la defensa de la ley.

Sánchez llegó al Gobierno de España diciendo que su objetivo era cumplir y hacer cumplir la ley, pero tres años después lo que está demostrando es que su objetivo es vender el Estado de Derecho para que los independentistas y radicales de toda España le sigan apoyando para seguir siendo presidente del Gobierno un año más. Éste no es el gobierno que merece España y éste no es el presidente que necesita nuestro país. Tampoco es el secretario general que necesita el Partido Socialista. El Partido Socialista necesita un nuevo secretario general, como fue en su momento Javier Fernández, para frenar las ansias de poder de un señor como Pedro Sánchez. Necesita volver al sentido de Estado, necesita volver al sentido común y eso sólo vendrá de la mano de un nuevo secretario general al frente del Partido Socialista Obrero Español. Y, desde luego, lo que hace falta es frenar la deriva sin límites de Pedro Sánchez.

P.- ¿Cómo interpretó usted esa gran manifestación que hubo en Madrid?

R.- Mire, es evidente que la ciudadanía está preocupada por la situación de la sanidad pública en toda España y es evidente que en toda España hay un déficit de médicos que está afectando, no a Madrid, a todas las comunidades de nuestro país. Hace meses, dos comunidades, Galicia y País Vasco, impulsaron un manifiesto de comunidades que suscribieron hasta seis comunidades autónomas de distinto signo político, exigiéndole al Gobierno de España una actuación decidida para incrementar el número de plazas MIR y poner en el mercado más médicos. Hay una carencia absoluta de médicos de Primaria y de pediatras. No sólo en Madrid, en toda España. La ministra no ha hecho absolutamente nada y ha pasado más de un año. En las manifestaciones que hemos visto el fin de semana pasado contra la presidenta Ayuso hay mucha politización. Que también había ciudadanos preocupados por la sanidad pública, por supuesto. Nosotros somos un partido preocupado y comprometido con la sanidad pública. La Comunidad de Madrid tiene el mayor presupuesto, el mayor gasto en sanidad pública de la historia democrática de España, el mayor número de efectivos, el mayor número de médicos que nunca hubo. Me molesta especialmente que haya profesionales de la protesta atacando a la Comunidad de Madrid después de todo lo que hizo la Comunidad de Madrid para luchar contra la pandemia. En esa pandemia, la Comunidad de Madrid estuvo sola y el Gobierno de España no pudo gestionar peor lo que sí eran sus competencias. Ahora resulta que las manifestaciones son contra quien efectivamente luchó contra la pandemia y de forma acertada.

Yo creo que en esa protesta hay ciudadanos de buena fe que piden mejoras a la sanidad pública y tenemos que darles respuesta. No sólo en la Comunidad de Madrid, desde todas las comunidades autónomas, pero también había profesionales de la protesta de la izquierda, del Partido Socialista o de Podemos, que estaban buscando arrimar el ascua a su sardina, que estaban buscando el desgaste de la presidenta de la Comunidad de Madrid en un tema tan sensible como la sanidad pública. España y Madrid no merecen ese tipo de comportamientos tan desleales por parte de quien no ha hecho nada teniendo las competencias en el Ministerio de Sanidad o en el Ministerio de Educación, que son los dos que deberían trabajar mano a mano para incrementar la oferta de plazas en el MIR de cada año. Vamos a tener cada vez menos médicos porque se están jubilando y hay una previsión de jubilación a lo largo de los próximos años en todas las comunidades autónomas que obliga al Gobierno de España a tomar decisiones. Hay que incrementar el número de médicos MIR en torno a mil nuevas plazas cada año sobre las que se convocan. Si el Gobierno de España no hace nada, este problema irá a más. El Gobierno de España tiene esta reivindicación encima de la mesa y de momento no ha tomado medidas. Hemos solicitado la convocatoria del Consejo Interterritorial de Salud de nuestro país para plantear este tema y ponerlo encima de la mesa. Me da la sensación de que el Gobierno está más preocupado en organizar manifestaciones que en utilizar sus competencias para solucionar el problema de la sanidad.

P.- ¿Cuál es su opinión sobre la derogación del delito de sedición y el anuncio sobre la rebaja de la malversación? 

R.- Bueno, yo creo que Pedro Sánchez no tiene límites y Pedro Sánchez ha entendido que puede mercadear con nuestro Estado de Derecho en beneficio propio, en beneficio personal, en beneficio político. No me parece que sea inteligente aceptar que aquellos que quieren atentar contra la integridad territorial de nuestro país y han sido condenados, se puedan beneficiar de una reducción de penas. En el fondo estamos hablando de la derogación del delito de sedición para que los socios de Sánchez no pasen por la cárcel, no pasen por prisión. Eso no es respeto a la ley, no es respetar la separación de poderes. Lo más importante para Pedro Sánchez es Pedro Sánchez y su continuidad al frente del Gobierno, es el poder por el poder y está dispuesto absolutamente a todo. Pedro Sánchez es una enmienda a la totalidad a Pedro Sánchez. Engañó a toda España, llegó al Gobierno a través de la mentira y se irá del Gobierno por sus mentiras continuadas. Un político puede cometer contradicciones, decir una cosa y verse obligado a hacer la contraria porque las circunstancias han impedido cumplir con la palabra dada, pero un político no puede estar instalado permanentemente en la mentira.

Decir una cosa y hacer la contraria, para mí eso es políticamente inmoral. Pedro Sánchez es un dirigente políticamente inmoral, ha tratado de engañar a todo el mundo todo el tiempo. Dijo que no pactaría con Podemos porque no podría dormir y pactó con Podemos; dijo que no pactaría con Bildu y pactó con Bildu; dijo que trabajaría en la separación de poderes, que trabajaría en la despolitización de la justicia y lo primero que hizo es intervenir la Fiscalía General del Estado colocando a un alto cargo socialista. A eso le añadimos lo del delito de malversación, que es, en definitiva, decir que si robas en beneficio no propio sino de tu partido, o si robas para permitir que haya un golpe de estado en Cataluña, no está penado y no tiene la misma gravedad. Yo creo que hemos perdido el norte -o, mejor, ha perdido el norte- y hace falta que, si queda alguien en el Partido Socialista, lo frene.

P.- No obstante, ustedes no son partidarios de una moción de censura.

R.- Una moción de censura depende de una aritmética parlamentaria. Si el Partido Popular presentase una moción de censura que no tiene posibilidades de prosperar, en el fondo estaríamos reforzando y dando un balón de oxígeno al propio Pedro Sánchez. La moción de censura ya tiene fecha, es el 28 de mayo y es en las urnas. Ahí empezará la derrota de Pedro Sánchez. Pero convocar una moción de censura que no tiene posibilidades aritméticas de prosperar, en el fondo, es beneficiar a Pedro Sánchez.

P.- Pero eso retrataría a todos esos diputados autonómicos que tienen un doble discurso, uno en el Congreso y otro en sus regiones.  

R.- Hemos presentado una batería de iniciativas en el ámbito autonómico y en el ámbito local. Vamos a ver qué dicen los socialistas de toda España, porque yo creo que lamentablemente no hay nadie ahí. Nosotros llamamos a la puerta del viejo PSOE para pedirle a esos barones territoriales que todos los días dicen que no tienen nada que ver con Pedro Sánchez, que lo demuestren. Si Lambán, Page o Vara no son como Pedro Sánchez, tienen ahora ocasión de posicionarse a través de nuestras iniciativas. Todos esos barones territoriales suman en torno a 30 diputados. ¿Están dispuestos a posicionarse contra Sánchez? Tienen un dilema, tienen que elegir entre la defensa de nuestro Estado de Derecho o Sánchez. Hoy no se puede defender las dos cosas a la vez. Vamos a ver qué ocurre.

Yo lo que creo es que el Partido Socialista ya no existe. El Partido Socialista probablemente murió con Alfredo Pérez Rubalcaba, un Partido Socialista centrado y con sentido de Estado. En nuestro país ya no existe el Partido Socialista, ha sido sustituido totalmente por el ‘Partido Sanchista’. Aquí manda uno y el resto obedecen. Nosotros creemos que sería un error presentar una moción de censura abocada al fracaso, porque sería dar alas a Pedro Sánchez y conseguiríamos el objetivo contrario del pretendido.

P.- Queda ya poco más de un año para las elecciones generales, ¿está seguro de que va a producirse el cambio de ciclo o es de los que piensan que todavía queda mucho partido? 

R.- Yo creo que lo importante no son las opciones electorales de ningún partido, lo importante es el país. Hoy España atraviesa una situación tremendamente grave y los españoles lo saben. Los españoles lo saben cuando van al supermercado y ven cómo la cesta de la compra se ha incrementado en torno a un 40% y es inasumible; lo ven cuando acuden a una gasolinera y ven lo que cuesta llenar el depósito; lo saben cuando analizan la situación del mercado laboral, porque, aunque han maquillado el sistema para computar el paro en nuestro país, todos tenemos en nuestro entorno gente con dificultades para encontrar o mantener un puesto de trabajo.

España atraviesa una situación francamente grave. España no puede resistir cuatro años más de Pedro Sánchez. Como país, como Estado, como nación. Nosotros tenemos un año para constituirnos en alternativa real de gobierno y decirle a los ciudadanos que tenemos un proyecto de país, que queremos cambiar las cosas, que queremos que en España se vuelva a respetar la Constitución, que queremos que en España el Estado de Derecho se respete, que tenemos un país en el que no podemos estar sometidos a lo que diga Bildu, a lo que diga Esquerra Republicana de Cataluña o a lo que prediquen desde Podemos. Ésa no es la España que hemos construido entre todos a lo largo de los últimos 40 años de democracia.

Estamos en uno de los peores momentos de nuestra historia. Estamos en una encrucijada histórica con el peor gobierno que ha tenido nunca España. La cosa empezó mal. Es el primer gobierno de coalición, una coalición nefasta, un gobierno completamente dividido. España necesita un cambio y nosotros tenemos un año por delante para ganarnos la confianza mayoritaria de la ciudadanía. Hay una pulsión de cambio y nosotros queremos representar esa esperanza en un futuro mejor.

Por: Ok Diario
Autor: María Claver
Fecha de publicación: 2022-11-18 01:48:36
Fuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.